Planifico, luego existo

Aquellos empresarios que logran que sus negocios sobrevivan, pueden considerarse grandes triunfadore
Imanol Belausteguigoitia Rius *

La gran mayoría de los negocios que se inician fracasan. Se estima que sólo uno de cada tres continúa después de seis años de iniciadas sus operaciones. Las principales causas de su desaparición son los factores económicos, los financieros y la inexperiencia.

-

Dado este panorama desolador, todos aquellos empresarios que logran que sus organizaciones sobrevivan pueden considerarse grandes triunfadores, y su éxito será mayor si consiguen que sus firmas continúen más allá de la existencia de quienes las fundaron. En el caso de las organizaciones familiares, que representan en nuestro país cerca de 90 %, una de cada tres empresas logra pasar a la siguiente generación. A pesar de ser éste un índice bajo, es superior al de las compañías no familiares.

-

La sucesión representa la verdadera prueba de fuego para este tipo de agrupaciones, así que debe enfrentarse con plena conciencia.

-

Por desgracia, muchos empresarios no la planifican. Ni siquiera eligen con tiempo a sus herederos. En un estudio realizado por el Raymond Institute (2003), se determinó que sólo 42% de los propietarios que dejarán el negocio en los siguientes cinco años han elegido a su sucesor. Esta situación es dramática, ya que en muchos casos se designará al nuevo líder de un modo poco planeado y en exceso precipitado. Esto se confirma con los hallazgos del mismo instituto, el cual encontró que en Estados Unidos 63% de las firmas familiares guía sus esfuerzos por acciones improvisadas. No duden, queridos amigos, que en México este porcentaje sea superior.

-

 Frente a tan negro panorama, las compañías familiares pueden inspirarse en otras empresas exitosas. Existe una asociación mundial que agrupa a organizaciones de diversas partes del mundo que han conservado su naturaleza familiar por más de 200 años, llamada Les Hénokiens, de la cual forman parte firmas como Codorniú (vinos, España, desde 1551), Bereta (armas, Italia, desde 1526) y JD Neuhaus (grúas, Alemania, desde 1745). Según esta institución, uno de los elementos que explican la continuidad es la planeación.

-

En el caso de México, existen varias empresas que han logrado pasar exitosamente la estafeta a las generaciones menores, entre las cuales se encuentra Grupo Bimbo. Esta organización logró su sucesión basándose en planeación. Hoy Daniel Servitje preside con fortuna la continuación del sueño de sus mayores, gracias, entre otras cosas, a una prevención oportuna e inteligente. Sugiero, querido lector, no postergar más allá de lo prudente la elaboración de planes de sucesión y enfrentar con valentía este complicado proceso.

-

*El autor es director del Centro de Desarrollo de la Empresa Familiar del ITAM y está empeñado en contribuir a que los sueños de los miembros de este tipo de firmas se conviertan en realidad. Retroalimentación: imanol@itam.mx

Ahora ve
No te pierdas