Micky vs Ricky

-

Los reyes latinos del pop no vienen juntos, pero sí al mismo tiempo, y esta vez la comparación se impone. La contienda se dará en México, la tierra generosa, la que más los apoyó al inicio de sus carrerritas, cuando todavía eran nenes lindos jugando a ser cantantes. Es irónico que el encuentro suceda precisamente en el mes del amor y la amistad, pero, aunque el calendario prohiba pleitos y competencias en estas fechas, este match ya es inevitable.

- Nada dicen al respecto los promotores de espectáculos, ni de la coincidencia ni de la riña. Pero lo cierto es que Luis Miguel ganó el Auditorio Nacional, en el que ha roto récords de presentaciones como cantante solista (17 conciertos en una misma temporada), y Ricky tuvo que conformarse, ni modo, con un escenario masivo, el Foro Sol, en el que de un jalón reunirá a 60,000 personas, cosa que el niño Micky sólo podrá conseguir con seis días de llenos totales.

- Quienes gustan de tener a la mano temas banales de sobremesa, deben tratar de ir a los dos conciertos; así podrían hacerse de muchos elementos comparativos para elaborar su propio dictamen. Esto sería lo ideal, pero no todos tienen tanta suerte. Muchos padecerán la desgracia de no encontrar sitio más que para el trágico sábado 26 y deberán tomar la dura decisión de asistir a uno o al otro.

- Por lo pronto, en lo que sigue la competida venta, aquí unas listas de requisitos que pueden ayudar a ubicarse y a tomar la decisión más conveniente.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Quien quiera ver a Luis Miguel en el Auditorio deberá:
* Reunir un mínimo de $180 para sentarse en gayola, u $820 si quiere darle a su novia el gusto de tener al ídolo cerca.
* Contar con unas tres horas disponibles en algunas de estas fechas 24, 25, 26 y 27 de febrero.
* Ir con novia o con una conquista segura.
* Ser conservador, creer que los boleros son la más pura expresión del romanticismo y pensar que la música no debe dejarse afectar por la moda.
* Tener ínfulas de niño bien, que viaja en los puentes a Acapulco y pasa la mañana en Pichilingue (por supuesto arriba de un yate).
* Perseguir los libros inéditos de las vidas de las estrellas y sentir una atracción oculta por las revistas del corazón que descubren “lo que nadie sabe de tus artistas favoritos”.
* Tener complejo de divo.
* Haber sido yuppie en los 80 y usar traje a diario, de preferencia comprado en Nueva York y de firma -con nombre y apellido-.

- Para ver a Ricky en el Foro Sol se necesita:
* Reunir un mínimo de $140 para ver a una hormiga cantar o $1,200 para ser de los privilegiados de la sección “oro”.
* Estar dispuesto a perderse a Luis Miguel el día 26 de febrero.
* Ir solo, dispuesto a contemplar cómo pierden la compostura todas las niñas al ritmo de La vida loca.
* Conocer por lo menos el nombre de un antro en Miami Beach y mantener el bronceado perfecto los 365 días del año.
* Sentir una fuerte necesidad de pertenencia, amar la música pegajosa y los ritmos bailables.
* Ser consumidor de cine e información hollywoodense y aprobar siempre las sabias decisiones de los Grammy Awards.
* Tener complejo de carismático.
* Manejar un look sleeky, de suéter de punto ajustado, pantalones ídem y zapatos ligeros, de preferencia sandalias. Si el atuendo completo es negro, mejor.

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×