Personas, de eso se trata

Fred Kofman explica las bases del metamanagement, un método filosófico que (otra vez) apunta a la
Sara Brito

Ciudades que parecen fantasmas los fines de semana, imponentes edificios -corporativos, cubículos, dinero. Imágenes del concepto de empresa de hoy día -que se olvida demasiado del inevitable punto de partida de toda compañía: las -personas. “La empresa deshumanizada está en más cabezas de lo que se piensa”, -comenta Fred Kofman, fundador y presidente de la consultora Axialent, que ha -desarrollado un método filosófico-práctico, el metamanagement, para “hacer -de su vida profesional una obra de arte”. Todo un eslogan.

- Una empresa no es otra cosa que “un conjunto de personas vinculadas para -trabajar por un objetivo común”, matiza Kofman. A la responsable de recursos -humanos de Microsoft México, Angélica Garza, el metamanagement le ha servido -para avivar la satisfacción de su personal. Allá por 2002, justo antes de que -Axialent entrara a remover el modus operandi de la interacción personal -de la firma, el índice del clima organizacional estaba por debajo de lo que en -la multinacional consideran aceptable: 70%. Después de tres años de trabajo -con Axialent, en que los consultores de la empresa han entrenado no sólo a los -gerentes sino a 92% de los 300 trabajadores de la organización, el porcentaje -de satisfacción laboral ha superado 80%.

- ¿Cómo se logra esto? Desterrando los comportamientos que frenan la marcha -de una empresa: ‘victimismo’, falta de cumplimiento con los compromisos o -incomunicación. “Lo que el metamanagement nos ha aportado son las -herramientas para ser más efectivos en lo personal, con el equipo y por tanto -en el negocio”, comenta Garza. Las estrategias de comunicación son el arma -secreta de Axialent. Un ejemplo. Si el equipo directivo de una organización -tiene una junta, en vez de entrar, sentarse, y pasar directamente a la materia -de la reunión, Axialent propone que los miembros de la junta hablen primero -sobre su estado de ánimo, para evitar malentendidos. Además, cada uno asume -‘acuerdos operativos’. En Microsoft, por ejemplo, cada persona toma un rol -que es rotativo: uno vigila que la reunión no se pase de tiempo, otros son -facilitadores de la junta para que sea efectiva.

- Estos procesos son supervisados por los profesionales de la consultora que se -infiltran en la empresa durante el tiempo de entrenamiento, además de organizar -convivencias fuera de la empresa para el equipo directivo. Como dice Angélica -Garza, se trata de tener “una visión estratégica de la dimensión humana”.

- Los gigantes lo quieren
-
Michelin, Microsoft, Femsa, Coca-Cola y Procter & Gamble, clientes de -Axialent son, sobre todo, monstruos corporativos. Fundada sólo hace cuatro -años, la consultora tiene entre sus inversionistas a Louis Vuitton, Goldman -Sachs, GE Capital y JP Morgan y crece a un ritmo de 100% anualmente, operando -con oficinas en Colorado, San Francisco, Miami, México, Sao Paulo y Buenos -Aires. Desde allí atacan lo que Kofman llama ‘miopía ética’: cuando se -subordinan los aspectos importantes, como la gestión de personas y la -comunicación entre los departamentos, por asuntos urgentes. El éxito -sustentable y continuado es el reto. “Se trata de alinear el desempeño de las -personas en una empresa con sus valores. Eso es lo que llamo el éxito más -allá del éxito”, dice Kofman.

- El director de Axialent México, Pablo Carter, insiste en que la clave de su -negocio está en que no trabajan en las empresas sobre generalidades sino que -atacan problemas concretos: “Resolvemos temas críticos a partir del trabajo -en la dimensión humana de las organizaciones”.

