No deje de moverse

-

Desde 1995 estaba descrito pero fue hasta hace unos meses que la muerte de Emma Christofferson alertó a la opinión pública sobre el peligro que pueden conllevar los vuelos de larga distancia. Procedente de Australia, murió a su llegada de una embolia pulmonar que los médicos atribuyeron al comúnmente conocido Síndrome de la clase turista.

-

La inmovilidad prolongada en un asiento angosto es, al parecer, la causa principal que lo desencadena. La postura de las piernas frena el flujo de las venas y propicia la formación de coágulos. Cuando el pasajero comienza a moverse, éstos se desprenden al torrente sanguíneo y ocasionan la embolia pulmonar y, en la mayoría de los casos, la muerte.

-

Sin embargo, se puede evitar con sólo mover las piernas de vez en cuando durante el vuelo. Los músculos de las pantorrillas, al tensarse, comprimen las venas internas y contribuyen al retorno venoso. En este sentido, los médicos insisten en diferenciar este síndrome con cualquier patología de las venas superficiales, como las flebitis o las várices.

-

Algunas compañías aéreas ya incluyen folletos con medidas preventivas. Hay varios procesos judiciales en marcha con reclamaciones millonarias, entre otros, el del viudo de Emma.

-

Ahora ve
No te pierdas