Negocio con alas

La empresa de los Vargas inició con una cafetería en un antiguo avión; hoy tiene 10 marcas y 67 e
Lolbé Corona

Cuatro décadas atrás, la aviación comercial empezaba a consolidarse, por lo que viajar en aeronave no era una experiencia común entre la población mexicana. La familia Vargas tuvo la idea de convertir un antiguo dc 3 de hélice en cafetería y situarlo en la zona del aeropuerto capitalino. Así, en diciembre de 1966, con siete empleados y sólo 30 asientos, nació el primer restaurante Wings.

-

“A finales de los 60 era una novedad ofrecer servicio de cafetería dentro de un avión. Que el público pudiese tener esa vivencia resultó un éxito comercial, por lo cual se concibió la idea de crear una cadena”, cuenta Guy Lassauzet, director general de Corporación Mexicana de Restaurantes (CMR).

-

Su primer paso fue levantar unidades Wings en la ciudad de México y, conforme fue pasando el tiempo, aumentar su presencia en otras ciudades, además de crear una filial –un bar– conocida como El Barón Rojo.

-

A decir del directivo, abrirse espacio en el sector de cafeterías no era fácil, dada la presencia de fuertes competidores, por lo que para completar su oferta decidieron diversificarse con restaurantes especializados o de platillos más elaborados. De esta manera nacieron Los Almendros y Fonda Santa Clara, en la categoría de restaurantes  mexicanos, y El Lago, Le Meridien, La Truffette y El Café del Bosque, en el sector de establecimientos de alto nivel.

-

En 1997 CMR comenzó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores y en 1998 decidió probar en el ramo de restaurantes casuales, para lo cual compró los derechos de explotación de Chili’s a Brinker International, corporativo que factura cerca de $3,000 millones de dólares anuales.

-

En un principio, la nueva adquisición sólo iba a tener presencia en el norte de la república, con cuatro unidades; sin embargo, resultó un acierto comercial y en menos de un lustro la marca se ha extendido a varias ciudades del país con una oferta de 15 establecimientos.

-

CRM también adquirió del mismo consorcio multinacional los derechos de Romano’s Macarroni Grill, con lo que enriqueció el portafolios del negocio que suma ya una decena de marcas.

-

No obstante, no todo ha sido éxito para la corporación. En 2001 cerró Little Caesars, su joven intento por entrar al mercado de comida rápida de entrega a domicilio. Además, debido a la deceleración económica y a la entrada en vigor del impuesto suntuario, se mermó su crecimiento en ventas: aunque hace dos años llegaron a facturar $1,024 millones pesos, las cifras de 2002 se colocaron por debajo de esa suma.

-

A decir del entrevistado, la tempestad aparentemente ha pasado y “aunque la gente no tiene dinero para ir diariamente, los días de fiestas los tenemos a tope, lo cual es muy alentador”.

-

En la actualidad, CMR recibe cerca de 11.2 millones de personas al año en sus 10 firmas.

-

“Nuestra vocación está muy clara. No servimos ensambles de comida, en nuestros restaurantes hay chefs, hay recetas y una cartera de opciones gastronómicas que se adaptan al pulso de la clientela”, declara el ejecutivo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

De ese primer Wings del aeropuerto, con el que se materializó el negocio, sólo queda la hélice y la cabina del antiguo dc 3, que han sido donadas al Papalote Museo del Niño. La CMR tiene hoy más de 4,500 empleados y 6,000 asientos.

Ahora ve
Jesús Campos relata su encuentro con Stephen Paddock, el pistolero de Las Vegas
No te pierdas
×