Otro papel

De cara a la crisis, el consorcio regiomontano adquirió Celulosa y Papel Ponderosa en busca de la i
Alba Leal

Con la adquisición de Celulosa y Papel Ponderosa (Celpapo), empresa que perteneció a Grupo Chihuahua hasta noviembre de 1994, Copamex se prepara para hacer de 1995 el año de la consolidación vertical, lo que le permitiría, si todo marcha bien, ganar puntos en su carrera hacia la conquista del primer lugar en el ramo papelero, posición que disputa nada menos que a Kimberly Clark.

- Juan Bosco Maldonado, presidente ejecutivo del consorcio regiomontano, explica que la compra de Celpapo se concretó después de cuatro meses de charlas. "Sabíamos que seria una negociación difícil, dados los problemas financieros de Ponderosa Industrial", apunta. No obstante, el contrato se firmó en condiciones que él califica como "buenas para ambas partes".

- En un principio, la intención de Maldonado era adquirir la totalidad de Ponderosa, pero, Eloy S. Vallina, presidente del grupo chihuahuense, decidió dividirlo cuando recibió otras ofertas. Así, Pulsar Internacional, comandada por otro regiomontano -Alfonso Romo Garza-, se quedó con la mayor (y mejor) parte: la división de empaques. A Copamex, ni duda cabe, le tocó bailar con la más fea: las plantas de papel y celulosa de Celpapo llevaban más de un año paradas, con los consiguientes problemas financieros.

- Pero Maldonado lo ve como reto. Y el desafío es mayúsculo: la operación representó una inversión de N$283 millones de nuevos pesos y el empresario neoleonés habla de N$140 millones adicionales para dotar a las plantas de capital de trabajo. Ni hablar; es el precio de la integración vertical.

- Por lo pronto, desde fines de enero, Copamex comenzó a hacer las primeras pruebas de producción en la fábrica de papel y todo estaba programado para que, en este mismo marzo, entrara en marcha la planta de celulosa, que tiene capacidad para producir 140,000 toneladas anuales. De éstas, 100,000 se destinarían a la propia papelera de Celpapo y el resto a las plantas de Copamex.

- ¿Habrá negocio?
Celpapo detuvo su producción a fines de 1993, a raíz del desplome del precio de sus productos desde 1989. Simplemente llegó un momento en que la operación ya no era costeable.

- Sin embargo, Maldonado tiene confianza en que las aguas recuperen pronto su nivel y sus empresas adquieran mayores ventajas competitivas. Su optimismo tiene fundamento: las papeleras de Copamex podrán disponer de fibra más barata, justo cuando el precio de la celulosa continúa una tendencia alcista.

- Así, pese a la problemática financiera de Celpapo, la compra es un avance significativo de la firma regiomontana hacia la consolidación, añora que el Tratado de Libre Comercio (TLC) y muestra el rostro agresivo de la competencia externa. Maldonado no parece preocupado: "Nos hemos preparado desde que México entró al GATT. La globalización no nos ha tornado por sorpresa.

- Después de años de trabajo en la eficientización de procesos, Maldonado asegura que, hoy por hoy, cuenta con "el mejor papel blanco y el mejor papel kraft de México". Admite que los papeles importados son más baratos que los suyos, pero incluso así dice mantener el liderazgo en ventas de papel blanco, con una producción anual de 239,000 toneladas, que se traduce e 66.2% de participación en el mercado nacional.

- Copamex, que tuvo su origen en un fábrica de bolsas de papel nacida e 1928, ha estado concentrada en satisfacer la demanda nacional. "No hemos manejado las exportaciones como deberiamos, pero ya hay un plan para atender un poco más otros mercados", expresa el ejecutivo. Actualmente son proveedores de papel de Estados Unidos y Cuba (ironías de la vida), y su intención es incursionar también en la venta de saco de papel a la Unión Americana, Centro Sudamérica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Por supuesto, quedan todavía muchas cosas por hacer. Para tener un mayor control de la calidad de la materia prima desde su origen, Copamex contribuirá a reforestar con pino las zonas de transición: los bosques de la sierra de Chihuahua. No se trata de una concesión explica Maldonado, sino de un convenio con los ejidatarios para asegurar el abasto que requiere la planta de celulosa. Al mismo tiempo, la empresa aprovechará el encino, pues la fibra corta de esta madera es útil para la producción de papeles blancos que no requieren alta resistencia.

- Las empresas de la familia Maldonado producen 435,000 toneladas anuales de papel en todas sus variedades, lo que la ubica muy cerca de Kimberly Clark, su principal competidor. El objetivo, y a corto plazo, es aprovechar al máximo la nuevas plantas del grupo para ubicarse en el primer sitio. Ciertamente, habrá que conocer la respuesta de la propia Kimberly Clark y de los demás competidores.

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×