Memorias esperadas

-

Si se evoca el relato de un coronel retirado que fragua pececitos de oro en el taller doméstico, mientras su casa es presa del abandono; o el del telegrafista de un pueblo, que envía a su novia mensajes cifrados para evadir la  vigilancia materna, se pensará que nos referimos a dos de los personajes que pueblan la obra de García Márquez. Es parcialmente cierto. Se trata también del abuelo y el padre del escritor, según aparecen en el primer volumen de sus memorias, Vivir para contarla.

-

Uno de los muchos méritos de este libro exquisito, además de su prosa fluida y tono desenfadado, es que en él se pueden reconocer el vínculo del fabuloso censo de figuras y situaciones que habitan el realismo mágico de Gabo con la mágica realidad de su autobiografía. Delicioso.

Vivir para contarla,
Gabriel García Márquez.
Editorial Diana
Newsletter
Ahora ve
Un periodista mexicano, el que robó el jersey de Tom Brady
No te pierdas