No te quedes con el antojo

-

Ir a Monterrey y no comer cabrito es como visitar Guadalajara y no probar la birria. He aquí un buen consejo: el platillo original de la sultana del norte se puede conseguir, envasado al alto vacío y listo para servirse, en el aeropuerto de la capital regiomontana. De modo que si no pudiste ir a El Rey del Cabrito o no quieres llegar a casa con las manos vacías, El Gran Pastor te saca del apuro. El establecimiento vende órdenes, desde el animal entero (ocho porciones) a dos medidas, ya sea de riñonada, pierna, paleta o pecho. Sólo con abrirlo y calentarlo cuatro minutos en el microondas está listo, pues ya fue preparado como dios manda en el restaurante. Ahora que si quieres ponerle más sabor y ambiente, prepara una parrilla con carbón de mezquite y pon el cabrito a calentar unos 10 minutos, no más. Con un guacamole picosito, tortillas de harina de trigo y una cerveza bien fría vas a querer gritar: ¡arriba el norti!

Ahora ve
Cofundador de Twitter lamenta el impulso que le dio la red social a Donald Trump
No te pierdas
×