Los democráticos jeans

-
Antonio Puertas

¿En qué se parecen un yuppie neoliberal y un - progre morralero? En que ambos guardan en el clóset uno o varios pares de jeans.

-

Si algo debe reconocérsele a los populares pantalones es que son los forjadores de un raro milagro: el de la igualdad del género humano, ya no gracias a una ideología o religión, sino a algo quizá más superfluo como una prenda de vestir.

-

El origen de los jeans está bien documentado. Se sabe que los primeros --que hoy son los muy buscados 501 de Levis- fueron inventados en 1853, en San Francisco, California, por el mismísimo Levi Strauss (su nombre, en realidad, era Loeb Strauss y nació en Bavaria, en 1829). Su objetivo original: fabricar unos pantalones lo suficientemente resistentes para aguantar el áspero estilo de vida de los buscadores de oro, que entonces inundaban el oeste estadounidense.

-

Durante décadas, la prenda de marras fue el atuendo característico de la clase trabajadora (obreros, mineros y campesinos) y tardó casi un siglo en llegar a ser tan popular como lo es hoy en día.

-

Pero llegó el rocanrol, James Dean y Marlon Brando, y los -jeans pasaron a ser parte del vestir cotidiano de los adolescentes. Durante los años 60, los -hippies los pusieron a la altura de sus caderas y les agregaron campanas. En los 70, varios diseñadores --Calvin Klein, Gloria Vanderbilt y Sergio Valente, entre otros- lanzaron sus líneas de vaqueros.

-

Si bien estos pantalones nacieron con un color específico (azul índigo), hace mucho que dejaron de ser sólo -blue jeans; hoy también pueden encontrarse jeans negros, blancos, verdes, púrpuras, fluorescentes, prelavados, deslavados y hasta de terciopelo o lame oro.

-

Una de las razones que los ha hecho tan masivos es que existe un corte específico para cada tipo de cuerpo: ajustados -(slim) para los atletas, abombados (baggies, loose) para los regordetes, sueltos -(easy fit) para los relajados de fin de semana.

-

¿La compañía perfecta de unos jeans? Según -The Gap, la marca estadounidense de ropa informal, una camiseta y un par de tenis. Pero difícilmente este atuendo es adecuado para ir a cenar a un restaurante. Por eso, otros aconsejan usar una camisa de polo y los más tradicionales sugieren la tipo oxford.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Si la ocasión lo amerita, es aconsejable acompañarlos de una camisa un poco más formal, blanca o a rayas, corbata -regimental o paisley, un blazer o saco de tweed, y unos mocasines tipo -penny-loafers o unos bostonianos.

Ahora ve
Netflix podría llevar las grabaciones de ‘Narcos’ de regreso a Colombia
No te pierdas
×