México - Unión Europea <br>Sólo bueno

Hasta el momento, lo único concreto en torno al acuerdo de libre comercio entre México y la Unión

Aun cuando México y la Unión Europea cobijan intereses comunes para lograr el ya tan mencionado acuerdo comercial, todavía no logran concretar la agenda definitiva que servirá de base a las negociaciones.

-

Héctor Tello, presidente de Eurocam (organismo que agrupa a las cámaras de comercio e industria europeas que operan en México), sostiene que las circunstancias que vive el país, donde la mayoría de las empresas están dedicadas a producir y vender a los mercados de Estados Unidos y Canadá, le han impedido darse el tiempo suficiente para aquilatar la importancia de una negociación con las 15 naciones miembros de la Unión Europea (UE).

-

Por otra parte, en los trabajos previos a la negociación, el gobierno ha debido superar una serie de obstáculos, en su mayoría ajenos a sus propias decisiones. Por ejemplo, cambios de administración en diversos países europeos, problemas en las economías de algunos de ellos, a lo que se agrega que durante un tiempo la UE debió discutir asuntos inherentes a su propia organización.

-

¿Cuándo llegará ese cuando
-
Mientras el embajador de la Delegación de la Comunidad Europea en México, Jacques Lecomte manifiesta que en octubre próximo se iniciarán las negociaciones, el representante de los Países Bajos, Paul Lagednijk, refuerza que la UE, bajo la presidencia de Irlanda, impulsará especialmente el acuerdo. Cabe recordar que esta nación —en la presidencia de la UE durante el segundo semestre de este año— no cuenta con representación en México y es reemplazada por los Países Bajos.

-

Hasta el momento, sólo existe —por parte del Consejo de Ministros de la UE— un acuerdo de aceptación de que exista un tratado. El documento preliminar sobre lo que se incluirá en su negociación formal aún se está estructurando. El secretario de Comercio y Fomento Industrial, Herminio Blanco, ha señalado que el gobierno mexicano elabora también un documento y que hasta ahora no se ha planteado a la contraparte ningún aspecto que pretenda dejarse al margen del acuerdo. Asimismo, tampoco ha habido una comunicación directa con la iniciativa privada para coordinar la posición mexicana.

-

En definitiva, sólo se ha hablado de liberación recíproca y gradual, congruente con el artículo 24 de la Organización Mundial de Comercio, aclaró en su oportunidad el titular de Secofi.

-

Tello opina que debería aceptarse una negociación por etapas y por ramas industriales. “Así lograríamos impedir un impacto como el que hemos tenido con el TLC, que puede ser mortal o muy importante para la industria nacional”.

-

Añade que los europeos no tienen de qué preocuparse porque no existen -empresas mexicanas que lleguen a desplazar a sus industrias, “salvo la honrosa -excepción de ciertas plantas cementeras”.

-

Por su lado, Lecomte continúa insistiendo en la importancia del convenio, tanto para mejorar el intercambio comercial, como para eliminar barreras arancelarias y sobre todo para buscar una sólida relación de negocios, con inversiones en empresas industriales y -comerciales.

-

Pero, en todo caso, este último afán al parecer sólo beneficiará a los europeos: tanto el diplomático como Tello coinciden en que será muy difícil que puedan incrementarse las inversiones mexicanas en los países de la UE. “Si se produce, será por la capacidad financiera de las propias empresas nacionales y son muy pocas las que pueden considerar un proyecto de inversión como el que, por ejemplo, realiza actualmente Cemex, y con resultados favorables”, señala el presidente de Eurocam.

-

Agrega que en cambio será más fácil comerciar con el conglomerado y que también se puede esperar que dichos países inviertan en México. “Hay que ser realistas.” -Lecomte exhibe un dejo de optimismo: “Así como hay capital mexicano en Cuba y en Estados Unidos, es factible canalizarlo hacia Europa; todo depende del esfuerzo que se haga, del conocimiento que se tenga del -mercado”.

-

Por ahora se consideran más viables el incremento -comercial, el intercambio tecnológico y el fortalecimiento de la cooperación en diversos sectores, “porque los mecanismos casi ya están dados con la relación bilateral que México ha sostenido con cada uno de los países miembros de la UE”.

-

Negociación más fina
-
Tanto para los diplomáticos europeos como para los empresarios nacionales, la negociación no será más difícil que la del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pero sí más fina, por la diversidad de temas y sectores produc­tivos que deberá abordar, y porque los europeos tienen más intereses que proteger.

-

Ya en un sentido más específico y aun cuando todavía no se ha concretado la agenda negociadora, los empresarios agrupados en la -Eurocam creen que los temas más importantes y de más delicada negociación serán las reglas de origen, el movimiento de profesionales y la inversión extranjera.

-

Tello manifiesta que a México le conviene más negociar por temas porque así podrán definirse mejor los tiempos y montos de desgravación, así -como las condiciones para el intercambio comercial.

-

En el caso concreto de la Ley de Protección a la Inversión Extranjera, a los europeos les interesa sobremanera que México defina su posición. Hasta el momento hay negociaciones bilaterales estancadas o en proceso entre este país y alguna nación europea, y no se ha decidido si aceptará o no las reglas de la OCDE -para proteger al capital extranjero. “Es bueno que México aclare pronto todo esto, para que no se presenten -dificultades al momento de negociar”, apunta Tello.

-

Mientras tanto, los 2,200 empresarios afiliados a -Eurocam, según expresa su dirigente, reforzarán sus actividades de apoyo al acuerdo que presu­mi­blemen­te comenzará a -negociarse en octubre próximo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Señala que firmas como Bayer, Volkswagen, Shell, Glaxo e ICI, por nombrar sólo algunas, tienen años de operar en -México y por lo tanto pueden informar con autoridad a sus colegas europeos y a los miembros de sus -respectivos gobiernos cómo hacer las cosas en esta nación. Por su parte, los -empresarios mexicanos que exportan o negocian con países europeos pueden hacer lo propio, sugiriendo a las autoridades gubernamentales la mejor forma de llevar a buen destino lo que hasta el cierre de esta edición no eran más que ríos de tinta en la prensa nacional.

Ahora ve
Trump quiere un muro con paneles solares en la frontera con México
No te pierdas
ç
×