Negocios... (y sexo)

-
Julieta Maldonado

Se dice que en el competido mundo de los negocios, a veces se vale todo... incluso, algunos piensan, hasta la complicidad de bellas mujeres que inclinen la balanza a favor. Ellas suelen ser buenas aliadas para que un congreso o convención sean todo un éxito, al balancear las sesudas reuniones de trabajo con ratos apacibles de convivencia y descanso.

-

Según informes, se les contrata a través de agencias de “edecanes especializadas”, mismas que por medio del correo envían a las empresas catálogos o videos, tarifas adjuntas y un listado con sus capacidades de negociación. Su publicidad suele rezar: “Grata compañía de guapas edecanes. Absoluta -confidencialidad. Aceptamos todas las tarjetas”.

-

Estas ejecutivas de la sexualidad–seguras, esbeltas, ligeramente bronceadas– suelen poseer sonrisas que suavizan al más duro firmante de contratos. Operan por honorarios que van de los $1,000 a $2,000 pesos por sesión (si son monolingües), y de $3,000 a $5,000 cuando también se hacen entender en otros idiomas.

-

Algunos usuarios comentan que a través de estas agencias pueden, incluso, contratarse actrices conocidas (algunas muy conocidas), cuyos honorarios oscilan entre $7,000 y $25,000 pesos.

-

En caso de que se desee organizar una reunión con potenciales socios, también se puede contratar a grupos de estas “pseudo edecanes”, quienes acuden hasta la misma oficina (o donde se tenga a bien disponer). La promesa es que ellas llegarán, en cuestión de minutos, a la sala del Consejo, donde prepararán con destreza –si viene al caso– alguna bebida espirituosa. De entre las estadísticas, los estados financieros, la estrategia de competencia y otros solemnes asuntos, ellas procuran, persuasivas, que el evento se con-vierta en algo más que una fiesta convencional.

-

Esta práctica se ha adaptado al actual ritmo de los negocios, sorprendiendo por su versatilidad, soluciones y propuestas. Por ejemplo, algunas de estas negociaciones ofrecen un catálogo mensual acompañando a la suscripción. La elección de la acompañante es, dice un conocedor, una difícil pero grata tarea; siempre se puede, para cada ocasión, solicitar un diferente comité de anfitrionas que generen una experiencia distinta, misma que a su vez se puede solventar con cheques de viajero y, en algunos casos, con sólo firmar un -voucher.

-

Muchos negociantes (expertos anfitriones de colegas extranjeros) dicen que este tipo de servicios también son proporcionados en clubes privados de lujo, cuya membresía da derecho a:

-

    -
  • Momentos relajantes con base en masaje antiestrés, proporcionados por amable personal. La tina romana, con ninfa incluida, suele ser un recurso para distensionar los fatigados músculos.
  • -

  • Manos delicadas para aplicar tratamientos de hidratación de la piel, - manicure y corte de cabello.
  • -

  • Junto con la grata compañía, hay viandas y bebidas de primera calidad, tanto para el miembro del club como para invitados especiales.
  • -

  • El club se ciñe a los complicados horarios de los hombres de negocios.
  • -

-

También para el viajero existen soluciones móviles. El gerente de una compañía acreditada en estos menesteres cita algunas de ellas:

-

Si el trayecto es nacional y se prefiere aprovechar el tiempo revisando cifras sobre dividendos y ganancias, es posible concertar una cita, en el paradero más cercano al aeropuerto del destino, solicitándole a la profesional especializada traer su traje de baño, para, por ejemplo, “trabajar junto a la piscina”.

-

Cuando el viaje es al extranjero, se programa la compañía de una “dama” por días, es decir, “por -paquete”.

-

En caso de que se deban realizar varias excursiones cortas al mes, se calendariza un itinerario con la joven experta. Sus servicios se concertan, así como cambios y cancelaciones, a través de la agencia.

-

Hay quién cree que estas “sexoservidoras ejecutivas” no son más que una peculiar (y, a veces, no del todo legal) modalidad contemporánea. Como sea parece que la mayoría de los ejecutivos aún prefiere seguir usando métodos ortodoxos –como invitar a comer o cenar– cuando se trata de agasajar a sus invitados especiales.

Ahora ve
Así es como Donald Trump puso en aprietos al gobernador de Puerto Rico
No te pierdas
×