Pemex, la impasible

La paraestatal no se inquieta frente a las recientes alianzas energéticas mundiales
Gerardo Moncada

Ante el desplome de los precios del crudo, las principales corporaciones - petroleras han sacado uñas y dientes.

- A principios de 1998, las rusas Yukos y Sibnief resolvieron fusionarse en - una nueva compañía, Yuksi. Poco después, la estadounidense Amoco anunció - su integración con la inglesa British Petroleum, Exxon con Mobil (ambas - estadounidenses), la francesa Total con Petrofina de Bélgica, la - anglo-holandesa Royal Dutch Shell con la estadounidense Chevron y las otras 11 - empresas rusas analizan una estrategia similar para no quedarse atrás.

- ¿Cuál será el margen de maniobra de Pemex ante esta reconfiguración del - mercado? Suficiente, a decir de Miguel García, investigador del Colegio de - México, especialista en petróleo. “Gracias a su estructura (un corporativo - y cuatro filiales que cubren todo el espectro productivo), se mantendrá como - una empresa vertical con posibilidades de competir”, afirma. Pero advierte: - “Su talón de Aquiles es la baja en el monto de las reservas debido a los - recortes en tareas de exploración.”

- “Los expertos estiman que Exxon y Mobil lograrán una reducción en - costos de alrededor de $2.8 millones de dólares al año”, explicó en un - foro Luis Téllez, secretario de Energía. Esto se debe –explica el - funcionario– a que varios países están expandiendo su infraestructura - energética y abriéndose al capital foráneo. El resultado es inminente: a - partir del año 2000 crecerá en forma notable la oferta petrolera y los - precios del crudo se mantendrán en un nivel “moderado” por 10 o 15 años. - Eso obliga a mejorar los sistemas de producción.

- Y es lógico, ante la brutal caída de la utilidad neta en las empresas - petroleras durante los primeros nueve meses de 1998. Pero Pemex no se inmuta - realmente. En opinión de Téllez, conviene conservar la calma y observar qué - ocurre con el mercado. En el corto plazo, “las fusiones no van a tener - efectos importantes”. Sin embargo, todas las naciones petroleras están a la - expectativa. El funcionario dice haber mantenido contacto estrecho con - ministros de la OPEP y demás países no miembros. Según él, todos están en - una posición de cautela, deliberando cómo estructuran su política petrolera - y fiscal para 1999.

- En este sentido, Téllez considera que México requiere “una reforma - fiscal integral que reduzca la dependencia de las finanzas públicas del - petróleo”. Esa posibilidad es incierta. Lo indudable es que densos - nubarrones se ciernen sobre el mercado del petróleo. Sin paraguas, Pemex - conserva la calma.

Ahora ve
No te pierdas