Por el tercer mundo

Si Rusia supera las limitaciones que en materia de comercio le imponen el Grupo de los Siete y la le
Alexandr Leskin / Moscú

La reducción del volumen del comercio ruso, hacia los países en vías de desarrollo, además de la falta de interés de las autoridades de esa nación al potencial económico-financiero del tercer mundo preocupa mucho a los gobiernos y compañías de Asia, África y América Latina.

- Según especialistas de países subdesarrollados, la orientación de Rusia hacia el mercado y los préstamos del Grupo de los Siete no favorece el desarrollo de las relaciones con la economía rusa. El Centro del Comercio Mundial, situado en Nueva Delhi -que funciona como banco de las naciones subdesarrolladas-, realizó un estudio en abril del ano pasado, el cual muestra que la “anexión” político-económica de Rusia con los países industriales apunta hacia una estructura de importaciones y exportaciones rusas. Se trata, ante todo, de una creciente exportación de materias primas, así como de productos y mercancías de amplio consumo que se producen en Rusia y que ya se producían en la ex Unión Soviética.

- De acuerdo con esta situación, se reducen las posibilidades de desarrollo comercial y de inversiones en ese país, lo cual es contradictorio con los intereses que a largo plazo tiene con las naciones del tercer mundo.

- Limitaciones rusas. Y este interés es comprensible. El potencial económico-financiero de Argentina, Brasil, México, Uruguay, Venezuela y Chile, de los países productores de petróleo y de África del Norte, de la India y Paquistán, así como de los países caribeños y del sureste de Asia es una considerable fuerza en el comercio y la economía mundiales. Para 2010, estas naciones producirán alrededor de 25% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y participarán en mis de 30% del comercio mundial. Considerando el potencial económico-financiero de Taiwán, Singapur, Corea del Sur, China, Hong Kong y Sudáfrica, ambas cifras aumentarán 33 y 40%, respectivamente.

- Los especialistas del banco, de los países no alineados consideran que en Rusia la falta de condiciones económicas y de derecho para aumentar las inversiones extranjeras en la producción -lo que no agrada al Grupo de los Siete- no es la principal causa del bajo volumen de inversiones occidentales. Contribuye además que las compañías y bancos occidentales están interesados en invertir en ramas que les proporcionen máximas ganancias y a corto, plazo.

- Esta apreciación coincide con el informe de Yakov Urinson, titular del Ministerio de Economía de Rusia, quien subrayó en junio pasado que más de la mitad de todas las inversiones extranjeras en Rusia, entre 1992-1994, se destinaban a la extracción petrolera, a la producción de gas, a la industria maderera y turística, así como a la operación de la banca y del comercio.

- Es poco probable que este año cambie el destino de las inversiones extranjeras en el país: recibirá sólo $3,000 millones de Mares, lo que representa su mínima necesidad de capitales foráneas. Necesita una fuerte inyección, entre otras cosas, para la reconstrucción de la industria metalúrgica y el complejo industrial militar, para producir maquinaria, para mejorar el transporte, es decir, se trata de hacer resurgir las ramas que despierten el interés de los bancos y de las compañías de los países en vías de desarrollo.

- Proposiciones tentadoras. Los inversionistas del sureste y del sur de Asia, junto con los "dragones industriales" asiáticos, proponen al país créditos y tecnologías para modernizar su industria pesada y ligera. Según datos obtenidos en junio pasado, ampliar el complejo agroindustrial ruso significa inversiones de $7,000 millones de dólares.

- Por su parte, los países latinoamericanos y los productores de petróleo muestran interés en invertir en el complejo industrial militar, la metalúrgica, la petroquímica, en las producciones de equipos de medición y de tornos, así como en aumentar las posibilidades de exportación del complejo petroquímico y para ello, buscan intervenir principalmente en la producción de petróleo "pesado" (bitum y asfalto). El potencial inversionista de este bloque de países es de aproximadamente $ 10,000 millones de dólares.

- El consorcio integrado por las ocho firmas farmacéuticas de India ya iniciaron la producción en Rusia de envases de diversos productos. Otros países, como Irán, Egipto, Siria, Argentina, México, Brasil, Venezuela, Indonesia, Libia, Argelia, Sudán e Irak también han hecho propuestas de este tipo.

- Es posible también que la deuda del tercer mundo a la ex Unión Soviética -$145,000 millones de dólares-, heredada por Rusia, pase a formar parte del sistema de créditos sin intereses de los países deudores en la economía rusa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- El interés de muchas naciones del tercer mundo por comerciar e invertir en Rusia se debe, ante todo, a las limitaciones que les imponen los países industrializados en materia comercial, a raíz de los grandes adeudos de estas naciones subdesarrolladas. Esto los obliga a buscar mercados duraderos y estables, tanto de importación-exportación como de inversión, y su interés no se limita a Rusia, sino también al resto de los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y de Europa del Este.

- Según fuentes rusas, el volumen de las inversiones del tercer mundo en Rusia puede alcanzar entre $17,000 y $22,000 millones de Mares. A su vez, las inversiones rusas en estos países pueden llegar a $35,000 millones de dólares. Es decir, todo está por hacerse.

Ahora ve
Donald Trump otorga su primer perdón presidencial… a un pavo
No te pierdas
×