Maquilas se frotan las manos

La Secretaría de Economía planea ampliar los beneficios fiscales y aduanales para impulsar las exp
Roberto Morales

Procedente de Bangkok, Tailandia, un cargamento de circuitos integrados llegó en abril pasado, por avión, al aeropuerto de Guadalajara, y Luis Aguirre, director de Operaciones de Sanmina, estaba motivado porque el trámite de importación en la aduana duró dos horas y no seis como sucedía cuatro meses antes, gracias al programa especial de certificación conocido como Seciit-Moceime para contribuyentes del sector manufacturero.

- La estadounidense Sanmina es una de las grandes compañías trasnacionales de manufactura que operan en México. Sus siete plantas en Jalisco y una más en Nuevo León, donde laboran 12,000 empleados, generaron ventas por 1,200 millones de dólares (MDD) en 2010 y, por su importancia en la industria maquiladora, fue incorporada al esquema preferencial Seciit-Moceime. En Jalisco, el personal ocupado de la industria maquiladora rebasa los 100,000 empleados, según datos del INEGI.

- El gobierno federal espera que este año estén inscritas 20 empresas al programa de certificación Seciit-Moceime, con una plantilla laboral de unos 200,000 empleos.

- Todos ganan
Un ahorro de cuatro horas en sus importaciones representa un impacto significativo para Sanmina, de hecho, supone un aspecto literalmente vital, considerando la competencia implacable de empresas de Asia.

- “Para nosotros es como la analogía de cuando ocurre el caso de un enfermo terminal, donde la diferencia de esas cuatro horas que estás ahorrándote de tiempo permite la llegada oportuna de la ambulancia, del doctor o del cirujano a atenderte”, comenta Aguirre.

- Entre otros de sus aparatos, Sanmina fabrica los receptores de señal de los canales de televisión que las empresas Dish, Direc TV y Sky colocan en las casas, y los equipos de resonancia magnética de Philips para escanear y hacer diagnóstico de cuerpo completo. Por lo apretado de los tiempos en que está obligada a operar, si falta una de las partes o componentes, toda producción se detiene, afectando su programa de pedidos.

- Sanmina estima que el programa Seciit-Moceime, le permite ahorros de entre 1.2 y 1.4 MDD anuales, pero los beneficios tienen un impacto más cualitativo que cuantitativo, porque se evita, según Aguirre, retrasos en los pedidos y se envía el mensaje a los clientes de que la empresa es más transparente y competitiva.

- Al igual que Sanmina, un puñado de titanes en manufactura como Flextronic, Jabil, Continental, IBM, Molex, TRW, Masa y Foxconn, que juntas tienen una plantilla de unos 150,000 empleados en México (8.3% de la plantilla de todo el sector), obtienen reducciones en los despachos aduaneros y disfrutan de otros privilegios por formar parte del programa de certificación Seciit-Moceime.

- Los incentivos fueron publicados en un decreto el 24 de diciembre de 2010 y forman parte de un paquete de reformas para regular el sector, los cuales incluyen una redefinición de las empresas maquiladoras que excluyó los centros de atención de llamadas y las empresas de servicios administrativos o de almacenaje, entre otras, por no involucrar productos tangibles, si no servicios. “Es un programa que permite ganar-ganar entre las empresas y el gobierno”, opina César Castro, gerente de Logística de Jabil México, una compañía que produce BlackBerry, Xbox, impresoras de Hewlett-Packard y discos duros de Seagate Technology, entre otros productos, en cuatro plantas en Reynosa, Guadalajara y Chihuahua, con 24,000 empleados. “Nos permite ahorrar cerca de 1% de nuestros costos de producción”.

- El gobierno gana porque obtiene acceso a los sistemas de control de inventarios de las empresas, para que funcionarios de la Administración General de Aduanas (AGA) puedan revisarlos en línea, lo cual les facilita detectar operaciones de contrabando. De lo contrario, requieren iniciar un proceso de auditoría más complicado, que implica expedir una orden de visita y solicitar información sobre lo que les parezca sospechoso.

- “El principal requisito es que tengas un sistema confiable de control de inventarios, que permita precisar qué entra, cómo se usa en el proceso y cómo se exporta, y todo ello lo tienes que demostrar con diagramas y debes abrir la puerta a los funcionarios de la Secretaría de Hacienda para que se puedan meter a revisarlo en línea”, explica Ernesto Ocampo, socio de la consultoría Baker & McKenzie.

- El requisito de contar con este sistema propicia que no cualquier compañía posea el perfil para adherirse al Seciit-Moceime. Para estar en ese programa se necesita, además, un gran estatus: cotizar en Bolsa, dar empleo a más de 1,000 personas, utilizar sistemas de rastreo (GPS) para el traslado de mercancías y tener el registro de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (Immex), entre otros requisitos.

