Lo obvio vende bien

Kiyosaki, con Padre rico, padre pobre llegó para confirmar que los gurús que pregonan el sentido c
Sara Brito García

Nada une a ‘Star Wars’ y Padre rico, padre pobre a primera vista. -Nada, excepto que ambas son sagas con un enorme éxito de ventas. El pasado -septiembre estuvo en México el autor de la afamada serie de libros de -divulgación financiera, el hawaiano Robert T. Kiyosaki, que presentó su noveno -vástago, fruto de aquella idea original que le diera su padre rico cuando -niño: “Los pobres y la clase media trabajan para ganar dinero, los ricos -hacen que el dinero trabaje para ellos”.

- Una máxima que se repite en calidad de mantra en los nueve libros que ha -escrito Kiyosaki, desde 1997 y que han sumado 22 millones de ejemplares. El -ritmo de ventas debió ser estimulante para el efecto secuela.

- ¿Se trata de una idea original repetida hasta la saciedad o una -reformulación libro a libro? Padre rico, padre pobre, seguido de Padre -rico, padre pobre para jóvenes, sin olvidar Niño rico, niño listo -hasta llegar a Historias de éxito son algunas de las píldoras de -sabiduría financiera que el hawaiano ha pasado a papel para hacer extensivos -conceptos básicos del capitalismo como la diferencia entre activos y pasivos.

- Pero ¿hasta qué punto no es esto una manera de llevar hasta límites -insospechados una ocurrencia original y exprimirla hasta que no queda más jugo -en la naranja? Su última vuelta de tuerca al concepto se llama El juego del -dinero. Aquí parte de nuevo de una de las máximas de su padre rico. Esta -vez es la frase: “Cuanto más rápido se mueva tu dinero, más altas serán -tus ganancias y menor el riesgo”, con lo que intenta destruir conceptos -conservadores como la inversión a largo plazo o el ahorro estacionado.

- Todo a través de las enseñanzas del padre de un amigo de su infancia, que, -según Kiyosaki, le ayudó a orientar su carrera a la inversión, en vez de -hacia una carrera profesional convencional y le permitió retirarse a los 47 -años.

- La primera semilla del fenómeno de ventas se inició a mediados de la -década de los 90 cuando Kiyosaki quiso ‘llamar la atención’ sobre el juego -de mesa Cashflow, que comenzaba a comercializar por ese entonces. “Escribí Padre -rico, padre pobre para dirigir la atención a Cashflow y enseñar cómo -hacer que el dinero trabaje para uno de manera que uno no tenga que trabajar -duro para ganarlo, el resto de libros de la serie los he escrito por la demanda -de información”, explica.

- La criatura ha crecido hasta el punto de acaparar no sólo los libros y el -juego, sino una empresa de consultoría y entrenamiento financiero con base en -Arizona y en el portal de internet www.richdad.com, o una fundación para -incentivar la educación financiera entre los niños.

- El fenómeno ha llegado a tal grado que incluso existe en Nueva York un tal -NYC Cashflow que viene a ser un foro de personas que realizan reuniones y -prácticas de inversión a partir de las enseñanzas del autor y que se -decidieron a pasar del juego de mesa a la acción real.

- Más autores de lo obvio
-
Kiyosaki no ha sido, sin embargo, el único en dislocar los márgenes de un -mero acontecimiento editorial. El estadounidense Spencer Johnson, autor de ¿Quién -se ha llevado mi queso?, que ha vendido alrededor de 21 millones de -ejemplares en todo el mundo desde que saliera a la luz en 1998, ha llevado su -fábula sobre el cambio y la innovación a una película de animación, a una -gama de productos de merchandising y a la creación de una empresa en -2004, Spencer Johnson & Partners.

- Con enseñanzas como “La vida no es un pasillo recto y fácil por el que -viajamos libres y sin obstáculos, sino un laberinto de pasajes en el que -debemos hallar nuestro camino, perdidos y confundidos, una y otra vez atrapados -en un callejón sin salida”, Spencer ha logrado ser el gurú ágil que todos -estaban esperando. Nada de tratados complejos ni de términos académicos: una -fábula naif de dos ratones y todo el mundo entrenado.

- Desde su sede en Utah, la firma que se creo tras el éxito del libro, se -dedica a entrenar a equipos de líderes de grandes corporaciones para -enseñarles cómo enfrentar el cambio, siguiendo las enseñanzas de los cuatro -ratones que componen la famosa fábula. Microsoft o la propia Nasa se encuentran -entre sus clientes.

- En ambos casos se ha puesto el libro a trabajar y la mística del autor de best -sellers ha funcionado con creces. Como le ocurrió al del gurú de gurús -Tom Peters, autor de En busca de la excelencia, quien creó su propia -consultora a través de la que esparce las ideas que revolucionaron el -management en la década de los años 80.

- Sin embargo, el director global de la firma de análisis de marcas -Interbrand, Jeff Swystun, desconfía tanto del efecto saga (“Tom Peters lleva -repitiendo lo mismo desde 1982, cuando publicó su afamado título En busca -de la excelencia”, dice) como de la eficacia de estas empresas. “En -estos casos la marca es el hombre y eso no le da demasiadas esperanzas de -supervivencia”, admite.

