Mándame un beep

Pocos podrán escapar de ser localizables en cualquier momento y lugar. Aunque no siempre son realme
Silvia Ansorena Coyne

La lucha entre las principales compañías de paging por acceder al mercado mexicano, jugoso y lleno de posibilidades, no tiene cuartel. En un país donde no se llega aún a los 10 teléfonos por cada 100 habitantes, el relativamente económico radiolocalizador o pager parece ser una opción para la transmisión inmediata de algún mensaje urgente.

-

El antes llamado "radiecito de los doctores" se extiende a un público muy variado; además de los ejecutivos y empleados, hoy se quiere meter en las vidas de estudiantes, amas de casa, trabajadores independientes... en fin, gente de muy diversa clase social y cultura que entra en la dinámica de la comunicación con un producto ya popular.

-

El teléfono celular, lejos de verse desbancado por el empuje del pager, parece convertirse en el compañero ideal de las personas que, después de recibir un mensaje vía radio, se ven obligadas a responder lo de inmediato. Muchas compañías han sugerido u obligado a sus empleados a recurrir a este matrimonio tecnológico, que muchas veces tiene un alto costo conjunto.

-

Son varias las empresas que tratan de repartirse el pastel de la futura clientela mexicana. De entre las más de 70 compañías que ofrecen el servicio de paging, un puñado de firmas destacan ya por su antigüedad, cobertura o presencia publicitaria.

-

Una de ellas es Skytel, de Televisa. Otrora reconocida por algunos como la aristócrata de la radiolocalización (por enfocarse a un consumidor corporativo, ejecutivo y profesionista), este Rolls Royce del paging con cobertura continental –incluye a la Cuenca del Pacífico–, empieza a ser perseguido muy de cerca por el vochito del negocio: Biper.

-

"No somos elitistas –se defiende Javier Allard, director comercial de Skytel–, pero nuestra estructura de empresa nos permite ofrecer al mercado corporativo una solución integral en comunicación. Ofrecemos seriedad y profesionalismo con precios muy competitivos, no somos ni más caros ni más baratos que otras compañías".

-

El precio mensual de la renta del servicio, sin bien varía según el servicio requerido, va de los $160 pesos mensuales para la cobertura local y $200 para la regional a los $260 para el ámbito nacional.

-

Skytel diferencia claramente dos nichos de mercado entre su público objetivo: el empresarial y el popular, al que están llegando actualmente con planes de financiamiento económicos. Con un alto promedio de vida de sus clientes –tres años–, esta firma (que comenzó a andar en 1992) dice mimar al usuario ofreciendo un sistema "confiable y de calidad".

-

"Suena muy agresivo decir que Biper nos superará en escasos meses –comenta Allard–, porque seguimos creciendo a un ritmo acelerado y será difícil que perdamos el liderazgo. Algunas compañías tienen muchas ventas, pero también un alto índice de cancelaciones; hay gente de bajos recursos que contrata un servicio de paging y se da cuenta, con el tiempo, de que no puede mantener el ritmo de gastos."

-

Dirigido a estas masas, Biper (empresa del consorcio de Ricardo Salinas Pliego, cuya reciente entrada a bolsa le permitió acopiar importantes recursos financieros) quiere, según sus repetitivos mensajes publicitarios en Televisión Azteca, llegar al plomero, al estudiante, al taxista o al ama de casa –al mercado popular que es para ellos el verdadero México–, y prevé alcanzar el primer puesto en menos de cuatro meses.

-

Estos dos monstruos, Skytel y Biper, al menos en lo que a exposición en publicidad electrónica se refiere, parecen dejar en pañales al resto de compañías competidoras. Mientras que Biper da cancha a la televisión abierta, Skytel ha prescindido este año de una publicidad "tan explosiva" y se centra en las revistas especializadas y prensa en general para llegar a su público, fundamentalmente corporativo.

-

Otra de las compañías competidoras en el reñido mercado de paging es Digitel. Con un total de 100,000 suscriptores, dice enfocar fundamentalmente sus esfuerzos al cliente de nivel medio en lo social y cultural. Ocupa el tercer lugar, seguido por Codime, la primera empresa latinoamericana que incorporó el sistema alfanumérico (números y texto en los mensajes) en los pagers, y que afirma defenderse con "imaginación y creatividad" ante firmas mucho más fuertes. Alfabip, por su parte, se convierte en la veterana del mercado (lleva trabajando desde 1954) y, desde su quinta posición, se jacta de ser la empresa más rápida en contestar las llamadas. Su público consiste sobre todo en usuarios de clase media alta, profesional, que quizá prefiera pagar un poco más, por lo que Alfabip se autocalifica como un buen prestador del servicio.

