Para colmo, la violencia

-

Decir que muchas cosas andan mal en México no es noticia. Tampoco que las autoridades traten de minimizar los problemas y hasta jueguen a “las escondidas”. Lo cierto es que hemos llegado a un momento en que, digan lo que digan los funcionarios públicos, la sociedad civil se enfrenta a una realidad sombría, y no hay en el horizonte caminos que puedan conducir a un pronto remedio.

-

En contraste con la imagen que el mundo tenía de México hace unos años, hoy el país es reiterado protagonista de tristes noticias. A principios de noviembre, por ejemplo, las cadenas de televisión del mundo subrayaban los altos niveles de contaminación registrados en el Distrito Federal y de pasada hacían eco de la comprobada ineficacia del programa “Hoy no circula”.

-

Pero si la contaminación en el Valle de México es asunto grave, lo que merece mayor atención por parte de la opinión pública internacional es la violencia y la inseguridad en las que vive México.

-

En una nota, publicada esa misma semana y con llamado en primera plana, -The Wall Street Journal resaltaba que el creciente nivel de inseguridad que experimenta la capital mexicana podría afectar el flujo de la necesitada inversión extranjera.

-

Pero fue The New York Times, en la primera plana de su edición del pasado 1º de noviembre, el que más abiertamente destacó el hecho de que inversionistas extranjeros ya le hayan expresado en diversos encuentros su preocupación al propio Guillermo Ortiz, titular de la Secretaría de Hacienda, por el aumento en el número de secuestros que se cometen en México, toda vez que los ejecutivos de las multinacionales son algunos de los blancos predilectos de los criminales. El -Times señala, además, que la inseguridad ya no es sólo un tormento para los ricos mexicanos, sino también para las clases menos favorecidas.

-

A pesar de los discursos que repiten el Presidente y sus secretarios en los foros nacionales, en el sentido de que “lo peor de la crisis ya pasó” y de que el país “se encamina hacia la estabilización”, la inseguridad pública ya es parte del día a día de los mexicanos. Sin embargo, lo que más molesta de las versiones arriba citadas es la percepción del país de cara al exterior; es decir, que México vive no sólo en medio de la inestabilidad, sino al borde del caos.

-

Según la firma consultora Kroll Associates, la ciudad de México se ha convertido en una de las 13 más peligrosas para ejecutivos de empresas multinacionales. Para la opinión pública, se ha vuelto un lugar común decir que la profunda recesión económica ha impulsado la ola criminal que azota a varias regiones de la república. No obstante, con un débil Poder Judicial, con instituciones diezmadas por la corrupción y con fuerzas policíacas poco profesionalizadas, es más que probable que el clima de inseguridad continúe, aun cuando el país se recupere en el aspecto económico.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×