Línea directa

Cassidy & Associates llega para cabildear asuntos del gobierno con empresas y ciudadanos.
Valentín Fuentes

El nombre del juego es información. Por lo menos esta es la clave en el negocio que Gerald S.J. Cassidy lleva desde hace 27 años, y que se trata nada más y nada menos que de establecer los contactos necesarios para que el hombre común o las empresas se entiendan con las autoridades.

-

Cassidy & Associates se ufana de ofrecer el paquete más completo de servicios para la atención de asuntos públicos en Estados Unidos. “Empecé el negocio en 1975, justo después del Watergate. La situación cambiaba porque las decisiones gubernamentales ya eran distintas”, explica el jerarca de la empresa. Señala que se abría una nueva época en la que el peso de las decisiones en el Congreso ya descansaban en 500 legisladores y no sólo en un puñado de notables, como había sido antes de la crisis de Estado protagonizada por el presidente Nixon. De ahí para adelante la labor de cabildeo (lobbying) se ha hecho imprescindible en sociedades democráticas, en las que la exigencia popular es presión de todos los días.

-

En México, aunque todavía es muy incipiente, el mercado del cabildeo ya comienza a ponerse de moda. La firma estadounidense por lo pronto aterriza a través de Structura, conglomerado formado por el Grupo de Economistas Asociados, MBD Desarrollo de Negocios, Proa Mensaje y Comunicación, Grupo de Asesoría Estratégica y MXV México Capital Ventures. Juntos pretenden integrar una empresa con servicios profesionales en cada uno de sus nichos.

-

Para el fundador de Cassidy & Associates, esta es la coyuntura precisa para entrar en el país. “Consideramos que esta alianza representaba un buen momento para hacerlo. Desde 2000 el sistema político en México ha cambiado mucho, al pasar de un sistema unipartidista al pluripartidista. Ahora el Ejecutivo comparte el poder con el Legislativo y nosotros nos hacemos más necesarios.”

-

Señala que la nueva relación hace que su trabajo sea clave para las compañías nacionales que pretendan extender sus negocios al vecino país del norte, pero también al contrario. “Tenemos oficinas en Bruselas, Londres, París y Frankfurt; por eso creemos que nuestra estructura puede servirle a las corporaciones estadounidenses y europeas para saber tratar con el gobierno mexicano de manera eficaz y apropiada.”

Ahora ve
No te pierdas