-

MIEL O INSULTO, MENSAJES MÁS UTILIZADOS
-
El precio relativamente económico de los modernos sistemas de radiolocalización los acerca cada vez más al gran público. En casi todas las compañías el costo mensual es de alrededor de $150 pesos. Esta generalización ha sacado al pager del uso exclusivo para urgencias médicas, algo que las propias telefonistas de las compañías pueden afirmar.

-

"Estamos en la era de mensajes tipo: ‘mi amorcito, hoy tuve un hermoso día’", explica Claudia Olmedo, que suma siete años trabajando en Coditel, primero como telefonista y ahora promovida a supervisora. El trabajo de una de estas telefonistas requiere de altas dosis de paciencia y atención para afrontar las 600 u 800 llamadas que puede recibir en sus siete u ocho horas de turno.

-

Los mensajes con doble sentido, los insultos al destinatario, la información confidencial del tipo "tus análisis de SIDA fueron positivos", comentarios demasiado picantes o indagaciones de esposas celosas acerca de mensajes que llegaron a sus maridos, forman la tónica habitual en un trabajo que, para Olmedo, "es agotador pero bonito, porque puedes ayudar mucho a la gente".

-

Telefonistas de todas las compañías coinciden en que la generalización del pager como medio de comunicación les obliga a armarse de paciencia en su labor diaria de transmitir mensajes ajenos. Las normas, similares en grandes y pequeñas compañías, obligan a retirar mensajes salidos de tono, ofensivos o confidenciales.

-

El adiestramiento de los trabajadores no se limita, por tanto, a pruebas ortográficas o de dicción, sino a sus capacidades de respuesta ante los miles y variadísimos mensajes que escuchan diariamente antes de sintetizar y mandar a sus destinatarios.

-

"Entre tanta gente no puedes reconocer a un usuario determinado –extiende Olmedo–, pero sí hemos identificado voces como la del actor Ari Telch, por ejemplo, encantador, o la de Kate del Castillo, que resulta todo lo contrario y nos trata mal con sus exigencias."

-

Una telefonista debe saber sintetizar los mensajes que se le envían, reaccionar ante imprevistos y tratar de salir airosa, o airoso, de situaciones que, dada la rapidez que se pide a este servicio, hacen más estresante su trabajo. Una mujer desangrándose que no ubica la clave de su doctor; esposas que tratan de obtener los mensajes que han recibido sus maridos, o graciosos que tratan de enviar "sutilezas" vía radio sin que la operadora se entere son la parte anecdótica de un trabajo que, según afirma la mayoría de empleados, a veces no resulta fácil.

-

Una cosa es cierta: se comprobó que si no hay palabras altisonantes, en la mayoría de las compañías el mensaje –aunque tenga algún contenido erótico– pasa, sin más. Un ejemplo: "Fulano, ayer estuviste maravilloso, único, eres el mejor en la cama. Por favor, llámame. Te quiere: Fulanita", es absolutamente permitido y se transmite sin restricción alguna.

-

Lo mismo ocurre con alusiones a temas tan comprometedores como la droga. El mensaje: "Necesito tres gramos de truco blanco para la fiesta de hoy", también pasó.

-

NUEVOS Y VETERANOS
-
Coditel empezó sus operaciones en la radiolocalización de personas en 1987. Según su director corporativo, Manuel Cisneros García, en sus inicios encontraron un mercado ávido de ser atendido, sin apenas publicidad, con un público desinformado que veía al pager como un artículo de lujo. Apenas un decenio más tarde, un mercado completamente distinto se ve invadido por compañías recién nacidas pero con un gran respaldo económico, ante el cual firmas más humildes como Coditel deben esforzarse con "imaginación, creatividad y buen servicio al cliente".

-

Alrededor de 180 telefonistas, todas ellas mujeres, laboran en la centralita de Coditel, que con 30,000 abonados –de momento sólo en el área metropolitana de la ciudad de México– recibe un promedio de 2.5 millones de llamadas al mes, unas 80,000 diarias. La voz de la mujer, más suave, y la mayor paciencia a la hora de tratar con usuarios especialmente difíciles hacen que Coditel elija sólo a féminas para desarrollar este trabajo.

-

En contraste, las 640 personas que de momento trabajan para Biper son tanto hombres como mujeres, básicamente jóvenes universitarios que buscan un trabajo de media jornada. Un fuerte entrenamiento de estos muchachos –en el que se incluyen simuladores con supuestos mensajes reales en sus primeros días de capacitación– precede a su incorporación laboral de cuatro u ocho horas, en las cuales reciben bombardeos de hasta 200,000 llamadas diarias en las fechas más solicitadas.

