Oficina a larga distancia

-
Ana Patricia Ortiz

Para todos aquellos profesionistas a los que la crisis dejó sin empleo (o que quizá todavía deban enfrentar un posible recorte de personal), el teletrabajo podría convertirse en una atractiva opción de autoempleo.

-

Llamado también SoHo (Small Office, Home Office), oficina en casa o telecomputer, el teletrabajo es una tendencia que surge en Estados Unidos a finales de los años 80. Los consultores y empresarios son los primeros que trabajan desde sus casas, conectándose a sus empresas por medio de la computadora personal (PC) y de novedosos sistemas de telecomunicación (fax, módem, red remota, teléfonos celulares). Poco después, algunos altos ejecutivos se suman a esta corriente de trabajo y abandonan los edificios, aunque sin dejar de formar parte de la organización estratégica de sus empresas.

-

Actualmente, cada vez son más las personas que ofrecen sus servicios desde su casa y entre ellas ya no sólo pueden contarse altos ejecutivos sino muchos profesionistas. Abogados, contadores, administradores, publicistas, diseñadores, analistas, etcétera, tienen que adaptarse a las constantes reducciones de espacio en las empresas debido a los enormes costos que el espacio corporativo representa.

-

En la ciudad de México, el costo mensual promedio de una oficina es de N$3,000 nuevos pesos por metro cuadrado. Ello incluye: energía eléctrica, teléfono, equipo (fax, módem, PC, etcétera), mobiliario y mantenimiento. El teletrabajo ofrece a las empresas reducir sus costos al contratar los servicios de terceros sin perder el control sobre ellos y al no tener que darle a cada uno de sus empleados un lugar físico.

-

Además, pueden contarse otras ventajas, como aprovechar mejor el tiempo (se evita el traslado a la oficina, los controles para el cumplimiento de un horario fijo, etcétera). Además, es posible trabajar fuera de las grandes ciudades, sin perder las oportunidades laborales que ofrecen.

-

Por su parte, las empresas pueden contratar a expertos en cualquier lugar del mundo y tener contacto permanente con la gente que han capacitado y que por alguna razón no puede asistir a la oficina (mujeres con hijos lactantes o personas en cuarentena 0 impedidas físicamente).

-

Sin embargo, ciertas prestaciones se reducen significativamente. El derecho al Seguro Social, la antigüedad y la jubilación son factores que dejan de contar a favor del empleado y tampoco la empresa está obligada a respetarlos. Y al trabajar por proyecto, el contacto social en la oficina evidentemente desaparece.

-

Con esta nueva tendencia laboral se abren posibilidades de negocio prometedoras tanto para los fabricantes de PCs como para las empresas dedicadas a la telecomunicación. Aunque este mercado es incipiente en el país, empresas como AT&T ya anuncian el lanzamiento de nuevos productos. Por ejemplo, el sistema AT&T Partner, en su versión Básico Atlas, puede enlazar a una computadora personal con otros equipos de oficina (fax, contestadoras, teléfonos unilíneas, lectores de tarjetas de crédito), sin la necesidad de tener líneas adicionales.

-

El Partner funciona gracias a una tarjeta que se coloca dentro de la PC y a un software que es compatible con ambiente Windows. Partner es capaz de unir entre dos y cuatro líneas telefónicas y de seis a 12 extensiones. Con el programa Pasaje Way, incluido en este sistema, se pueden recibir llamadas telefónicas, seleccionarlas, registrarlas y transferir a la pantalla información adicional sobre quién se encuentra al otro lado de la línea. Es posible saber quién y de dónde llama antes de contestar; tiene integrada una agenda, envía recordatorios y alarmas y puede marcar números automáticamente.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Este producto, con un costo de $300 dólares, lo ofrece la división Global Business Comunication System (GBCS) de AT&T. Aunque la firma pasará por un proceso de reestructuración estratégica a partir del primer día de 1997, se creará una nueva compañía que continuará desarrollando sistemas de telecomunicaciones y que le dará mantenimiento a lo fabricado por GBCS. Aunque todo indica que los empleos de cuello blanco cambiarán significativamente en los próximos años, antes de que cualquiera de estos avances llegue a México hará falta, primero, que se digitalice la red telefónica. De nada habrá servido mudar la oficina a la casa si la velocidad de transmisión de datos en las líneas de Telmex es tan lenta como la que se experimenta, durante las horas pico, en el periférico capitalino.

Ahora ve
Emilio Estefan comparte la receta del mejor mojito de Miami
No te pierdas
×