Noticias desde la necia báscula

-
Javier Martínez Staines

¿Es uno más de los que sufren un abominable sentimiento de culpa cada vez -que se lleva un taco, una torta o un tamal a la boca? Le tenemos dos noticias: -una buena y una mala.

- Primero la mala: si su vida es exquisitamente sedentaria y sus hábitos -alimenticios incluyen una dieta rica en grasas, su vientre seguirá -desarrollándose al mismo ritmo en que se deteriora su salud. No hay secretos: -la obesidad se debe fundamentalmente al desbalance entre el ingreso y el gasto -de energía. Todo exceso de energía (calorías) consumida se almacena en el -cuerpo como grasa. Sin actividad física, parece no haber remedio.

- Ahora la buena: para eliminar esos kilos de más, ya existe un remedio inocuo -para la salud. Xenical (medicamento elaborado con una sustancia base -conocida como orlistat), lanzado por Hoffman-La Roche el 30 de agosto pasado -durante el Congreso Internacional sobre Obesidad celebrado en París, es el -primer inhibidor de lípidos que actúa sólo en el aparato digestivo.

- A diferencia de la mayor parte de los remedios contra la obesidad, que -actúan en el sistema nervioso (como inhibidores del apetito, por ejemplo), este -producto trabaja como un “bloqueador de grasas”, al estimular al aparato -digestivo a procesar y eliminar alrededor del 30% del consumo diario de grasas. -Tras largos años de estudio se ha comprobado que el orlistat, en combinación -con una dieta hipocalórica (lástima, devoradores), produce una significativa -pérdida de peso después de un año de tratamiento en pacientes obesos. Y, lo -más importante: la reducción de riesgos de enfermedades cardiovasculares va en -proporción directa con la magnitud de los kilos perdidos con esta sustancia. -Pero no se alborote: el medicamento sólo será vendido (hacia fines de este -mes) con estricta receta médica. Y, tal como señala Mario Foz Sala, médico -español especialista en obesidad, “no existen las píldoras mágicas. Sería -inmoral siquiera proponerlo”.

- En efecto, el asunto de la obesidad es bastante complejo. De donde hay que -partir es de reconocer que se trata de una enfermedad cuya causa es -multifactorial, pero que a fin de cuentas se traduce en males como -hipertensión, cálculos renales, apnea, osteoporosis, diabetes tipo 2, -arteroesclerosis y enfermedades coronarias. John Foreyt, investigador del -Nutrition Research Clinic del Baylor College of Medicine de Houston, asegura que -la obesidad es ya “el problema de salud número uno a escala mundial, y tiende -a crecer de manera importante”.

- - COMER MÁS, MOVERSE MENOS
-
-
El estilo de vida occidental de fin de siglo parece ser el camino más -rápido para reventar las básculas. Un rasgo inequívoco del actual modus -vivendi es que la gente se mueve menos y come más. Y para aquellos ingenuos -que aún creen que una mente activa consume energía, oh decepción: el trabajo -intelectual quema el mismo número de calorías que tirarse en un sofá a ver -televisión, o sea, cero.

- Los hábitos alimenticios de la era tecnológica, muy orientados al fast -food y al junk food (que para los expertos son sinónimos), son el -principal problema. Estados Unidos, el país desarrollado con mayor porcentaje -de población obesa (22%), es el ejemplo preferido por nutriólogos, -endocrinólogos e investigadores. Foreyt lo pone en palabras muy simples: “7% -de los estadounidenses come en McDonald’s todos los días. ¿Ahora se entiende -por qué más de la quinta parte de la población de ese país tiene problemas -de obesidad?” Sobra decir que una típica comida de hamburguesa, refresco y -papas tiene un contenido calórico excesivo en grasas.

- Jaap Seidell, nutriólogo del Instituto Nacional de Salud Pública de -Holanda, coincide en que la tendencia mundial hacia la obesidad “es alarmante”, -por lo que se hace urgentísima una bien difundida cultura masiva de nutrición -y “una mayor responsabilidad por parte de la industria alimentaria”. Pero -añade: “¿Qué se puede hacer contra el presupuesto publicitario de McDonald’s -y Burger King, que es de $2,600 millones de dólares al año?”

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- El otro lado de la moneda es la healthy trend, que gana cada día más -adeptos, y que fundamentalmente se distingue por una dieta rica en fibras y -vegetales. Hoy día, los anaqueles de los supermercados han sido invadidos por -productos light y low fat, que inducen al consumidor a comer -libres de incómodos sentimientos de culpa. Porque las grasas, en efecto, son -las principales fuentes de energía y las más difíciles de metabolizar. No -obstante, mucha gente, al grito de “bajo en grasas”, se empaca un litro de -helado, una caja de galletas o un emparedado de cuatro pisos, olvidando que los -carbohidratos y las proteínas también contribuyen a la enemistad con la -báscula.

- La realidad es que, más allá del maravilloso Xenical, la única -manera de mantener el cuerpo libre de “lonjas”, es realizar actividades -físicas y adquirir el hábito de una dieta equilibrada. Ni modo. Porque sólo -hay una verdad absoluta en esta historia: mientras más grasa contenga su -cuerpo, menos años de vida le restan. Así de simple es la fórmula.

Ahora ve
Veolia busca convertir la basura de la CDMX en energía eléctrica para el Metro
No te pierdas
×