-

El mercado objetivo de esta joven empresa, que se inició hace dos años en el campo de la radiolocalización, es la gran masa de usuarios. Según palabras de Fernando García Rochín, director de Administración y Finanzas de Biper, se dirigen a "esa gente que gana al año menos de $48,000 pesos, es decir, las clases populares". En un país con un bajísimo nivel de penetración de paging con respecto a Estados Unidos o Europa (en México ni siquiera una de cada 100 personas tiene radiolocalizador), las -perspectivas de crecimiento son enormes.

-

Con una extensa red de venta y cobranza –los 500 establecimientos de Elektra en toda la república, aunque ahora sólo usan 381–, el conveniente contrato publicitario con su "prima" Televisión Azteca y una muy buena estructura de telecomunicaciones, el joven gigante tiene todos los boletos para seguir creciendo rapidísimo.

-

"Biper aporta 35% de los nuevos pagers activos en el mercado –asegura Pablo Collado, responsable de Relaciones con Inversionistas de la firma–; en la primera mitad de 1996 teníamos 27,934 usuarios, en 1997 eran 72,081, y estimamos que para fines del próximo año sean ya 220,000 abonados".

-

Uno de los proyectos más novedosos de Biper es el pager de voz, radiolocalizador que no requiere de telefonista, en virtud de que es la voz de quien manda el mensaje la que oye el receptor. "No se canibalizará al resto de pagers –declara Collado–, porque hay gente que no sabe leer y prefiere oír la voz; otros querrán simplemente el texto. Son miles de opciones y habrá millones de mexicanos dispuestos a entrarle a la aventura."

-

Biper, con todas sus ganas de comerse el mundo, contrasta con la veteranía de Alfabip, una de las empresas de radiolocalización más antiguas del mundo (en 1952 nacía en Nueva York la primera empresa de esta índole, seguida un año más tarde por otra en Chicago y en 1954 por Alfabip). Joaquín García Pimentel, su director, se refiere al mercado del paging como un sector muy reñido, "donde se pelea todo el mundo", y en el que su veterana empresa debe enfrentarse a jóvenes con mayores recursos.

-

"Somos la empresa que contesta más rápido –afirma–, pero no podemos afrontar, por su alto costo, los gastos que exige la publicidad televisiva. La ética de los negocios no siempre es la mejor y hay empresas televisivas con intereses en nuestro ámbito donde se pasan el dinero de un bolsillo a otro".

-

Con un costo de $155 pesos mensuales en "puritito cash", Alfabip dice no buscar gente de un nivel "demasiado bajo" y se dirige a una clase media o media alta, profesional, que pague un poco más por el buen servicio que, asegura su director, la empresa ofrece a sus clientes. La labor conjunta con el teléfono celular es otro de los puntos importantes de su servicio de paging, así como el acceso automatizado desde computadora vía Internet.

-

"Con esta última modalidad –apunta– los mensajes son más difíciles de controlar en cuanto a su contenido; si resulta ofensivo para quien lo recibe, ahí ya no podemos hacer nada, debido a que no hay una telefonista que pueda controlar la redacción del mismo".

-

Con el respaldo de 25 años en el mercado, Digitel aparece también como una de las empresas veteranas en los pagers mexicanos. Volcada fundamentalmente en un segmento medio de la población –no en los altos vuelos de Skytel ni en la amplia masa popular de Biper–, Digitel cuenta con 391 operadoras, repartidas en cuatro turnos.

-

La variedad de formas de pago depende del equipo, del tiempo de contratación o de los servicios que se pidan y los precios pueden oscilar entre los $825 y los $3,350 pesos anuales. Sus campos de acción son la capital del país, el Estado de México, Guadalajara y Monterrey.

-

En resumen, la necesidad de comunicación, la rapidez y bajo costo que se consigue con la radiolocalización hacen cada vez más imprescindible a ese diminuto aparato que, portándole en el cinturón, mantiene unido a su usuario con el resto del mundo y sin el cual muchos no podrían trabajar como lo exige su actividad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Con pagers para todos los gustos, con crédito y sin él, para ejecutivos y estudiantes, plomeros y políticos, las compañías siguen ampliando sus redes para que, el día de mañana, si alguien no puede ser localizado es porque (qué mal detalle) quizá ha sido secuestrado.

Ahora ve
Esta empresa quiere hacer realidad el auto volador en el año 2019
No te pierdas
×