Mi peor error

La tecnología puede convertirse en un campo minado para las empresas en expansión sobre todo cuand

Un director de sistemas difícilmente se atreve a revelar el secreto de sus adaptaciones de software y hardware. Incluso, muchos obligan a las compañías de la industria de tecnologías de información a firmar acuerdos de confidencialidad para que su caso específico como proveedor no sea dado a conocer. Menos aún confiesan las pifias que han cometido en el desempeño de sus funciones. Aquí cuatro ejecutivos cuentan sus errores. Sirva el sabio dicho de cuando veas las barbas de tu vecino cortar…

-

“Contratamos a un programador recién egresado de la universidad que parecía fantástico en su currículum. Tenía buenos comentarios de sus maestros, buenas calificaciones y ofreció una buena entrevista. Durante los primeros días nos dimos cuenta que no entendía los fundamentos de la programación. Pasamos dos meses –30 horas semanales a $40 dólares la hora– intentando capacitarlo. Finalmente, y con mucha frustración, nos dimos por vencidos.

-

“Entonces creamos una evaluación para los potenciales programadores de la empresa. Comenzamos a crear la evaluación  preguntándole a nuestros programadores cuáles eran las capacidades y habilidades que necesitaban. Nos llevó tiempo lograr una evaluación que fuera justa a los ojos de todos. En ella, le damos más importancia a cómo el candidato enfoca un problema que a la respuesta correcta, para evaluar si su lógica funciona para lo que está intentando lograr”.

-

Toby Norris, director de ti en TH Properties, compañía constructora de zonas residenciales de Harleysville, Pennsylvania.

-

La charlatanería de la mercadotecnia
“Cuando empezamos a hacer instalaciones para el gobierno creíamos en la mercadotecnia de nuestros proveedores. Llegábamos con los productos donde iban a instalarse y descubríamos que no hacían todo lo que el fabricante aseguraba. Y aunque se hacían responsables nos generaban gastos extras y demoras para nuestros clientes.

-

“Esto nos ha perfeccionado nuestro sistema de licitación. Ahora compramos un producto, lo instalamos y hacemos el trabajo una sola vez”.

-

Glen Shaffren, vicepresidente de Operaciones de Viasys Network Services, compañía de servicios de desarrollo y de mantenimiento de Florida.

-

Lo que no será
“Contratamos a los diseñadores de página web equivocados. Uno lanzó una página disfuncional y el otro logró revivir lo básico, pero no solucionó el problema. Somos una compañía de gestión de marcas, de ahí que nuestra página electrónica deba contener información actualizada.

-

“Si fuésemos capaces de administrar nuestro contenido –lo que se nos prometió desde la primera semana–, sería más fácil, pero no tendremos acceso al cien por ciento del sitio, así que tendremos que esperar otros seis meses.

-

“Los mejores diseñadores de páginas web están muy ocupados y, aunque les paguemos más, necesitan al menos de un mes y medio para hacer su trabajo.

-

“El resultado es una página web terminada con errores”.

-

Scout Daley, vicepresidente de Mercadotecnia de Body Glove, una empresa que vende anteojos de sol, trajes de baño y equipos de surf en Redondo Beach, California.

-

Ni un paso atrás
“Nos demoramos mucho en incorporarnos al juego del Wi-Fi. A fines de los 90 desconocimos la tendencia de las redes hogareñas y, por ende, de los sistemas de red sin cables.

-

Nos llevó un año de inversiones importantes en recursos humanos y tecnológicos ponernos al corriente. Ahora nuestro equipo de desarrollo de productos más numeroso está enfocado a los sistemas de redes y tengo un grupo más reducido que está estudiando las tendencias intentando proyectar hacia dónde debemos orientarnos”.

-

Brian Van Harlingen, director de Tecnología de Belkin, compañía de Compton, California, que fabrica cables de computadoras, periféricos y productos de conectividad sin cables.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Copyright Inc. Magazine, mayo 2005.

Ahora ve
En 2018, los smartphones serán 10% más caros en México y te decimos por qué
No te pierdas
×