México se defiende

-
Héctor Chávez

Después del susto de fin de año que presagiaba una recesión en Estados Unidos, la información reciente indica que lo peor ha quedado atrás. A pesar de que los mercados bursátiles siguen presentando volatilidad, los datos de producción de automóviles y de casas, así como los indicadores de confianza de los consumidores, mostraron repuntes graduales en enero, febrero y marzo, augurando un mejor desempeño de la economía estadounidense durante el segundo semestre del año.

- - No quiere decir que los riesgos hayan desaparecido. La conducción de la política monetaria de la FED es un proceso continuo que requiere de constantes decisiones si se desea lograr el "aterrizaje suave".

- - Para sorpresa de muchos, la desaceleración en Estados Unidos ha tenido un impacto moderado en la economía mexicana. Aunque es probable que el efecto venga con un poco de rezago y que el mayor impacto se observe en el segundo trimestre. Los indicadores de enero y febrero ya reflejan cierta debilidad; sin embargo se concentra en el sector manufacturero ligado a las exportaciones, mientras que el de servicios todavía no muestra agotamiento.

- - Existe evidencia de que el sector maquilador, a pesar de la alta competitividad que mantiene, es la industria que se ha visto más afectada. Si bien todo parece indicar que la actividad económica seguirá desacelerándose durante el segundo trimestre, las buenas noticias son que la recuperación será rápida en el siguiente semestre y que el crecimiento anual superará el 3.0%.

- - A pesar de la baja de velocidad económica que venimos experimentando, México ha tenido un desempeño sobresaliente, comparado con países cercanos: Estados Unidos sólo crecerá un punto porcentual en el primer semestre de 2001, mientras que Argentina enfrenta una crisis política que traerá por consecuencia un menor ritmo de crecimiento que también afectará a Brasil, su principal socio comercial.

- - Dentro de esta coyuntura México se ha convertido en una opción "segura" de inversión. Los elementos de fortaleza en los que se trabajó arduamente con el fin de romper el ciclo de crisis sexenales han servido para apuntalar la economía ante el desfavorable entorno. El bajo nivel de endeudamiento externo, el alto nivel de reservas, la flexibilidad del tipo de cambio y la política monetaria restrictiva, entre otros, son elementos de política económica que han redundado en estabilidad para la economía nacional. Los sólidos fundamentos también han permitido que los réditos hayan mantenido una tendencia de baja y que el tipo de cambio se haya fortalecido.

- - – El autor es Director de Análisis Económico en Banco Santander Mexicano

-

Newsletter
Ahora ve
Un recorrido por los ataques terroristas en los últimos años en Europa
No te pierdas