Parques al por mayor

La operadora Alquimia es ya la más grande de Latinoamérica. De Quintana Roo pasó a Chiapas y ahor
Marina Delunay

Dicen que hasta los manglares de Quintana Roo dejan ganancias. Pero quién iba a imaginarlo hace 28 años cuando Francisco Córdova llegó a la región. Tampoco él sabía que conviviría con delfines, monos y mariposas, ni que manejaría un negocio de $76 millones de dólares anuales. Desde este año, Alquimia –el grupo del cual es director ejecutivo– operará nada menos que cuatro parques ecoturísticos en Quintana Roo y Chiapas, un hotel y el único puerto de origen (home port) del país cuya construcción ya fue aprobada, posicionándose como el operador más grande de Latinoamérica. Además, le llueven propuestas de asesoría, desarrollo y ejecución para futuros parques en el mundo. Lo mismo en Cuba que en el Desierto de los Leones en la ciudad de México podría haber un parque en los próximos años.

-

Con la incorporación de las empresas del Grupo Xcaret a Alquimia (parque Xcaret, un hotel y el puerto), la operadora cierra el círculo para atender un mercado casi cautivo, que supera en volumen a la mayor cadena hotelera de Cancún. Además del millón y medio de personas que visitan los parques, la organización contará ahora con los viajeros de los 50 cruceros que partirán desde México todos los años. Los turistas que arriben al puerto podrán dormir en el hotel del corporativo, visitar los centros recreativos operados por el mismo y continuar navegando por el Caribe. Mayor poder en dos sectores –parques ecoturísticos y home port– sin competencia en México. “Nos unimos para tener más impacto nacional e internacional, pero vamos a seguir compitiendo entre los parques por calidad”, dice Córdova.

-

El directivo conoce el terreno de playas caribeñas desde hace décadas, cuando llegó a Quintana Roo para dirigir la constructora de ecodesarrollos Ritco. Desde hace ocho conduce, a través de la operadora Alquimia, los parques ecoarqueológicos Xel-há y Garrafón en Quintana Roo –cuya administración y uso por 30 años fueron cedidos por Fideicomiso Federal Caleta de Xel-há y del Caribe (Fidericabe)–. En marzo sumará el Cañón del Sumidero, un parque ubicado en Chiapas que demandó $9 millones de dólares y cuya construcción acaba de terminar. Con tal proyecto, este año los cuatro sitios ecoturísticos de Alquimia facturarán $100 millones de dólares.

-

Otras adiciones serán el home port Puerta Cancún Xcaret –una coinversión de $50 millones de dólares del Grupo Xcaret y Carnival Corporation– y el hotel Occidental Flamenco Xcaret de 800 habitaciones, vecino a este último parque. Los cuartos fueron inaugurados en septiembre pasado mediante una inversión realizada en conjunto con la cadena española Occidental. El proyecto portuario es una concesión del Gobierno Federal a un grupo privado –ha otorgado otros 20 a puertos de salida en el país– que, si su flujo lo garantiza, contará con servicios de migración y aduaneros.

-

El puerto –a cuya habilitación se resisten los hoteleros a través de dos demandas– aportará un porcentaje significativo de visitas a los parques. Durante sus primeros años de operación, cerca de 200,000 pasajeros arribarán al muelle para zarpar en crucero –Carnival estima que 40% de los viajeros llega al puerto días antes de embarcarse– y otros 600,000 turistas lo usarán como muelle de paso.

-

Además, el home port inaugurará una nueva ruta, la del Caribe centroamericano, en cuyos viajes no se necesitará de una visa estadounidense. Al partir desde México y no desde Miami –de donde zarpan el grueso de cruceros hacia el Caribe–, “se abre un mercado muy fuerte en Latinoamérica y Europa, fundamentalmente a partir de la inseguridad bélica latente en Estados Unidos”, advierte Miguel Quintana Pali, propietario de la mayoría accionaria del grupo Alquimia.

-

El salto
En el Cañón del Sumidero, Córdova aplicará toda la experiencia acumulada. Para el consorcio que dirige es un paso trascendente, ya que es el primer desarrollo fuera de Quintana Roo. También es el primero en donde participará exclusivamente como operadora, ya que los hermanos (Carlos, Óscar y Marcos) Constandse y Córdova participan sólo como personas físicas, con 9% y 1% de las acciones respectivamente.

-

El Fondo Chiapas es el promotor y principal accionista del proyecto (35%). También participan los grupos Modelo, Díaz (dueño del Camino Real en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas) y socios del operador con 10% cada quien; Grupo Farrera (propietario del Holyday Inn en la capital chiapaneca) con 8% y ocho inversionistas de la entidad con el resto de las acciones. Todos invirtieron $9 millones de dólares con el apoyo de la Corporación Financiera Internacional para América Latina y el Caribe (CFI), el organismo que asiste regularmente al fondo de inversión.

