Ostras para el Año Nuevo

-

La combinación entre ostras y champaña –aseguran algunos– es todo un clásico. Sobre todo cuando se celebran acontecimientos en los que el glamour es un ingrediente importante. Los franceses consumen anualmente alrededor de 2,000 millones de estos viscosos bocados de gourmet, principalmente en las festividades navideñas y en el Año Nuevo. Por ello, los comercios se prepararon para la venta más extraordinaria de ostras, que de seguro constituirán un platillo obligado en el menú de bienvenida al 2000.

-

Ya que a algunos consumidores no les place del todo la combinación de este delicado bocado con una copa de champaña, los expertos aseguran que el vino blanco seco es también un acompañante perfecto que, por añadidura, resulta más barato.

-

Para los fanáticos de la combinación, las noticias médicas reafirman sus gustos. Se dice que las ostras no sólo son ricas en hierro, cobre, zinc y manganeso, también proporcionan al organismo calcio, potasio, sodio y fósforo. Además, recientemente se ha descubierto que a las riquezas minerales de este pequeño animalito hay que sumar el ácido conocido como Omega 3 –que ya se adiciona en algunas leches y huevos–, un ayudante de primera para reducir los niveles de colesterol en el organismo.

-

Todo esto viene a enaltecer aún más la reputación de las ostras, de legendarias propiedades afrodisiacas nunca comprobadas… Aunque no hace mucho que un grupo de científicos ha aventurado la teoría de que su composición química parece dilatar los vasos sanguíneos, causando un relajamiento favorable a la sensualidad.

-

Las noticias son buenas para quien guste de este viscoso bocado con aires de aristócrata. Entonces, qué mejor manera de empezar un nuevo año que cenándose una docena de moluscos adecuadamente sazonados para recibir el 2000 en el mejor de los moods.

Newsletter
Ahora ve
Los pits en la Fórmula 1, tan importantes como el piloto
No te pierdas