- Fred Kofman está convencido de tener la clave para conseguir mayor -productividad: conciliar el desarrollo humano y la actividad empresarial. Este -argentino, de 45 años, que fue profesor del MIT y especialista en liderazgo y -gestión de personas, mezcla las teorías de Daniel Goleman, de Abraham Masllow -o Jim Collins, le añade un mejunje de orientalismo, y cristianismo –desde la -meditación a la teoría cristiana del perdón– amasado con la filosofía -integral del estadounidense Ken Wilber, y ciertos principios de gestión de -Peter Senge, ambos asesores de Axialent. De este coctel nació Metamanagement, -de cuya trilogía sagrada del mismo nombre ha vendido unas 20,000 copias en su -versión en español.

- La empresa humana
-
Que la gestión mire cada vez más al llamado factor humano, no es nada -nuevo. De hecho, en la reciente encuesta mundial realizada por la consultora -Accenture para conocer qué es lo que más preocupa a los altos ejecutivos, los -temas relacionados con gestión de personal y satisfacción y retención de -clientes ocupaban las cinco primeras posiciones. Pero cuando las consultoras o -las empresas hablan de una gestión centrada en lo humano se olvida algo que, -según Fred Kofman, queda ‘oculto’: pensar qué es una persona.

- “La noción de persona que manejamos es una perspectiva dinámica, de -desarrollo integral. Cuando veo un ser humano, lo que veo no es una cosa sino un -proceso que está cambiando siempre. La empresa orientada a las personas es -aquella que favorece la evolución de lo más propio del ser humano que es la -conciencia, la capacidad de elegir”, argumenta.

- Partamos de una obviedad, que se suele olvidar: no existe tal cosa como la -empresa sin personas. “La conciencia de los líderes empieza por ahí. El -gerente tendrá que imprimir a la cultura de la compañía su personalidad. El -carácter individual de la persona se convierte en la cultura corporativa. Se -empieza trabajando con el líder para ver cuál es su actitud de responsabilidad -frente a las dificultades que te plantea el entorno. Y lamentablemente la -mayoría de los líderes son expertos en echarle la culpa a factores externos, -sea el mercado, los inversionistas, los empleados o el gobierno”. Primer paso: -dejar de ser víctimas para poder asumir responsabilidades.

- “Hay que agregar preguntas dentro del manejo de una compañía”, estima -el argentino. “Se debe cuestionar no sólo cuál es la estrategia más -efectiva, sino cuál es dentro de tu compromiso con la integridad de tus valores”. -Concretemos: cómo tomar responsabilidad, cómo encontrar valores o cómo -comunicar honestamente, podrían ser algunas de las cuestiones por las que -empezar. El management es para Kofman una forma de vivir en el mundo del -trabajo, y una manera de garantizar la salud mental de su organización.

- Felipe Sánchez, director general de Microsoft México, aparece en una -pequeña sala de juntas del piso 29 de la Torre Arcos, en Santa Fe. Viste sin -corbata, se acerca con actitud de desparpajo y pretensión sincera y cercana. -Aunque él lleve la batuta, también está aprendiendo a escuchar, a no -callarse, a que no se callen sus subalternos, y “conociendo herramientas para -una mejor gestión”, asegura.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Para Sánchez, la gran regla del metamanagement es lo que llaman speak up, -o aprender a no callarse. “Muchas veces no nos atrevemos a decir lo que -pensamos y eso va creando problemas a la larga”, explica el director general -de Microsoft, pero también a comunicar los puntos de vista de cada uno de una -manera efectiva y ‘no tóxica’. “Sin dañar ni subestimar las opiniones -del resto”, explica.

- “Los pequeños problemas acallados en un equipo de trabajo son de los que -generan graves problemas a la larga. Hay oclusión en la arteria de la -comunicación, se va acumulando y finalmente el equipo muere de infarto. -Nosotros somos el limpia cañerías”, explica Kofman. “Somos una empresa -menos agresiva, aún cuando seguimos enfocados a resultados”, apunta Angélica -Garza. Las cañerías de Microsoft parecen estar más limpias hoy que hace tres -años.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×