Los hilos perdidos de la política monet

Tasas de interés, inflación y tipo de cambio son variables fundamentales en la planeación y opera
Juan Carlos Orozco

Pese a que las autoridades económicas siempre se afanan en construir -escenarios posibles para el comportamiento de los indicadores referidos, la -participación de México en la economía global dificulta predecir la -evolución de esas variables, sobre todo en épocas de turbulencia financiera y -económica de las principales economías del mundo. Bajo estas condiciones, la -política monetaria ya no basta para controlar los movimientos erráticos del -tipo de cambio, la inflación y las tasas de interés.

- Como se sabe, desde el sexenio pasado –apoyadas en la apertura económica y -comercial de México– las autoridades económicas limitaron el crecimiento del -índice general de precios mediante el control de la paridad cambiaria: mientras -menos se deprecia el peso, menores son las presiones inflacionarias. Esto debido -a que la cuasi fijación del tipo de cambio establece techos a los precios de -los productos nacionales. Es decir, con un peso sobrevaluado y en una economía -de libre importación, pueden introducirse al país productos baratos que -impiden (por razones de competencia) el incremento de precios de las mercancías -nacionales.

- Para evitar el encarecimiento del dólar (o depreciación del peso) es -necesario incrementar la oferta de divisas en el mercado nacional, y esto se -logra atrayendo a los inversionistas extranjeros mediante el ofrecimiento de -excelentes rendimientos para su capital, lo cual implica el encarecimiento en el -costo del dinero para las empresas que se financian en pesos. No obstante, hay -situaciones bajo las cuales ni las más altas tasas de interés logran atraer a -los inversionistas del exterior. En el segundo semestre de 1998 se presentó una -situación de ese tipo: el temor de los grandes inversionistas –la crisis -financiera de Asia amenazaba con extenderse a América– hizo que éstos -buscaran refugio en mercados y economías consolidadas; es decir, abandonaron -los mercados emergentes, independientemente de las tasas que ofrecían.

- Este abandono es el factor que explica la gran desviación que tuvo la -inflación de 1998: el crecimiento del índice general de precios superó en -más de 50% al pronóstico original del sector público para ese año. La -inesperada depreciación cambiaria experimentada durante el segundo semestre de -1998 –que se explica por la salida de capitales volátiles– fue determinante -para que la inflación del año que acaba de terminar se ubicara en alrededor de -19%.

- Desde luego, el incumplimiento de la meta oficial de inflación impulsó al -alza las expectativas de inflación para el presente año. No obstante que las -autoridades económicas establecieron una meta de inflación de 13% para el -presente año, la evolución del índice general de precios en 1998 levantó una -barrera al cumplimiento de la meta oficial del año que comienza.

- El obstáculo está constituido por las altas expectativas inflacionarias de -los especialistas, quienes en 1998 confiaron en los pronósticos oficiales y -ahora reaccionan elevando las estimaciones de 1999: al término de noviembre de -1998 los analistas económicos del sector privado consideraban, en promedio, que -la tasa de inflación de este año se-ría de 16.3% (25.4% más que el estimado -oficial). Con esa referencia, quienes toman decisiones sobre incrementos -salariales y ajustes de precios, pueden convertir las expectativas -inflacionarias en realidad.

- Ante esa situación, el Banco de México se vio obligado a enviar señales -que ratifiquen su decisión de mantener bajo control el avance del índice -general de precios. La ampliación del "corto" –desde el lunes 30 de -noviembre se ubicó en $130 millones de pesos– intenta recuperar la -credibilidad de los pronósticos oficiales sobre la inflación. Sin embargo, el -cumplimiento de las metas gubernamentales enfrentará serios obstáculos debido -a que la cuantiosa desviación de inflación de 1998 sentará un precedente que -durante algún tiempo influirá en los pronósticos del sector privado y, por -ende, incidirá en el comportamiento real del índice de precios. Esto debido a -que la generalización de la toma de decisiones a partir de expectativas de -inflación altas conduce hacia un registro de inflación alto.

- Persistencia de la incertidumbre
-
La incertidumbre existente se manifiesta en el grado de dispersión de los -pronósticos. Baste saber que entre 30 especialistas encuestados por el banco -central, hubo quienes estimaron una tasa de inflación de 20%, mientras que -otros la ubicaron en 13.5%. Tendencias Económicas y Financieras (TEF) -–boletín semanal publicado por Grupo Editorial Expansión– considera que, -una vez asimiladas las señales contractivas, los pronósticos de inflación -descenderán un poco. La estimación de TEF es de 15.7%.

- De acuerdo con lo expuesto por la institución en el documento La -política monetaria en la coyuntura actual y para el desarrollo económico de -largo plazo: retos y perspectivas, ahora sí, el banco central está -dispuesto a asumir los costos que implique el control férreo de la inflación.

- Esto significa que durante este año, la tasa de crecimiento de la economía -estará en función de las presiones inflacionarias que genere la depreciación -cambiaria, derivada de un posible choque externo; o las que puedan venir de los -incrementos salariales contractuales que se ubiquen muy arriba de la meta de -inflación gubernamental.

- La pérdida de credibilidad obliga ahora al banco central a redoblar los -esfuerzos antiinflacionarios. Esto significa que ante cualquier señal de -presiones en el movimiento de los precios, el Banco de México apretará la -política monetaria, con el consecuente encarecimiento del costo del dinero, -fenómeno que inhibe el crecimiento de la inversión y del consumo.

- Como sucedió en los últimos meses de 1998, durante el presente año se -alcanzarán altas tasas reales (tasa de interés nominal menos tasa de -inflación). Quizá durante 1999 la tasa de interés real de los Cetes a 28 -días se ubique en alrededor de 10% en promedio. Por supuesto, habrá semanas en -que sean mucho más altas. Esto significa que, en promedio, las tasas nominales -se ubicarán en 24.5%, con un piso de 21%.

- El punto máximo de las tasas nominales estará en función de la intensidad -de las presiones cambiarias, que pueden generarse en cualquier momento, porque -la turbulencia financiera mundial no ha finalizado. De acuerdo con estimaciones -de TEF, el tipo de cambio de 1999 alcanzará un promedio de $10.81 pesos por -dólar. Para el cierre del año se espera una tasa de cambio de $11.47 pesos por -dólar. Estas estimaciones suponen una sobrevaluación de 7.5%. Es decir, el -tipo de cambio teórico indica que el promedio anual debería ubicarse en $11.62 -pesos, mientras que la paridad del cierre de 1999 debería alcanzar $12.33 pesos -por dólar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Desde la perspectiva sobrevaluatoria –lo que supone un buen flujo de -capitales del exterior, o un mayor uso de la reserva de divisas del Banco de -México–, las cuentas externas del país se mantendrán en deterioro. Y es -que, aunque a un menor ritmo, la economía nacional seguirá creciendo, y la -importación de insumos se mantendrá en ascenso.

- Todo indica que durante el presente año la cuenta corriente de la balanza de -pagos presentará un déficit de casi $14,000 millones de dólares. Sin duda, el -difícil entorno de los negocios tendrá efectos negativos en la evolución -económica del presente año.

Ahora ve
Así es el Gran Hotel Manzana Kepinski, el primer mall de lujo en Cuba
No te pierdas
×