María Asunción Aramburuzabala. Vicepre

No había hombres en la familia, así que íbamos a tomar el cargo algún día.
Louise Guénette

Desde joven, María Asunción era consciente de la responsabilidad de cuidar el patrimonio familiar que ella y su hermana heredarían: nada menos que una participación accionaria en Grupo Modelo y en sendas empresas de levadura, vidrio, cartón y malta. “Siempre nos educaron y nos enfocaron a pensar que no había hombre en la familia y que íbamos a tener que tomar el cargo un día”, dice la nieta de Félix Aramburuzabala, el hombre que fundó Cervecería Modelo con Pablo Díez.

-

Aun cuando su hermana menor está casada con Carlos Fernández González, el director general del grupo cervecero, es María Asunción quien representa el apellido paterno en el consejo de administración del grupo y en los consejos de otras 25 compañías. Los directorios de Teléfonos de México, los grupos financieros Banamex-Accival y Santander Mexicano también cuentan con su presencia.

-

Aramburuzabala considera que el Colegio Alemán y una carrera de contaduría pública en el Instituto Tecnológico Autónomo de México le dieron bases sólidas para asumir su papel. Antes de tomar el mando, trabajó en la casa de bolsa Inverméxico, como asistente del director de mercado de capitales, y con su padre, en las plantas de levadura.

-

Su prueba de fuego fue la reestructuración de estas fábricas después de que falleciera don Félix en 1995. Recortó gastos, unió las líneas de distribución de levadura fresca y cambió la cepa por una más adecuada para el pan mexicano, con mayor contenido de azúcar. El año siguiente una de las plantas alcanzó un incremento de utilidades de 727%.

-

Otro desafío se le presentó cuando el Fideicomiso de Control del grupo la mandó, junto con el director general, a negociar con el socio Anheuser-Busch, el más importante ente cervecero de Estados Unidos. Tenían que cambiar, a favor de Grupo Modelo, los precios y condiciones de una segunda opción de compra que ya se había acordado con el fabricante de Budweiser, tarea que se cumplió en mayo de 1997.

-

Aramburuzabala está orgullosa de la visión empresarial de su padre y de su abuelo, basada en una fuerte reinversión de utilidades, uso mínimo del crédito, gasto controlado y un sentimiento de responsabilidad hacia los empleos de las personas.

-

La heredera podría delegar el manejo de los negocios familiares o limitarse a invertir en fondos e instrumentos financieros, pero prefiere entrar de lleno en nuevos proyectos de coinversión, como la realizada con la firma de desarrollo inmobiliario BCB Impulse, que construyó el edificio de Price Waterhouse en la Ciudad de México y el hotel Fiesta Americana Los Cabos, en Baja California Sur.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La responsabilidad de mantener y hacer crecer el legado familiar siempre ha sido un acicate para esta mujer treinteañera, a la que aún le quedan grandes proyectos por realizar.

-

Ahora ve
Aurelio Nuño recorre escuelas dañadas por sismo en Juchitán e Ixtaltepec
No te pierdas
×