Para crecer 7%

Una reforma estructural es condición indispensable para el avance económico.
Sergio Sarmiento*

Está claro que en este sexenio no se logrará el crecimiento económico de 7% anual que Vicente Fox prometió durante su campaña electoral. Pero lo importante no es ese hecho, sino las razones por las cuales no se obtendrá ese resultado y la manipulación política que se ha hecho sobre este tema.

-

Es falso, como hoy sostienen muchos políticos y periodistas, que el entonces candidato a la Presidencia haya prometido un crecimiento promedio de 7% en todo su sexenio. Lo que él ofreció fue que, en caso de que se llevaran a cabo las reformas estructurales que el país necesita, se podría lograr esta cifra en los últimos años de su gobierno.

-

Pero tales transformaciones –que incluyen la reforma fiscal y la del sector eléctrico– no se han hecho todavía. Y no sólo eso. Los mismos políticos que las han bloqueado en el Congreso son los que hoy cuestionan el que no se haya conseguido todavía el objetivo de crecimiento.

-

México sí tiene el potencial para avanzar 7% al año. Esto ya quedó demostrado en 2000, el último año de la presidencia de Ernesto Zedillo, cuando la economía nacional registró una expansión cercana a esa cifra en un ambiente de baja inflación. Vino después la recesión en Estados Unidos, la cual se reflejó en una deceleración del crecimiento económico en todo el mundo.

-

Mal hacemos los mexicanos, sin embargo, en simplemente levantarnos de hombros ante la situación y culpar a la unión americana de nuestros actuales males. La verdad es que mientras la economía mexicana se ha estancado, la de otros países del mundo –que como el nuestro son fuertes proveedores del mercado estadounidense– sigue prosperando. Los dos ejemplos más notables son China, que ha crecido a tasas de entre 7 y 8% en los últimos dos años, y Corea del Sur, que lo está haciendo a 6%.

-

No se requiere ser un especialista de primer nivel para entender por qué estas naciones asiáticas están avanzando mientras que México se mantiene estancado. Las dos han emprendido intensos programas de reformas estructurales que han promovido la inversión. De hecho, mientras en el país se sigue discutiendo la pertinencia de abrir el sector eléctrico a la inversión privada, China y Corea del Sur ya lo han hecho. Nuestros legisladores rechazaron la reforma fiscal que propuso el Presidente el año pasado y optaron por imponer una serie de gravámenes especiales y suntuarios que no han recaudado más, pero que sí han multiplicado las dificultades para el cumplimiento de las obligaciones fiscales. Los orientales, en cambio, han colocado su impuesto sobre la renta en una muy competitiva tasa de 20%.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Resulta muy claro que México no alcanzará un crecimiento de 7% al año que prometió Vicente Fox durante su campaña electoral. Pero la culpa no es necesariamente de él, sino de una clase política que sigue aferrada a pensar como en el pasado.

*Sergio Sarmiento, columnista del periódico Reforma, ha sido colaborador de Expansión desde 1984.
Ahora ve
‘Despacito’ no respeta géneros y así es como se escucha la versión Heavy Metal
No te pierdas
×