Poderes curativos de una sonrisa

-

Es sabiduría popular y todo indica que es cierto: vale más una sonrisa que mil palabras.

-

El acto de sonreír es propio del ser humano. Ningún otro animal, por inteligente o sensible que sea, esboza ese gesto mágico tan individual.

-

“La comunicación no verbal tiene tanto significado, o más, que las palabras. Las personas hablamos con el cuerpo. Nuestros gestos hablan al otro sin darnos cuenta. La sonrisa es, precisamente, un canal de comunicación”, explica J. Bude, psicólogo social.

-

Así como las personas que ríen constantemente pueden ser consideradas tontas, quienes sonríen demasiado transmiten, por lo general, un mensaje de equilibrio interior y control.

-

Está comprobado que, incluso en el mundo de los negocios, la sonrisa es una gran aliada: de cara al público significa confianza y acercamiento. La aerolínea Corean Airlines, puso en pie su Academia de la Sonrisa. En ella los futuros empleados aprenden, entre otras cosas, a abandonar la tradicional frialdad asiática, tanto en tierra como a 25,000 pies de altura. Los resultados, según un estudio de la misma compañía aérea, son sorprendentes: los clientes se relajan, la voz se corre entre viajeros potenciales y la facturación de la empresa crece exponencialmente.

-

Eso no es todo. Además de amigos, tranquilidad e incluso divisas, una buena sonrisa es antídoto contra enfermedades: “Sonreír reduce el nivel de estrés, relaja los músculos de la cara, evita el envejecimiento prematuro, calma la ansiedad, disminuye el riesgo de depresión, y acaba con el insomnio”, afirma J. Bude. La receta para ser sanos es fácil: primero una sonrisa, y si se quiere llevar la terapia al límite, un beso.

-

Newsletter
Ahora ve
Antonio Tarín sale de la Cámara de Diputados
No te pierdas