Por qué el peso es fuerte hoy

Las señales con claras: tipo de cambio estable, inflación a la baja, mercado bursátil en calma. ?

La economía mexicana ha tenido un comportamiento ejemplar durante el primer cuatrimestre del año. Y aunque los rumores sobre una devaluación en Argentina y los nuevos escándalos políticos en Brasil alteraron los ánimos de los mercados financieros durante algunos días, hasta el cierre de esta edición (fines de mayo) todas las variables macro se encontraban en relativo orden.

-

Las autoridades financieras, justo es mencionarlo, han actuado con prudencia y, de paso, han acallado los designios fatalistas que muchos actores lanzaron desde 1998 sobre la marcha económica del país. Pero, siempre hay peros. Y en esta revista entendemos que buena parte de nuestro papel es detectar luces rojas y amarillas, y proponer salidas.

-

El síntoma que mejor describe la tranquilidad que hoy se respira es la fortaleza del peso. ¿Acaso algún analista se atrevió a vaticinar un comportamiento revaluatorio como el que hemos presenciado durante estos meses? No conocemos ninguno. Por supuesto, esto tiene una explicación: tan sólo en marzo pasado, el flujo de capital financiero externo se incrementó 20%, justo cuando toda la maquinaria de la política monetaria trabaja en función del control inflacionario.

-

Ciertamente, el ingreso del capital especulativo subraya la confianza de los inversionistas extranjeros en el momentum de la economía mexicana. De paso, claro, aprovecha los excelentes réditos que ofrece el país. Pero lo que no refleja, ni de cerca, es el acontecer de la economía real. El costo del dinero sigue siendo excesivo para el financiamiento de proyectos productivos de las empresas.

-

La revaluación de nuestra moneda es un espejismo. Y más vale que no nos engañemos: la fortaleza del peso es consecuencia, simple y sencillamente, del caudaloso ingreso de divisas, que en un santiamén pueden salir del país, como ha ocurrido en más de una ocasión. ¿O acaso es ya demasiado lejano diciembre de 1994? No se debe, por tanto, a una estructura más eficiente de la economía mexicana. Dado esto, los empresarios tendrán que estar preparados para un cambio de escenario en cualquier momento –justamente como el provocado por las sambas y los tangos durante la última semana de mayo–.

-

La cautela tendría que ser la gran virtud del empresario mexicano. El consejo no es frenar planes de crecimiento, sino interpretar con objetividad las señales del entorno y proceder con prudencia. Es decir, es momento de crecer con recursos propios. De lo contrario, pregunte a la gente de Grupo Acerero del Norte (que aprendió muy poco de la lección de Sidek) sobre las consecuencias del endeudamiento excesivo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Los editores

Ahora ve
Las horas pasan, pero la esperanza en la Ciudad de México sigue intacta
No te pierdas
×