Mas negocio, menos manos

Pululan por el país farmacias tratando de penetrar cada rincón. Por ahora las grandes llevan la ba
María Vázquez Guisán

Las fórmulas magistrales preparadas por la -Botica del Carmen en 1917 no salieron de ningún bote alineado en los anaqueles -tras el mostrador, sino de la determinación tan firme como un mortero de la -farmacia de Felipe de Jesús Benavides, al adquirir aquel establecimiento -tradicional de Monterrey y convertirlo, apenas tres décadas después, en una -cadena regional de farmacias. Al terminar 1989, Farmacias Benavides contaba con -206 sucursales. Y dos años más tarde iniciaba un ambicioso plan de expansión -que contemplaba incrementar un 20% el número de filiales cada año.

- En la actualidad, Farmacias Benavides opera 507 -establecimientos y está presente en 17 estados de México. “No tenemos -ninguna restricción para crecer en todo el país”, afirma categórico su -director general, Walter Westphal. No son los únicos. Desde 1992, bajo el lema una -superfarmacia cada diez días, Farmacias Guadalajara ha emprendido una -vertiginosa carrera hacia la conquista de mucho mayores cuotas de mercado. De 36 -sucursales ha pasado en poco más de una década a contar con 306 puntos de -venta ubicados en 16 estados y 85 ciudades.

- “Todavía hay mucha oportunidad de crecer -para este tipo de cadenas”, asegura el analista Carlos Niezen. Cuatro de cada -cinco de los cerca de 25,000 puntos de venta de farmacia que existen ahora en -México continúan estando en manos del sector independiente. Sin embargo, el -vicepresidente de la consultora AT Kearney se apresura a mostrar sobre la -pantalla de su computadora las gráficas ascendentes que reflejan la tendencia a -la concentración en este sector, tradicionalmente muy segmentado.

- El aumento del nivel socioeconómico de la -población mexicana, las facilidades de financiamiento para la adquisición de -coches, el mayor acceso a electrodomésticos como refrigeradores o la -incorporación de la mujer a la fuerza de trabajo “hace que haya un tráfico -mucho mayor hacia los establecimientos modernos”, comenta Niezen. “Ya no -hace falta caminar a diario hasta la farmacia o el changarro para hacer la -compra, sino que uno puede desplazarse una sola vez a la quincena hacia puntos -de venta más alejados pero con más variedad de productos, como los -autoservicios. Y estando allí, aprovechar para surtir alguna receta o comprar -algún medicamento”.

- Jugoso sector
-
El mercado mexicano resulta fuertemente atractivo no sólo para las cadenas -de farmacia sino también para las tiendas de autoservicio. En términos -generales, las ventas de fármacos han crecido en el país un promedio anual de -16% desde finales de la década de los 90. El vicepresidente de Asuntos -Corporativos de Wal-Mart de México, Raúl Argüelles, se resiste a precisar -cuántos beneficios ha proporcionado la venta de productos farmacéuticos en su -empresa durante el último ejercicio, así como el número total de farmacias. -“Es un departamento que nuestros clientes están buscando mucho más cada día”, -se limita a reseñar.

- Los planes de expansión de las grandes cadenas -de farmacias y las tiendas de autoservicio no han desatado aún una guerra -comercial entre compañías. Por ahora, ninguna de ellas ha tenido que probar su -propia medicina. “Se trata de un mercado que se está consolidando y todavía -no hay competencia”, explica Niezen. “Su penetración se está produciendo a -costa de los independientes. Pero obviamente va a llegar una etapa en que sí -van a tener que competir entre ellas”.

- En su último informe sobre la industria -farmacéutica en México, la consultora AT Kearney destaca cómo la población, -además de envejecer, se está volviendo más urbana.

