Ponga a trabajar a su cerebro

Un psicólogo inglés enseña a los ejecutivos a depender menos de la computadora y a pensar como ni
Juliana Fregoso Bonilla

La conclusión es avasalladora: en la medida en que hemos incorporado las computadoras a nuestras vidas, hemos anulado gran parte de nuestra capacidad mental para resolver los problemas de manera ágil y creativa.

- Flemático como buen inglés, Tony Buzan –el creador de los mapas mentales– pasó por México y tiró el guante: “Es necesario elevar el capital intelectual, redescubrir lo más esencial de la mente.”

- Su fórmula va en ese sentido. Según él, para poner a trabajar la creatividad sólo es necesario pensar en forma radial, como lo hace el cerebro. En la medida que crecemos perdemos la habilidad para resolver de manera rápida y creativa nuestros problemas: un niño de primaria, asegura, utiliza 75% de su capacidad mental; un estudiante de secundaria o preparatoria utiliza menos de 30%; uno de universidad sólo 25% y un adulto únicamente 10%. Los mapas mentales son una herramienta para usar 100% de la capacidad del cerebro.

- El gurú plantea un reto para la sociedad actual, navega contra corriente al poner en entredicho los tradicionales sistemas educativos y el constante empleo de equipos de cómputo para solucionar problemas o ecuaciones matemáticas. “El uso generalizado de la tecnología no es malo, pero sí disminuye nuestras capacidades cognoscitivas”, advierte.

- ¿Un planisferio en mi cabeza?
Los mapas mentales son una representación gráfica de una serie de ideas. Son formas de organizar la información. En una hoja se apunta el tema principal al centro y se lo relaciona con los tópicos secundarios usando flechas y agregando datos. Este plano radial de ideas da una visión integrada y ordenada del problema. Los mapas mentales son muy útiles para almacenar datos, fomentar la creatividad y la memoria, y ordenar y estructurar el pensamiento. Además exploran todas las posibilidades creativas de un tema, desarrollan la imaginación, la asociación de ideas y la flexibilidad.

- Pueden emplearse en cualquier actividad en la que intervenga el pensamiento. Auxilian al cerebro a retener nuevos conceptos, aumentan la habilidad de la mente para ver todas las posibilidades existentes y tomar rápidamente las decisiones correctas. Estimulan la creatividad del ser humano al no tener límites en su diseño.

- “Para usarlos no existe sexo, edad, raza o lengua, cualquiera puede empezar a emplearlos en el momento que quiera”, dice su creador.

- Ejecutivos sin creatividad
Uno de los campos que más preocupa a Tony Buzan es el de la comunidad de negocios: el grado de educación es alto, pero la capacidad para resolver problemas de una forma creativa, rápida y práctica es limitada. “Pierden tiempo valioso dando vueltas a una dificultad, muchas veces se tardan años en resolver lo que podrían solucionar en semanas”, lamenta.

- Según el especialista, la mayoría de las 500 empresas más importantes del mundo planean sus proyectos con mapas mentales.

- Las épocas de crisis son la mejor prueba para su patentada metodología.

- Durante los ataques terroristas del 11 de septiembre, las autoridades de Nueva York adoptaron este procedimiento con el fin de reorganizar toda la estructura operativa del rescate, desde la posible ubicación de los cuerpos de las víctimas hasta poner nuevamente en marcha el mercado de valores. “Lo que hubieran tardado meses o años en hacer lo lograron en menos de una semana; los mapas te permiten organizar y encontrar soluciones más rápidas”, insiste Buzan.

- Otro ejemplo del uso de mapas mentales se desarrolla en Singapur, donde el gobierno los emplea para estructurar sus programas anuales y hacer más ágiles y expeditas las funciones administrativas; en el sistema educativo de aquel país se incorporan desde el nivel básico y no sólo se orientan a cuestiones académicas, sino incluso se usan para resolver problemas intrafamiliares.

- Un mapa mexicano
Nunca se imaginaría que detrás de la elaboración de las tarjetas de crédito o débito hubo desde el principio un mapa mental. En efecto, Grupo Vilsa echa mano de este procedimiento en el suministro y producción de tarjetas de crédito, débito e identificación; servicios de control y acceso; capacitación e integración de proyectos.

- Hace cuatro años Raúl Vidales, director general de la firma mexicana, tenía una preocupación: cómo enfrentaría su empresa la globalización y la creciente competencia.

- Sólo había dos opciones: renovarse o morir. “Encontramos la metodología de mapas mentales y la adoptamos para poder capacitar al personal y manejar los proyectos”, describe.

- La compañía definió muy bien cuál era el objetivo y las herramientas que tenía para modernizar la organización y asegurar su permanencia en el mercado. Después procedió a realizar un mapa mental con su meta en el centro y después, en orden de importancia, fue añadiendo otros aspectos; según la trascendencia de cada uno de éstos se le adjudicó un color y un sitio en el esquema.

- Vidales llegó a estructurar más de 500 acciones que debían ejecutarse de inmediato y, para no olvidarlas, le bastaba con evocar la imagen de su mapa mental.

- Ahí estaban contemplados desde proveedores, empleados y directivos, hasta el personal de limpieza y vigilancia.

- Los resultados fueron casi inmediatos: la empresa no sólo logró enfrentar con éxito la globalización, sino que redujo 50% sus costos y aumentó 200% la productividad de sus 150 empleados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- ¿Cómo pueden advertir los mexicanos la influencia de los mapas mentales? Sus tarjetas de crédito tardan menos tiempo en llegar y cada día permiten la incorporación de más datos (plásticos inteligentes).

Más creatividad no requiere de exhaustivos cursos, muchas veces es sólo cuestión de un mapa.

Ahora ve
El terremoto que sacudió México en el aniversario de otro terremoto
No te pierdas
×