Mitos y secretos de lavadores

No son narcos: los grandes blanqueadores de fondos son políticos, banqueros y abogados.
Gabriela Ruiz

Seguro que alguna vez se ha topado con una escena como ésta: una distinguida -dama que ofrece jugosas contribuciones a la iglesia de su colonia, aun y cuando -sus ingresos demostrables no justifican tan importantes donaciones. Un -empresario que destina más millones a comprar obras de arte que a mejorar los -procesos de su compañía. Un joven –aparentemente muy precavido ante los -infortunios de la vida– que invierte cifras increíbles en seguros. Una lujosa -torre ubicada en una zona exclusiva, pero que está deshabitada…

- Si usted quiere jugar al detective de lavadores de dinero, sólo preste -atención a este tipo de conductas. No siempre habrá una intención criminal -detrás, pero es muy probable que en la mayoría de los casos, si sigue el hilo -de la historia, encuentre ‘un padrino’ a la sombra intentando legalizar -dinero procedente de actividades ilícitas.

- “El mito más grande es que el lavado de dinero sólo está vinculado al -tráfico de drogas y no a otros temas”, afirma Tom Cash, director ejecutivo de -Servicios contra Fraudes y Lavado de Dinero de Kroll, una compañía dedicada a -la prevención de riesgos y fraudes financieros.

- Cash, ex agente de la Administración de Drogas y Narcóticos (DEA), con más -de 20 años de servicio, maneja casos relacionados con fraudes interno en -corporaciones y lavado de dinero en Estados Unidos, Latinoamérica y el Caribe.

- Más de una fantasía hollywoodense alimenta el supuesto conocimiento popular -que existe sobre el funcionamiento del lavado. Sin embargo, su ingeniería es -cada día más compleja y sutil, y el delito del cual proviene no siempre es la -venta de drogas. “La verdad es que la gente involucrada en el lavado, a menudo -está lavando dinero corrupto que se les pagó por contratos de gobierno o son -negocios para evitar el pago de impuestos”, explica Cash. “Mucha gente cree -haber visto a lavadores de dinero por las calles y siempre los imagina con pelo -largo... ¡Por favor!”, exclama. En un ranking de las profesiones más -involucradas con este crimen, Cash tiene bien identificados a los primeros -lugares. “Los políticos están en la cima, seguidos por los banqueros y -después algunos abogados”.

- Las Rutas
-
Lavar dinero sucio tiene un costo aproximado de 7% sobre el volumen que se -desea blanquear. Aunque, la urgencia que se tenga puede aumentar la comisión. -“Si doy el dinero en una isla del Caribe el viernes y quiero usarlo el lunes, -tendría que pagar hasta 15%”, dice el especialista. En cualquier caso, no es -un negocio en el que se cuestionen los aranceles, dado que “no costó tanto -esfuerzo (obtener el dinero)”.

- Peces chicos y peces gordos surcan las aguas del crimen organizado. “Los -que no están involucrados en transacciones de seis cifras son, para mí, amateurs”, -dice Cash. Profesionales o recién iniciados, lo cierto es que quien lava, -transita una ruta sinuosa para legalizar sus fondos mal habidos. “Hay que -pensar que se deben seguir varios pasos para esto: ubicar el dinero, luego -sostenerlo y finalmente poder usarlo. No sirve tener el dinero ilegal y no poder -usarlo”.

- ¿Cómo actúan? Una de las características recurrentes en el lavado es que -la gente usa bancos de países diferentes a los de su residencia. Una operación -habitual es la siguiente: se abre una cuenta en un banco del país A con una -transferencia que llegó del país B. A través de esta cuenta recién abierta -se obtiene una tarjeta de crédito, que es la que servirá para ir haciendo -diversas compras. El banco en el país A paga la tarjeta de crédito que otorgó -el banco del país B. Es la solución perfecta. “Hoy en día, se puede comprar -hasta una casa con tarjeta de crédito”, explica Cash.

- El especialista reconoce que no resulta fácil detectar y detener este tipo -de operaciones. “Son muy inteligentes. Todas las personas que he conocido que -han estado involucradas en esta forma de lavado, tienen a los mejores banqueros -y abogados”.