- Las cadenas de farmacia siguen creciendo a un -ritmo tan acelerado que ha hecho posible que, en poco más de seis años de -existencia, Farmacias Similares, una firma especializada en la venta de -medicamentos de marca económica, haya abierto más de 1,300 unidades y tenga -presencia en la totalidad de los estados. También que Farmacias del Ahorro, -empresa nacida en agosto de 1991, se haya afianzado en el sur del país e -iniciado su progresión hacia el centro y cuenta actualmente con 300 puntos de -venta en 10 estados.

- “Esto es como la Bolsa de Valores. Si alguien -gana es porque alguien pierde”, se lamenta Anselmo García, secretario de la -Unión de Propietarios de Farmacias de la República Mexicana (Uprofarm). Con el -gesto apesadumbrado de un corredor de Bolsa que anticipa la caída en picada de -sus acciones, a Anselmo García no le impresiona en absoluto la abultada cifra -que da a las farmacias independientes el 85% del sector. Hay un porcentaje -bastante menor pero mucho más intimidante.

- Sufren los chicos
-
“En los últimos cinco años hemos -perdido 10% del mercado”, asegura García. A su juicio, las políticas -empresariales no han sido las únicas responsables. “Hay muchas farmacias que -siguen abiertas pero su nivel de operación es de supervivencia. Están a un -paso de cerrar no sólo por las presiones del mercado sino por consecuencia de -la normatividad y la falta de apoyos por parte de la Secretaría de Salud”.

- La legislación mexicana autoriza la venta de -un gran número de fármacos en establecimientos dedicados a la -comercialización de productos de naturaleza muy diversa. “A nosotros, en -cambio, nos están sacando el tabaco de la farmacia y nos quieren quitar el -alcohol”, expone García. “Están complicando nuestro desarrollo y -modernización mientras que, por su parte, las grandes cadenas de farmacias y -las tiendas de autoservicio van a seguir vendiendo de todo”.

- García es médico y titular de una farmacia. -Una situación nada frecuente en el sector, donde apenas un 30% de los -propietarios de farmacias son profesionales de la medicina o químicos -farmacéuticos. “Nosotros estamos trabajando para la certificación laboral”, -señala el secretario de Uprofarm. “La exigencia de una preparación -profesional que garantice un mínimo a los consumidores a la hora de orientarlos -en el uso de un medicamento o en el surtido de una receta”.

- Un remedio que, para el analista Carlos Niezen, -puede ser peor incluso que la enfermedad. “Todo depende de si ellos van a -tener mejor acceso a ese personal certificado que el resto de cadenas. Al -presionar para que se reclame una certificación laboral, se elevan las barreras -de entrada al sector. La pregunta es quiénes tendrían o no acceso a ese insumo -relativamente escaso. De todas maneras, se trata de un requisito que era -importante en el pasado. Hoy en día, conforme se van vendiendo más productos -empaquetados, lo fundamental es asegurar que se haga con receta”, argumenta el -vicepresidente de AT Kearney.

- El único efecto secundario claro hasta ahora -de la concentración es la desaparición del concepto tradicional de farmacia. -Para sobrevivir, muchos de los establecimientos actuales habrán de tragarse el -jarabe comercial impuesto por las grandes cadenas. “Los independientes van a -ir perdiendo cada vez más margen”, sostiene Niezen. “Con todo, entre los -detallistas informales, puede haber unos que ganen. Serán aquellos que -entiendan la tendencia y actúen como una cadena moderna”.

- Olga Autran, presidenta de Uprofarm, una -asociación de 3,000 socios, que lleva tres décadas representando a los -independientes, reflexiona. “Muchas farmacias nos hemos mantenido rentables -porque nos hemos unido. Vimos que ahora el mercado era de grandes volúmenes y -que solos no lo íbamos a lograr. Formamos grupos importantes de compra para -negociar con las distribuidoras e invertir en una misma mercadotecnia”. La -farmacia de Olga Autran es parte de Farmapronto, una cadena independiente -impulsada por Uprofarm. “Ahora podemos brindar las misma condiciones y -descuentos que los autoservicios”, concluye.

Ahora ve
No te pierdas