- Expediente abierto
El Seciit-Moceime no es el primer esfuerzo de las autoridades para impulsar a la industria maquiladora, hay otras acciones que a la par buscan ordenarlo. El 1 de noviembre de 2006 se promulgó el IMMEX, con el cual se integraron en un solo programa los correspondientes al Fomento y Operación de la Industria Maquiladora de Exportación y al de Importación Temporal para Producir Artículos de Exportación, denominado Pitex.

- El año pasado se publicaron las reformas al régimen de maquiladoras y se introdujeron nuevas reglas que incluyen una nueva definición de maquiladora, la cual se centra ahora en los procesos de transformación y que podría dejar fuera a empresas que se dedican a los servicios, como call centers y servicios financieros y administrativos apoyados en tecnología. Entre los cambios más relevantes está la limitación al acceso a alguno de los beneficios fiscales aplicables a ciertas empresas que, si bien cuentan con un programa autorizado, han venido accediendo a beneficios en materia de IVA que no fueron establecidos para las mismas.

- Según la Secretaría de Economía, en los últimos cuatro años, de 2006 a 2010, se emitieron poco más de 700 programas de maquilas de servicios en áreas tales como: manejo de inventarios, manejo de residuos peligrosos, generación de energía eléctrica, servicios contables, legales o financieros apoyados en tecnología de la información, entre otros. En este grupo están las que ya no tendrán acceso a beneficios tales como exención parcial en el Impuesto Sobre la Renta (ISR) o crédito fiscal en el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU).

- Los ingresos por maquila, submaquila y remanufactura del programa IMMEX provenientes del extranjero, son los segundos más importantes después de las exportaciones petroleras. De allí el interés del gobierno en tener un mejor control y brindarles apoyo en las operaciones y procesos de importación de materias primas, pero al mismo tiempo, beneficiar a las empresas cuya incidencia en la industria maquiladora es mayor.  En México, hay alrededor de 5,100 establecimientos manufactureros, según el último reporte del INEGI de mayo pasado, que ocupan a 1.8 millones de personas. Si bien el universo que puede acceder a los beneficios fiscales es pequeño, son las compañías más grandes de la industria maquiladora.

- Calientan motores
La Secretaría de Economía espera que para este año puedan estar inscritas 20 empresas al programa, con una plantilla laboral de unos 200,000 empleos, equivalente al personal ocupado por la industria maquiladora en estados como Nuevo León o Chihuahua.

- Varias de ellas, como Caterpillar, Thomas and Betts y Sony, han comenzado a tomar cursos para el cumplimiento de los requerimientos tanto con funcionarios de Hacienda como con directivos del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (CNIMME).

- Una segunda ventaja crucial del programa Seciit-Moceime, además de la reducción de tiempo en el trámite de importación, está en la ampliación de 36 a 60 meses del periodo para que las empresas puedan importar temporalmente materias primas, partes y componentes, una concesión inimaginable hace varios años y que facilita las intenciones de aumentar su crecimiento en los servicios de posmanufactura, como en el procesamiento de órdenes y pedidos por parte de proveedores y clientes.

- Con ello, por ejemplo, la compañía hongkonesa Foxconn podría producir computadoras en su planta de Ciudad Juárez a IBM, además de distribuirlas a los clientes finales de ésta, conforme vaya cerrando órdenes de venta. “Lo que hicimos fue facilitar la vida a las empresas cumplidas, las que pagan impuestos y están controladas”, dice César Hernández, director de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

- El programa Seciit-Moceime se enfoca en dar facilidades en materia aduanal, administrativa y operativa, con el objetivo de hacer más fluido el comercio exterior.

- Una muestra más de ello es que las empresas certificadas con el Seciit-Moceime pueden hacer pedimentos (el trámite para realizar una importación o una exportación) en forma consolidada, uno por semana o por un mes, así como envíos electrónicos de documentos al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

- “Las empresas del Seciit-Moceime tienen acceso a todos los beneficios que hacen que el esquema sea competitivo a nivel internacional”, explica Mario Hernández, socio de KPMG.

- Los beneficios del programa son palpables para un grupo de empresas que se apuntalan como una nueva categoría plus maquiladora, afirma Ocampo, de Baker & McKenzie. “El punto de discusión es cómo le abrimos los mismos beneficios a más empresas igualmente confiables”.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

-

- -
LOS CLAROSCUROS
-
- El gobierno busca controlar e impulsar la operación de las empresas - maquiladoras.
-
- Los beneficios del programa Seciit-Moceime son:
- • El gobierno gana porque obtiene acceso a los sistemas de control de - inventarios de las empresas, para que funcionarios de aduanas puedan - revisarlos en línea.
- • Las empresas además de ahorrar hasta cuatro horas en las aduanas, - obtienen una ampliación de 36 a 60 meses para importar temporalmente - materias primas.
-
- Las objeciones a las nuevas reglas son las siguientes:
- • Limitan el acceso a alguno de los beneficios fiscales aplicables a - algunas empresas.
- • Implica nuevos requisitos para la administración del programa IMMEX.
Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×