-

El desarrollo privado de 180 hectáreas en Osumacinta (Chiapas) también es el primer proyecto turístico en un parque nacional mexicano con geografía suficiente para practicar deportes acuáticos, rappel y  bicicleta de montaña. Eso será posible gracias a la concesión del terreno por 50 años solicitada por los empresarios, tiempo más que suficiente para recuperar la inversión. “Prevemos 100,000 turistas durante el primer año de operación, casi la mitad de los 192,000 que habitualmente visitan el Cañón”, dice el directivo. Pero el potencial de mercado es más grande aún ya que cada año pasan un millón de viajeros entre Tuxtla Gutiérrez y San Cristóbal.

-

Parques integrados
En cada proyecto, Córdova debe conciliar los intereses en varios frentes: municipio, pueblos vecinos y grupos ecologistas. En Xel-há, por ejemplo, de los 380 empleados, 40% proviene del poblado vecino de Chemuyil, otro tanto de Tulum y el resto de playas cercanas. En el primero, localidad de 1,200 habitantes, Alquimia aporta recursos para la educación básica y el sistema de limpieza y jardinería de la ciudad. Cada tres meses, el grupo realiza brigadas de salud preventiva y cada 15 días organiza eventos culturales, además de los cursos semanales de lengua y cocina maya, inglés y educación cívica.

-En Isla Mujeres, donde está el parque Garrafón, la organización instauró el mismo esquema. Genera 145 empleos, se encarga de las señales turísticas, invierte en escuelas, becas de alumnos y capacita a los empleados isleños. “No hay compañías modernas en la isla, queremos cambiar a los empresarios con una visión de comercialización y de atención a la comunidad”, comenta el entrevistado.

-

En Chiapas, Alquimia hará otro tanto. El centro turístico generará 130 trabajos directos y 250 indirectos anuales, la mayoría de los empleados proviene de los ejidos de Osumacinta, El Triunfo Agrarista, Chiapas de Corzo y Tuxtla Gutiérrez.

-

El Cañón del Sumidero contará con tres plantas de tratamiento de agua que asistirán a los poblados vecinos. En ellas el gobierno federal invirtió $15 millones de dólares, casi 70% más que lo destinado por el sector privado al parque. Por su parte, la firma tramita además para todos sus proyectos el Green Globe 21, una certificación ambiental internacional que evalúa el desempeño ecológico de los parques.

-

Como en Quintana Roo, el grupo también promoverá a microemprendedores para que provean a las tiendas de los parques. La nueva gerencia de Desarrollo Sustentable reciclará la basura y diseñará productos con base en plástico, aluminio, vidrio y papel. “Son proyectos que generan empleo y son rentables por los costos de materia prima y fabricación, y por la demanda asegurada”, asegura el ejecutivo.

-

La clave es aumentar el consumo de los visitantes. Restaurantes, tiendas de regalos, snorkel y hasta nado con delfines pueden cuadruplicar el valor de la entrada al parque. Y la rentabilidad aumentará aún más si esto es aportado por pequeñas firmas de las que Córdova es dueño o asociado. Son los casos de Via Delphi –cuida y adiestra a los cetáceos que nadan junto a los turistas en Xel-há–, Snorkel ETC –fabrica equipos de snorkel– y el restaurante Mucho Gusto en el embarcadero de Isla Mujeres. Fuera de los centros turísticos, los socios de Alquimia también invitan a seguir la travesía con Alltournative, que comercializa tours ecoturísticos a comunidades mayas, y Excel, agencia de viajes en autobús.

-

Modelo para exportar
Córdova quiere llevar a otros países su conocimiento y su procedimiento de “cómo transformar una selva en oro”. Ya lo han consultado en Cuba, Sudáfrica y hasta en la ciudad de México.

-El proyecto más apetecible es el de Cuba, cuyo gobierno ofrece una coinversión en un callo cercano a Baradero y en un río para realizar excursiones. El parque acuático tendría características similares al de Isla Mujeres. “Podría llevar más tiempo de lo previsto, porque no existe regulación sobre este nicho de mercado y somos el primer desarrollo del tipo en Cuba”, aclara el directivo.

-Las Cascadas de Agua Azul y Laguna de Kasahá en Palenque son dos maravillas que apetecen a Alquimia y a algunos empresarios chiapanecos que participan en el proyecto del Cañón del Sumidero. Una vez regularizada la tenencia de los terrenos, el Fondo Nacional de Fomento para el Turismo promovería la construcción de un desarrollo integral que incluiría un parque temático.

-“Donde haya flujo de turistas y una belleza natural ahí podrá estar Alquimia”, afirma Córdova. Hasta en zonas superpobladas y con pocos espacios verdes, como el Distrito Federal. Se trata de 18 hectáreas en medio del Desierto de los Leones donde Alquimia gestionaría $2.5 millones de dólares para construir y luego operar un parque-granja dedicado a los niños. Una de las vías para inyectar capital sería el patrocinio de marcas que promoverían su producto y su imagen dentro del área al estilo Ciudad de los Niños. Un desafío: un parque en medio de una ciudad. ¿Qué seguirá? Quien sabe. Donde haya flora y fauna puede haber turistas y un negocio para Alquimia.

Ahora ve
No te pierdas