Política económica incluyente

Quien vaya a conducir la economía enfrentará enormes retos. Uno de ellos, incluir a la gran base d

Luis Ernesto Derbez, coordinador del equipo de transición económica del presidente electo Vicente Fox y, como tal, el más posible secretario de Hacienda del país a partir del primer día de diciembre, es un hombre seguro y optimista. “Nuestro programa es tan sólido que lo podrán medir por donde quieran”, asegura en entrevista exclusiva con esta -revista.

-

Ciertamente, consideramos que una de nuestras tareas fundamentales como medio de comunicación especializado es la de tomar la temperatura a la economía mexicana, encender señales de alerta cuando las atisbemos y sugerir soluciones alternativas y viables para transitar por el camino de la prosperidad. Así lo hemos hecho desde hace más de 30 años y, por supuesto, lo seguiremos haciendo, siempre con el propósito de brindar herramientas de análisis que permitan a nuestros lectores entender mejor el entorno económico para tomar decisiones oportunas y eficaces.

-

Derbez, reiteramos, es el hombre más mencionado como posible conductor de la política económica. En este sentido, los reflectores –dentro y fuera del país– lo empiezan a alumbrar con insistencia, ya que sería el hombre que tendrá que enfrentar enormes retos y rezagos acumulados.

-

Sin embargo, él parece estar bastante consciente de la problemática económica, financiera y social del país. Insiste, con esperanzadora razón, en que uno de los grandes problemas de nuestro crecimiento actual es que la integración de la pequeña y mediana empresa en el mundo exportador es prácticamente nula. Este es un punto muy importante, y él mismo asoma algunas rutas de navegación: una reforma hacendaria integral que logre estabilidad, equilibrio fiscal y, por ende, flexibilidad en el gasto con el fin de reasignar recursos hacia áreas prioritarias. Una de ellas es, precisamente, sumar más actores al circuito productivo.

-

¿Suena a cambio? Parece que sí. Admite que hoy no existe la banca de desarrollo, por ejemplo, y propone que ésta debe ser el respaldo del cambio en las estructuras de producción y proveedora de capital de mediano y largo plazo a la pequeña y mediana industria. Y ahí están otra vez las palabras mágicas: recursos para las empresas que realmente los necesitan. Debemos insistir, no cabe duda, en que estas ideas superen el discurso y se conviertan en un proyecto con plazos definidos. Si las pequeñas y medianas compañías no reciben apoyos reales y consistentes, México no logrará un desarrollo sostenido. ¿Será que ahora sí llegará la etapa en que la política económica sea incluyente? Eso esperamos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Los Editores

Ahora ve
La violencia contra el gremio en México unió a 32 medios de comunicación
No te pierdas
×