Maximiliano de Habsburgo. No estaba muer

-

¿Cómo sería el México de hoy si uno de los momentos más importantes de su historia no hubiese sucedido?

- -

Rolando Deneke, arquitecto de profesión e historiador por vocación, asegura poder probar con toda seguridad que el emperador Fernando Maximiliano de Habsburgo en realidad no fue fusilado, sino que llegó a un acuerdo con Benito Juárez y vivió el resto de sus días en El Salvador, con nombre falso, pero rodeado de recuerdos del Palacio de Chapultepec.

- -

Justo Armas ("ajusticiado por las armas", señalaba el parte oficial de la ejecución del noble) es el nombre de una enigmática persona que vivió el siglo pasado en el país centroamericano y que tenía un sorprendente parecido con el archiduque. La tesis que los identifica se basa no sólo en casualidades temporales, sino que está sustentada en posibles coincidencias de las pruebas de ADN practicadas a los restos de Armas y a los descendientes actuales de la familia Habsburgo. También existen evidencias grafológicas, obtenidas en Estados Unidos, que muestran la similitud de letra entre ambos personajes.

- -

¿Quién fue fusilado en el cerro de Las Campanas de Querétaro en 1867? Según esta teoría, un campesino anónimo que no pudo ser reconocido por el pelotón de fusilamiento debido a que los soldados nunca habían visto al emperador. Al parecer el Benemérito llegó a un pacto secreto con el monarca, al que perdonó la vida a cambio de que jamás regresase a Europa ni revelase su identidad.

- -

<¿Quiso Juárez matar al emperador, pero dejar vivir al hombre? La tesis –que ya había sido sugerida por el diplomático español Santiago Miralles en su libro La tierra ligera–, encuentra ahora un inesperado apoyo.

- -

Justo Armas falleció en El Salvador en 1936, a la edad de 104 años, después de haber sido conocido como un misterioso y refinado personaje, al que se suponía sobreviviente de un legendario naufragio. La emperatriz Carlota hizo imprimir el grabado de un buque hundiéndose para comunicar formalmente a las casas reales europeas la muerte de su esposo. Armas narraba que su vida había estado en tan grave peligro que prometió a la Virgen permanecer descalzo por siempre.

- -

Desde luego, también existen pruebas que cuestionan la hipótesis anterior y se encuentran en Austria e Italia.

- -

La primera, una fotografía tomada por François Aubert, retratista francés traído por Maximiliano, en la que se ve el cuerpo embalsamado del príncipe austriaco en la sala del Hospital de San Andrés, antiguo Colegio de los Jesuitas en la ciudad de México.

- -

La segunda, el acta suscrita el sábado 13 de enero de 1868, en la que un grupo de médicos, ministros y dignatarios de la corte acredita la identidad del cadáver imperial.

- -

La tercera, Recuerdos de México –memorias del doctor Samuel Basch, médico de cámara que atendió al emperador en su celda de Querétaro hasta cinco días antes del fusilamiento– donde el autor asegura haber presenciado la autopsia y el embalsamiento del cuerpo, así como haber recibido de Maximiliano efectos personales y recuerdos para sus familiares en Viena.

- -

En la Primera Guerra Mundial, cuando el imperio de los Habsburgo se desmoronaba, emisarios austriacos acudieron a El Salvador para entrevistarse con don Justo-Maximiliano, pero éste se negó a recibirlos.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Qué habría sucedido en la historia de Europa y de México si el emperador hubiese aparecido entonces?

-

Ahora ve
El corrido de Xóchitl Tress, la exfuncionaria vinculada a Javier Duarte
No te pierdas
×