Llegan las inglesas

Autopartistas británicas invierten en México ante el repunte del sector.
Maurizio Guerrero

¿Qué hace el británico Oliver Johnson lejos de su país y viviendo en el -árido paisaje de Saltillo? No hay muchos como él. Pero su caso demuestra el -interés que la industria de autopartes mexicana ha despertado en empresarios -ingleses.

- Johnson, propietario de la empresa NPL en Nuneaton, en el centro de Albión, -decidió en 2002 coinvertir junto a Grupo Industrial Saltillo en una planta del -DF. El resultado fue Ditemsa, fabricante de herramientas y herrajes para autos -que vende directamente a las armadoras de autos, es decir, de nivel uno. Desde -la inyección de capital inglés, la firma ha aumentado en 70% su producción -sólo con la inclusión de 10 empleados más en la plantilla.

- Como Ditemsa existen media docena de firmas anglomexicanas en la industria de -autopartes nacional y se espera la creación de dos a seis más en 2005, -especialmente de niveles dos, tres y cuatro (los proveedores sin relación -directa con armadoras de autos). Los matrimonios son por conveniencia: los -mexicanos buscan alta tecnología; los europeos, un país con mano de obra -competitiva, una industria automotriz en recuperación y un tratado comercial -con Estados Unidos.

- Además, los ingleses esperan aprovechar el repunte de producción previsto -este año tras la puesta en operación de los proyectos anunciados en 2004. -Según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), los 1.5 -millones de unidades producidas en 2004 podrán aumentar hasta 1.9 millones de -unidades debido a la fabricación de nuevos modelos de exportación.

- Ditemsa planea invertir este año alrededor de un millón de dólares para -renovarse. La cifra forma parte de los más de $5,000 millones de dólares que -el Reino Unido ha invertido en el país entre 1994 y septiembre de 2004. -Increíblemente, la inversión extranjera directa comenzó a calcularse -oficialmente hace apenas una década en México. Así, Inglaterra se sitúa como -el cuarto inversionista en el país, detrás de Estados Unidos, España y -Holanda. No obstante, según el registro de la embajada del Reino Unido con -cifras cercanas a la década de los 50, su país es el segundo mayor -inversionista en México luego de Estados Unidos.

- En tal registro, las inversiones británicas en el sector automotriz son -mínimas, menores a 5%. Pero van en aumento. Ahora existen una decena de -empresas de autopartes con inversión británica en el país y sólo en el -verano pasado 20 empresarios británicos del sector visitaron a contrapartes -mexicanos para intentar crear lazos comerciales.

- Tanto antes como después del TLCAN, muchos ingleses se animaron a explotar -el potencial de México como polo de desarrollo automotriz con grandes -consorcios, como Grupo Industrial Saltillo o Desc. Ahora, las inversiones se -enfocan en empresas medianas y pequeñas del sector. “Vemos una gran -oportunidad en el país”, opina Johnson, de Ditemsa, empresa con 177 -empleados.

- Las que viene marchando
-
Los mejores años de la fabricante de motores Mopesa han quedado atrás. La -firma, con 19% de capital británico, llegó a tener 1,700 trabajadores cuando -vendían motores diesel a la desaparecida fabricante de camiones DINA. Hoy sólo -tienen un centenar pero las asociaciones prometen planes ambiciosos.

- El camino será gradual. La empresa –que también produce gas LP y gas -natural– había vendido a octubre de este año $82 millones de pesos, lo que -significó sólo 8% más respecto del año pasado, según Benjamín Camacho, -director general.

- La expansión llegará en este año, cuando se cristalicen sus proyectos de -exportación a Perú, Colombia, Bolivia y Chile. Y cuando coinviertan junto con -las firmas mexicana AsiaMex –comercializadora de tecnología para eficientar -proceso de producción con coinversiones en agricultura, tratamiento de desechos -sólidos e infraestructura de tratamientos– y la china King Long –especializada -en la construcción de autobuses– alrededor de $100 millones de dólares en un -fábrica de carrocerías para camiones en Toluca.

