Películas caseras

Pasa a DVD todas tus películas caseras. He aquí los consejos.
Antonio Puertas

Realizar videos caseros y hasta videoclips ya no es asunto únicamente para -los expertos. Sin ser un tecnófilo es factible quemar un DVD para uso -doméstico o editar y musicalizar alguna película filmada con una cámara de -video casera. Si tienes una Macintosh y la adquiriste recientemente gozarás de -las ventajas de un conjunto de aplicaciones llamado iLife (si tienes un -modelo anterior puedes adquirirlas por $50 dólares más IVA) que están -estrechamente ligadas y se comunican sin problema.

- De manera específica, el programa iMovie es un editor esencial pero -completo de videos, y iDVD, un programa que facilita la creación de DVD -con películas caseras. ¿Cómo usarlos? Ambos programas ofrecen las capacidades -necesarias para cumplir su trabajo.

- 1 Sólo hay que conectar una cámara de video digital a la Mac y -vaciar su contenido en el disco duro de la máquina sin mayores malabares.

- Ahora bien, si deseas quemar un disco con ese video necesitas una Mac de -modelo reciente que venga con el llamado SuperDrive o un quemador -externo. Pero si la máquina no tiene un puerto FireWire, mejor -olvídalo; la velocidad para quemar un DVD vía USB será tan lenta que -seguramente dará por resultado un error.

- 2 La misma experiencia en una PC es bien distinta. De entrada, si los -programas no vienen previamente instalados tendrás que sobrevivir el proceso de -instalar las librerías y drivers –archivos para que la máquina -reconozca el nuevo equipo encargado de “quemar” el disco–, pues Windows -no los reconoce a menos, claro, que el quemador venga instalado ya de fábrica, -a diferencia del mundo Apple: si la máquina viene o no con el quemador, no hay -que instalar nada; el sistema lo reconoce. Ventaja del mundo PC: es probable que -el equipo para quemar discos sea más barato.

- 3 Una vez que cargó los drivers –que vienen con el quemador– -también hay que instalar el software para PC. En una evaluación utilicé un -quemador QuickTouch Video Burne, de Iomega (costo: $4,549 pesos). El -equipo se conecta sin problemas a un puerto USB 2.0 y el software que se incluye -(el Pinnacle Studio) ofrece opciones para hacer álbumes de fotos, -respaldar información de la computadora, editar videos y quemar DVDS. Pero la -aplicación de Iomega no incluye, en cambio, opciones para crear un menú -interactivo de varios niveles en el disco. Sin embargo, cabe destacar que una de -sus grandes ventajas es que puede conectarse directamente a cualquier equipo (TV -o videocasetera) que tenga salidas RCA de audio/video o de super video (S-Video), -para grabar directamente programas de televisión en un disco compacto.

- 4 Ahora sí, ya está instalado el software y los drivers. Lo primero -es vaciar el video al disco duro de la máquina. Si se tiene una cámara digital -hay que conectarla directamente al puerto USB 2.0 –un puerto USB versión 1.x -será completamente inútil, pues la velocidad es lenta hasta el absurdo– o a -un puerto IEEE 1394 de alta velocidad (también conocido como FireWire o iLink, -como se le llama a este puerto en los equipos fabricados por Sony).

- Si no tiene la ranura requerida le sugerimos considerar la tarjeta IEEE 1394 -de Dazzle, que también se evaluó para completar la solución. Viene con -un paquete llamado DV Clip (precio: $70 dólares más IVA), compatible -con Windows XP e incluye la tarjeta, drivers y cables. Captura 30 -cuadros por segundo; no obstante, asegúrese de que su equipo es compatible.

- 5 El escenario se complica un poco para los que tienen una cámara de -generación anterior, o analógica, incapaz de conectarse directamente a la -computadora. Para estos usuarios, Dazzle ofrece su Digital Video -Creator 150 (costo: $191 dólares más IVA), un sistema para editar videos -(con la aplicación Pinnacle Studio QuickStart), y el DVC 150, un -“puente” que nos permitirá conectar nuestra vieja cámara al puerto USB 2.0 -(existe una versión similar de este equipo para enlace IEEE 1394).

- Adicionalmente, el DVC 150, que cuenta con puertos de entrada y salida -de S-Video, nos ayuda a conectar la computadora a una videocasetera o, incluso, -a una televisión –empleando las salidas RCA– para la edición o la -grabación de nuestros videos.

- 6 Hay que tomar precauciones porque estos equipos exigen -especificaciones puntuales, como una velocidad mínima en el procesador Pentium -o Athon de por lo menos 500 MHZ, 400 MB libres en el disco duro, 256 MB -en memoria RAM y resolución en video de 1,024 x 768 pixeles a 24 bits de color, -con Directx 8 o superior. En todo caso, hay que considerar un espacio -generoso en el disco duro, pues cada DVD puede ocupar hasta 4.7 GB. Entre los -fragmentos de videos que utilizamos y los que dejamos de lado, es posible que -muy pronto nos quedemos sin lugar para guardar nuestros datos en el disco de la -computadora.

- 7 He aquí una opción para resolver el problema anterior. Respalde su -información en un disco. Recientemente, Iomega lanzó al mercado un nuevo -formato de respaldo, el REV, que es un disco de 3.5 pulgadas de diámetro con -capacidad para almacenar 35 GB al que sólo hay que conectarlo a un puerto USB -2.0 (o hasta 90 GB en el formato de compresión propietario de Iomega). Además -del costo del lector externo ($399.99 dólares) sume también el precio por cada -disco ($59.99 dólares por los de 35 GB).

- 8 Otra barrera considerable viene de la interfaz del programa Pinnacle -Studio. Si bien es de agradecer que, en aras de la simplicidad, todo el -proceso de captura, edición y quemado se concentra en un solo programa, la -consecuencia lógica es que las opciones y complejidades quedan demasiado -enterradas dentro del software, lo cual requiere de largas horas de -familiarización. Recomiendo un par de páginas en internet -(www.digitalvideoediting.com y www.dvmoviemaking.com), que ofrecen tutoriales -para habituarse con todos los términos y todos los conceptos propios de la -edición digital de videos.

- 9 Por último, una gran limitante (y advertencia) al formato de -captura de video. El formato de compresión de los archivos de video capturados -en la PC (MPEG-2) que ofrece el software de Pinnacle representa un -serio problema. Al parecer, algún geniecillo de la estandarización en el mundo -PC decidió que todos los usuarios, sin excepción, deben almacenar sus videos -en un formato que fue diseñado para el consumo (es, por cierto, el mismo -formato en el que están codificados los DVD comerciales). Ese mismo genio -decidió que no vale la pena ofrecer opciones a la hora de guardar los videos -digitales, aun cuando fueron capturados en un formato distinto (DV). Al querer -almacenarlos, el software se ve obligado a traducir del formato digital a MPEG-2 -y a formato digital una vez más, ocasionando que el video pierda su calidad -original en esa traducción.

Newsletter
Ahora ve
LauDrive transporte ‘on demand’ para las mujeres
No te pierdas