Momento de crecer

Cydsa quiere remontar las pérdidas de 2010 y, con una estructura más delgada, pensar en nuevos neg
Verónica García de León

CYDSA (Lugar 275)

-

- Hace 35 años
-
En la década de los 70, Cydsa comienza a cotizar en la Bolsa Mexicana de - Valores y crea Policyd Altamira en Tamaulipas, productora de PVC.

- Para Cydsa, el 28 de octubre de 2010 no se olvida. Ese día, la empresa regiomontana cerró la venta de sus empresas productoras de PVC y tuberías a Mexichem, y adquirió de ésta una planta de cloro y sosa cáustica. No fue el fin sólo de una transacción que se rezagó por dos años hasta lograr la autorización de la Comisión Federal de Competencia, sino de una etapa en la que el grupo se enfocó en vender activos y pagar sus deudas, en lugar de invertir y crecer.

- “El mercado (del PVC) se mueve por jugadores globales, Cydsa no tenía capacidad para competir”, dice Raquel Moscoso, analista de Ixe.

- Cydsa se compactó, hoy factura 3,800 millones de pesos anuales y tiene dos áreas de negocios: la química y la de hilaturas, diferente a 2004 cuando tenía el doble de ventas y cuatro divisiones. “La de ahora es una empresa que ha decidido desincorporar negocios para bajar su deuda y quedarse con los más maduros y básicos”, dice Jorge Farías, director de MGT Consultores, que trabajó en Cydsa hasta 1987.

- Al parecer quedó atrás la época en que la empresa acumulaba pérdidas y la agobiaban sus pasivos. En 2010, su deuda bancaria disminuyó a 82.4 millones de dólares (MDD), 86% en comparación con 2000. Aunque tuvo una caída de 35% en su flujo de operación.

- Tomás González Sada, presidente y director general de Cydsa, lo atribuye a factores externos. “Las circunstancias desfavorables enfrentadas en la mayoría de los mercados atendidos impidieron capitalizar los avances”, dijo en el informe anual 2010. Y cita las causas: caída de 22% en los precios internacionales de la sosa cáustica, producto que tiene mayor participación en sus ventas; el incremento en el costo de los energéticos, y el retraso, por segundo año, en la entrega de certificados de reducción de emisiones (CERS).

- En 2006, con base en la Convención Marco sobre el Cambio Climático, se autorizó la entrega de éstos a Cydsa, por la reducción en la emisión de gases de efecto invernadero de Quimobásicos, su fábrica de gases refrigerantes, por los que ha obtenido hasta 12 MDD en el mercado de bonos de carbono. “El de Cydsa es el proyecto más exitoso en México, ha generado 80% de los certificados de bonos de carbono del país”, dice Gabriel Quadri, consultor en proyectos de energía renovable y de reducción de emisiones. Pero la poca claridad sobre el futuro del Protocolo en 2012, dice, ha causado incertidumbre en el mercado y retraso en algunos proyectos. La falta de venta de CERS redujo las exportaciones de Cydsa 10% y sus ingresos consolidados, que cayeron 1.2% en comparación con 2009.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Ahora, Cydsa piensa en nuevos negocios, como el almacenamiento subterráneo de gas natural.

- Este año, además, modernizará su planta de cloro-sosa cáustica, en Monterrey, y ampliará la capacidad de otra en Coatzacoalcos.

Ahora ve
¿La ciencia puede responder si la homosexualidad tiene razones biológicas?
No te pierdas
×