Muchos quilates

Alberto Quintero empezó de ayudante trabajando oro y ahora tiene 10 locales.

Los inicios de este joyero se remontan a 1969, cuando era auxiliar en un local de la calle de Madero, en el centro histórico capitalino. “Como ayudante duré cinco años que me bastaron para conocer el mercado.”

-

En 1976 se le hizo fácil aventurarse a la comercialización de sus propias piezas, y fracasó: “Me había  asociado con un colega y al principio todo pintaba bien, hasta que se vino la devaluación y con ella mi primera ruina que provocó la disolución de la sociedad”, detalla.

-

Lejos de bajar los brazos emprendió una nueva asociación con otro amigo, que murió al poco tiempo de arrancado el negocio, quedando al frente de la joyería  el propio Quintero. “La primera oficina que tuve estaba en las calles Isabel La Católica y 16 de Septiembre, ahí permanecimos hasta 1985”, narra.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Ya había  sorteado dos devaluaciones –la de 76 y la de 82– y cuando se empezaba a ver la luz al final del túnel llegó el terremoto de 1985 que destruyó los talleres.

Pero después de la tormenta vino la calma. Una sociedad con un grupo de joyeros italianos sirvió de preámbulo para que se independizara en el año 1992 y creara lo que hoy se conoce como Grupo Alpa. “Actualmente contamos con un taller de producción en la colonia Agrícola Oriental y 10 locales en Madero, principalmente en el centro joyero, dándole empleo a 188 trabajadores”, agrega.
Ahora ve
¿El exgobernador Javier Duarte podría quedar en libertad?
No te pierdas
×