Mauricio Gómez Báez

-
AR

A los 21 años Mauricio Gómez Báez apenas era un estudiante de la carrera de administración pero su interés por los negocios ya era palpable. Su gusto por la música y la gana por volverse independiente fueron los detonantes para que junto con algunos amigos formara una empresa que organizaba conciertos musicales masivos. A pesar de la renuencia de las autoridades, Gómez pudo traer a México grupos como Nacha Pop, Radio Futura, Soda Estéreo y Danza Invisible. Pero a los pocos meses se dio cuenta que la organización de conciertos era un negocio difícil, así que optó por cambiar el giro; “supe que tenía que dedicarme a negocios más tradicionales”. Un año después iniciaría lo que hoy forma parte de su vida diaria: el negocio del reciclaje de residuos biológicos infecciosos.

- Su primer acercamiento en este área fue a través de un negocio familiar. Hoy, Gómez cuenta con una empresa dedicada al reciclaje de desechos biológicos y sanitarios, y asegura no arrepentirse de nada de lo que ha hecho en su vida. “Retos, fracasos, todo me ha ayudado a crecer. A lo mejor de lo que me arrepiento es de no haber estudiado Economía”, sonríe. Este empresario que en sus ratos libres juega golf, tenis y se mete a la cocina asegura que el mayor logro de su vida, sobre cualquier cosa, es haber formado su propia familia.

Newsletter
Ahora ve
Una ‘casa de espejos’ irrumpe en el paisaje infinito del desierto de California
No te pierdas