- Los zares de la droga, en particular, no sólo hacen uso de los bancos para -legalizar sus ganancias y meterlas al circuito económico formal sino que, con -frecuencia, son dueños de instituciones-fachada. “Invierten en bancos de -otros países, quizá en las Bahamas o las Caimanes”, apunta Cash. Una vez que -ubican su dinero en la parte de atrás del banco, entran por la puerta principal -a pedir un préstamo para construir un centro comercial, hoteles o cualquier -otra inversión de envergadura. “Lo que han hecho es pedir un préstamo a su -propio dinero para legitimarlo”.

- A efectos de completar el circuito –de modo tal que el origen ilícito se -diluya– los delincuentes ostentan papeles que demuestran que tienen un -préstamo de ese banco; deducen el interés que están pagando de sus impuestos -a la renta y luego declaran estas transacciones al gobierno.

- El negocio sale redondo. “Hacen que el dinero crezca, lo integran al banco -y, lo más importante, obtienen acceso legítimo al mismo”. De acuerdo con Tom -Cash, éste es uno de los principales métodos para el lavado de dinero en -Latinoamérica.

- Una vez incorporado al sistema económico de modo aparentemente legítimo, el -dinero blanqueado termina en inversiones que no siempre son coherentes con el -ciclo que vive el mercado donde fueron a parar. “¿Nunca ha pensado que es -raro que la gente construya grandes condominios que están sólo parcialmente -habitados?”, pregunta Cash a Expansión. “¿En verdad un empresario -pediría un préstamo, construiría un condominio y lo dejaría a medio habitar? -No lo creo. Esto es lo que se ve en Miami, Medellín, Panamá, Texas y otras -ciudades”, responde.

- ¿Dónde se puede lavar?
-
Los inmuebles no son el único destino para el blanqueo. “(En México) se -lava a través de las iglesias, hospitales y del arte”, asegura Cash. Aunque -hay otros productos financieros para cumplir este fin. “Hay pólizas de -seguros en las que se puede invertir y crecer”, dice el ex agente de la DEA.

- Sin embargo, el ámbito de la política es el escenario por excelencia que en -todo el mundo atrae a los lavadores, y los políticos se vuelven funcionales a -sus necesidades de legitimar dinero ilícito, a través de las llamadas “contribuciones -de campaña”.

- Aunque en muchos países se ha legislado sobre la cantidad de dinero que los -políticos pueden recibir de parte de empresas y donantes particulares (por -ejemplo, en Estados Unidos este límite es de $250 dólares por elector por -elección), el uso de prestanombres sirve para esconder el lavado de dinero. “Si -lo depositan en una cuenta a nombre de otra persona no hay manera de ejercer -control sobre ésta. Cuando ella retira el dinero, no hay nada que se pueda -hacer”, lamenta Cash.

- Pero las elecciones no son el único momento en que la política hace de -ventanilla para los criminales. El momento de legislar asuntos clave para el -funcionamiento de un país y de sus principales mercados también se vuelve un -imán para compañías sin escrúpulos que van detrás de la obtención de -algún beneficio. “Las licencias para teléfonos celulares, para G3, los -derechos para excavar pozos de petróleo, los derechos de minería, los permisos -para las excavaciones de ultramar… ¿cuánto valen? Sumas incalculables de -dinero”, dice el ejecutivo de Kroll.

- Y comenta el caso de un cliente, una compañía de carga europea que opera en -América Latina. “Ellos querían tener puertas adicionales en un aeropuerto de -Argentina y siempre se les presentaban problemas administrativos. Un día -invitaron a algunos funcionarios ministeriales a jugar golf en un exclusivo club -de Miami”, relata Cash. En cuanto tuvieron oportunidad, los funcionarios -argentinos platicaron con el presidente de la aerolínea. “'Sé que están -buscando una puerta adicional. Les va a costar $25,000 dólares y los queremos -en efectivo', dijeron a mi cliente”. Dado que el monto no se pagó, la -compañía nunca logró la puerta adicional.

- Trabajando para la DEA, Tom Cash participó de los operativos que rodearon y -motivaron la caída de Manuel Noriega, en Panamá. En una de esas acciones, el -grupo que comandaba encontró en su casa unos atractivos envoltorios navideños. -“Eran nada menos que $56 millones de dólares en efectivo, dentro de tres -cajones de seguridad. Era una situación muy interesante. Todos llenos de -paquetes navideños y al abrirlos había efectivo en su interior”, cuenta. Sin -duda, fue uno de los casos más representativos del poder político atrapado por -el crimen y el lavado. “Observando las tarjetas de crédito de Noriega se -veía que había logrado un acuerdo estupendo: el Tesoro de Panamá pagaba todas -sus tarjetas de crédito”, recuerda.

