Los que fabrican en las cárceles

Ya hay 17 empresas instaladas en un reclusorio.
Tania Lara Ortiz

Vicky Form, Enkaplast, Chateau (sacapuntas y juegos de destreza), Oreda (proveedor de joyería de fantasía para Fuller y Arabella) y Romaye (ropa de tejidos de puntos) son algunas de las 17 empresas que han encontrado en los reclusorios una solución a sus problemas de elevados costos y productividad. De unos años a la fecha estas pequeñas firmas tienen contratados a 530 presos del penal de Santa Martha Acatitla para producir ropa, joyería de fantasía y artículos de plástico.

- Tal es el caso de Enkaplast, fabricante de pinzas para ropa, vasos y jarras de plástico, que desde 1998 renta 1,400 metros cuadrados en la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla. Para esta marca, como otras, las ventajas competitivas de trasladar sus unidades de producción tras las rejas son varias. La renta del uso de suelo es 10% más baja que en la economía formal y global. Además hay 53 naves disponibles con la infraestructura de electricidad y agua necesarias para operar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Por si fuera poco, los costos de la nómina quedan exentos de prestaciones sociales como Afore, Seguro Social, Infonavit, vacaciones y aguinaldos. Es una estrategia de competitividad que también significa dar trabajo a los presos para reintegrarlos a la vida laboral una vez concluida su sentencia, dice Elena Montes de Oca, directora de Industria Penitenciaria en el DF.

- Aunque hoy, las empresas ocupan menos de 15% de los 20,000 metros cuadrados disponibles en los reclusorios y contratan a menos de 2% de los internos, la capacidad de producción está disponible para aquellos microempresarios que busquen bajar costos de producción y no preocuparse por los procesos de reclutamiento.

Ahora ve
Desconsolada, Ariana Grande volvió a casa tras el atentado en Manchester
No te pierdas
×