- Hasta el grupo Desc, que en su división de autopartes, sufre los embates del -alza en el precio del acero y aún se esfuerza por reducir su deuda, está -cediendo participación a los británicos. El cuatro de agosto anunció a la -Bolsa Mexicana de Valores que aceptaba vender 51% de Velcon, empresa de flechas -de velocidad, al grupo inglés GKN. La transacción rondaría los $80 millones -de dólares.

- En un comunicado oficial, Ian Griffiths, director de división de GKN en -Inglaterra, señaló: “Hemos dado un importante paso en la concreción de la -estrategia manufacturera de GKN. Tomando el control total de Velcon nos -permitirá integrar a México a nuestra cadena de abastecimiento global”.

- La oportunidad para México no es poca. GKN es un competidor mundial de -autopartes con más de 48,000 empleados en 30 países y que en México había -participado minoritariamente a través de acciones en Velcon. Como ellos, otros -ingleses se han animado a participar con 100% de la inversión en México. -Durante 1911, en Colorado, Charles Gates compró una fábrica de hule que años -más tarde se convirtió en una de las líderes mundiales de componentes -automotrices de ese material. Sus bandas, por lo que la marca es más reconocida -(Gates), están presentes en la mayor parte de los autos disponibles en el -mundo.

- A fines del siglo pasado, la familia del fundador decidió vender la firma a -la empresa pública inglesa Tomkins, incluyendo cuatro plantas en el Estado de -México. Hoy cerca de la mitad de la producción de la ya inglesa Gates es para -el mercado exterior, donde el principal cliente es Estados Unidos, seguido de -compradores de Europa y Asia.

- “En México somos líderes y no nos preocupamos; lo que nos mantiene tensos -es el desarrollo del mercado internacional, donde la competencia fuerte viene de -China”, señala Carlos Machorro, director general de Gates en México.

- En la estrategia global que la firma diseñó para dar la batalla, el país -juega un papel esencial. Este año invertirá $100 millones de dólares para -ampliar la producción de una planta en 400%, de otras dos al doble, y para -fabricar nuevos productos en una cuarta instalación. Ampliarán su capacidad -productiva y se apoyarán en economías que generan en conjunto con sus 100 -proveedores. El apuro por fortalecer la presencia en el país es tal que la -firma está abierta a adquirir o fusionarse con firmas mexicanas para enfrentar -el desafío mundial.

- El fabricante de fibras cerámicas Grupo Morgan (también de capital inglés -en 100%) mantiene desde hace tres décadas dos plantas en México, en -Atlacomulco y Pachuca. Además, en Orizaba, Veracruz, la empresa Avon Rubber -desde hace 20 años fabrica mangueras y componentes de misión crítica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Después de 1994, otras empresas como Johnson Matthey, convertidores -catalíticos, y la fabricante líder en tractores McCormick fueron atraídas a -Querétaro y Guanajuato por las posibilidades del TLCAN. Las razones ya han sido -esgrimidas por otros sectores industriales: el costo y la calificación de la -mano de obra nacional son competitivos internacionalmente; la vecindad con -Estados Unidos y la mejoría del mercado automotriz en México y sus vecinos. -Además, si se concretarán las reformas estructurales del país –fiscal, -energética y laboral– se atraería aún a más ingleses, opina Fernando -Estandía, asesor automotriz de la Embajada Británica.

- El clima de inversiones actual será suficiente para que en los próximos -meses el sector automotriz siga recibiendo inversiones británicas. Así, cada -vez será menos extraño encontrar a empresarios ingleses en ciudades medias, -como el caso de Johnson, agobiado por el calor de Saltillo pero satisfecho con -su decisión de hacer negocios en Coahuila.

Ahora ve
Una probadita de Game of Thrones: llegó el nuevo tráiler
No te pierdas
×