México, de moda en Bélgica

-
José Ruiz-Tagle

En el país de la cerveza, aquí en la capital de Europa, se respira un -airecillo mexicano. Y es que Bruselas esconde detrás de su cielo gris -implacable, una gran fascinación por los colores de América Latina.

- A pesar de que la presencia mexicana en esta ciudad es más que reducida –su -cuerpo diplomático y algunos más–, lo cierto es que México está de moda. -Desde hace algunos años la ciudad se ha armado con numerosos restaurantes -dizque mexicanos, en cualquier karaoke que se precie se puede cantar La Bamba -y los adolescentes suspiran desde lo más hondo cuando se habla de México.

- Si a esto le añadimos que en todo antro –de moda o no– se consume -cerveza Corona en cantidades industriales, que desde hace poco más de un -año y medio existe un vuelo directo México-Bruselas y que en menos de cinco -años el precio de un boleto ha pasado de $1,000 a $550 francos, lo pregunta -obligada es: ¿por qué? En City Bird, la compañía aérea encargada de estos -vuelos, tienen una respuesta muy clara y escueta: “Por la ley de la oferta y -la demanda”. Pero, aunque razón no les falta, nace otra duda: ¿Qué -atraviesa la mente de un belga cuando oye hablar de esta nación?

- Están los que creen que México es Acapulco, los que aluden a los grandes -sombreros para referirse al país, los que aseguran que es tan, pero tan barato, -que con $100 francos se puede recorrer de cabo a rabo... Luego, inevitablemente, -están todos aquellos que han oído hablar en mayor o menor medida del conflicto -en Chiapas.

- “México es un país desconocido –afirma Claude Javeau, director del -Centro de Estudios Sociológicos de la Universidad Libre de Bruselas–; lo -conocimos en la época del Mundial de Futbol en 1986 porque a la selección -belga le fue muy bien. Lo poquito que se sabe de él es por el cine, por María -Félix o por las novelas de Graham Green. Últimamente hemos oído hablar un -poco más de él porque expulsaron a un par de belgas de Chiapas, pero ni -siquiera los medios de comunicación han sido capaces de explicar bien lo -ocurrido...”.

- La verdad es que para un belga medio todos los naturales de América Latina -vienen a ser lo mismo. Un peruano y un uruguayo, un argentino y un mexicano... -Son muy pocos los países de ese lado del mundo que han interesado a los medios -de comunicación del norte de Europa. Los intereses belgas, no es un secreto, -siempre han estado centrados en sus colonias africanas.

- Pero todo esto no hace más que acabar de enredarnos. ¿Por qué México? -¿Por qué la cerveza Corona en el país de la bière? “Se trata -de una búsqueda de exotismo.–afirma Javeau–. La Corona se bebe de -manera diferente a las demás cervezas, se añade limón, viene de lejos. Tiene -la ventaja de que se puede tomar en el trabajo, por ejemplo, porque a diferencia -de las cervezas belgas, se digiere muy fácilmente y no emborracha. Se puede -tomar casi como un refresco. Con esto y una buena dosis de mercadotecnia, el -producto tenía su éxito asegurado.”

- Además, Bélgica es un país acostumbrado desde su nacimiento, en 1830, a -las diferencias culturales. En su seno conviven francófonos y flamencos, -cercanos en geografía pero distintos en costumbres. La posterior creación de -la Unión Europea convirtió Bruselas en un tutti-frutti de -nacionalidades, idiomas y hábitos. Cada país posee una embajada ante Bélgica -y otra ante Europa y todas se encuentran en la misma ciudad... y muchos fueron -los italianos, españoles y árabes que desde muy temprano buscaron asilo en -este frío país del norte.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Todo esto implica una gran diversidad de productos en tiendas y -supermercados, así como una predisposición para recibir lo proveniente de -fuera. Por eso se bebe Corona y se come picante sin que esto plantee -mayor problema. Lo demás viene solo: en Bélgica llueve todo el año y en -México no; mal que bien todo el mundo ha oído hablar del Imperio Azteca y de -su imponente arquitectura; cuando llega el verano se antoja la playa... y los -“enmascarados” de Chiapas encienden la imaginación de quienes oyen hablar -de ellos.

- Lo que no está tan claro es quién tiene más simpatizantes: la cerveza Corona -o el Subcomandante Marcos.

Ahora ve
¿Donald Trump estaba dispuesto a mandar a la cárcel a periodistas?
No te pierdas
×