- Gracias a la tecnología, la ‘industria del lavado’ derivó en un negocio -global del que no hay país que escape. “Probablemente nosotros (Estados -Unidos) seamos uno de los principales lavadores de dinero en el mundo, y una -gran cantidad atraviesa la economía”, reconoce Cash.

- Según el analista, para examinar a fondo la situación en México es preciso -poner la mira en el doble flujo de fondos: el que ingresa y sale del país. “Sabemos -sobre el dinero que sale de Estados Unidos a México porque es información -pública, pero no se sabe sobre el que sale de México hacia Estados Unidos”. -¿Hay mexicanos involucrados en el lavado de dinero? “Estoy seguro de que los -hay –responde– pero nadie puede decir con certeza en qué porcentaje y con -qué alcance. Si alguien lo hace, está adivinando”.

- De todos modos, Cash admite que el sistema financiero mexicano dio pasos -significativos para darle transparencia a sus operaciones. Rescata el trabajo -realizado en ese sentido por Banorte, en 1995, y luego por Banamex y los bancos -españoles que ingresaron al mercado, de los cuales dice “usan excelentes -procedimientos”.

- La ‘llave del reino’ está en manos de los bancos a la hora de hacer -efectivo el control del lavado. Ellos conocen los patrones de las transacciones -normales, y por ende pueden dar alertas ante irregularidades. “Cuando un -banquero me dice que no tiene idea de que se movieron $90 millones de dólares a -través de una cuenta en 30 días, yo digo que debería ser despedido, que es un -pésimo banquero”, enfatiza.

- El propio sistema contribuye, de algún modo, a que banqueros y empleados de -las instituciones prefieran mirar de lado, en lugar de comprometerse con los -controles. Ocurre que los bancos hacen dinero principalmente a través de las -comisiones (por transferencias, retiros, depósitos…), y no a partir de cobrar -intereses. “Estos empleados tienen una excusa creada por el mismo sistema. No -son policías. Dicen: ‘bueno, sí, es mucho dinero, pero yo sólo hago mi -trabajo. Gano dinero para el banco y yo obtengo muy buenas comisiones. Mientras -más gana el banco, más gano yo’”, sintetiza Cash.

- ¿Intocables?
-
A mediados de los 80, Estados Unidos comenzó a crear las leyes contra el -lavado de dinero. Europa y Asia no tardaron en ingresar a la tendencia y más -lentamente lo hizo Latinoamérica, a partir de los 90.

- Sin embargo, no es estrictamente la intención de atacar al crimen organizado -que mueve los hilos del lavado, lo que movilizó a los gobiernos a darle guerra. -Ellos se dieron cuenta que “los que están lavando dinero y huyendo con él no -están pagando sus impuestos”, señala Cash. Éste es el motivo central por el -que el lavado ha adquirido mayor trascendencia en los últimos años.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- “Me encantaría decir que el lavado de dinero, asociado con la droga, es la -causa que llevó a las personas a creer en la moralidad, honestidad e -integridad. Pero en realidad es la recaudación impositiva”, advierte. El -mayor criminal en la historia, Al Capone, nunca fue condenado por homicidio, -asalto, venta de sustancias ilegales o cualquier de los tantos delitos que -adornaron su trayectoria delictiva. Lo condenaron por evasión de impuestos. “En -el futuro veremos más personas involucradas en el lavado de dinero -internacional que serán condenadas, creo yo, por evasión impositiva, porque -ésa es la figura legal más común”, considera Cash.

- Por estar entre las leyes más aplicadas en todo el mundo y porque los -gobiernos no pueden dejar perecer sus propios erarios, las leyes impositivas son -las principales armas contra el lavado. Hoy, todos los países hablan de la -necesidad de prevenir y sancionar este crimen con leyes rigurosas y -específicas. Pero ¿por qué entonces es que no cumplen con su cometido? “Porque -no las ponen en vigencia. La ópera nunca se acaba hasta que no canta la prima -donna. Y aquí, la prima donna no ha cantado aún. No se puede hablar -de un cumplimiento efectivo de la ley cuando nunca se responsabiliza a nadie”, -concluye Tom Cash.

Ahora ve
El gobernador general de Canadá rompió el protocolo con la reina Isabel II
No te pierdas
×