- Los riesgos van desde asegurar que “los valores individuales penetren al -resto de la organización, a que la imagen de la compañía no se deteriore por -las acciones individuales del hombre que la sustenta”. Otro: todos querrían -que el Tom Peters de turno los atienda, “les dé su receta para el éxito”.

- Quiero mi receta
-
¿Receta? Ésa parece ser la esencia del libro de management actual. Como -dice el director del master en Dirección de Empresas para Ejecutivos con -Experiencia del IPADE, Carlos Ruiz: “Vivimos en una época de inestabilidad -donde la tendencia es buscar soluciones rápidas y fáciles. Es la era del -triunfo del libro de recetas de cocina”, asegura.

- Así lo ve también el director del área de no ficción de la editorial -Aguilar, que edita precisamente toda la colección de títulos de Kiyosaki. -Vicente Herrasti reconoce que los libros de negocios siguen la receta del caldo -de pollo, que se ha visto es efectiva y reporta beneficios continuados.

- “La caducidad de estos libros es mucho menor, lo que los hace mucho más -rentables”, asegura. Sólo hay que ver la durabilidad del éxito de los -consejos de Kiyosaki y Spencer. Ocho años de ventas continuadas y más de 50 -millones de ejemplares vendidos entre ambos.

- Sin salirnos de la cocina, el imperio del fast food, de la solución -rápida y empaquetada, parece haber empapado estos libros, aunque Herrasti -prefiera llamar a esta literatura como macrobiótica.

- Los Seis sombreros para pensar, de Edward de Bono o Los siete -hábitos de la gente altamente eficaz, de Stephen R. Covey, entre miles de -títulos más. Sea cual sea el membrete con el que se aluda, cabe preguntarse si -es sólo una forma de rentabilizar lo obvio, de fabular ciertas verdades para -hacerlas accesibles al gran público y que todos crean que es posible llegar al -éxito en siete pasos.

- Jeff Swystun de Interbrand advierte acerca de la sobre simplificación de los -negocios. “Cada situación es única y no se pueden dar fórmulas mágicas”.

- Sin embargo, la literatura de negocios, con sus modalidades triunfadoras de -fábula o recetario, ha sido de las que más ha crecido dentro del sector -editorial. El portal de internet Amazon saca unos 8,000 nuevos títulos de -negocios al año, y el propio Herrasti de Aguilar reconoce que dentro de la no -ficción, negocios representa entre 60 y 65% de sus ventas.

- Norma Editorial admite que su sello de gestión vende más que su área de -ficción, y que ha sido el departamento que más se ha desarrollado en los -últimos años. Sin embargo, su editora en jefe en México, Elena Gómez, sí -admite que “tal vez se ha abusado de la idea original” de estas sagas y del -efecto fábula. ¿Se explota lo obvio? “Tal vez”, admite, “pero sin caer -siempre en el mismo tema”.

- Desde el peón al directivo más sofisticado. El carácter democratizador de -estos libros es la clave de su éxito.

- Para Enrique Guinsberg, que desarrolla precisamente una investigación sobre -medios masivos de difusión y formación psicosocial, lo light no es -sólo una cualidad de cada vez más refrescos. “El mundo light siempre -ha existido, pero nunca alcanzó las magnitudes presentes. Ahora todo tiende a -ser leve y liviano, pero ya no visto como criticable o superficial sino como -valioso, digno y necesario, como un avance de lo moderno que permite estar y -vivir mejor o con menos problemas”, comenta el maestro de la Universidad -Autónoma Metropolitana. Los libros de autoayuda, y entre ellos las fabulaciones -para alcanzar el éxito financiero, vendrían a ser el colmo de esta tendencia. -“La salud mental en el neoliberalismo es un completo desastre”, comenta el -experto, “y el ritmo exige soluciones y terapias rápidas”.

- México ha pasado, además, en los últimos años a la primera liga -latinoamericana en lo que a la demanda de libros de gestión se refiere. Ya no -anda al galope de las ventas en Argentina o Colombia y los títulos ya no vienen -impuestos desde el exterior.

- Empieza a crear su propio mercado. Si el total de ventas de Norma Editorial -en América Latina es de 4,000 millones de dólares, México absorbe 30% de ese -dinero, mientras que Colombia asume 20% y Argentina 10% de esas ventas. Dentro -de esa hornada de gestión, las fábulas acaparan 30% de los lanzamientos.

- Como dice Kiyosaki: “Desde la época de las cavernas, los padres han -educado a sus hijos con historias. Cristo, Buda y Mahoma eran grandes -narradores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Los mejores maestros siempre han trasmitido sus enseñanzas con lecciones -sencillas”.

- Tal vez sea por eso, que como indica el hawaiano, en el mundo de los negocios -se utiliza el acrónimo kiss (“Keep it simple, silly”) como clave de los -negocios: no lo compliques, tonto, y triunfarás.

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×