Prisa viene con todo

El gigante de medios español le tiene una gran confianza a la economía mexicana y a su potencial p
Elia Parra / Madrid

Todo hace pensar que el Grupo Prisa está decidido a conquistar el mercado mexicano. Tras su desembarco radiofónico del pasado año, ahora trae bajo el brazo ambiciosos planes de expansión… y algunas cartas bajo la manga.

-

Además de la adquisición de la mitad de Radiópolis –plataforma desde la que intenta crear una gran red de radioemisoras en todo el territorio nacional–, en octubre del año pasado su subsidiaria Plural Entertainment firmó un acuerdo con la productora Argos para realizar en conjunto películas en México, Estados Unidos y España.

-

En abril pasado, instaló una sucursal de Gran Vía Musical en México, el primer país en donde, “dado el gran potencial y talento artístico de su mercado de música”, dice la empresa, reproducirá su modelo de negocios desarrollado en España.

-

Pero también tienen otros planes. Jaime de Polanco Soutullo, consejero delegado de Prisa Internacional, adelanta que el conglomerado de medios muy pronto incursionará en “ciertas revistas temáticas de compañías mexicanas importantes” (no precisa cuáles) y desarrollará actividades en la industria de los espectáculos y el entretenimiento. Esto último, seguramente será instrumentado a través de la filial que inauguró tres meses atrás, puesto que en ella desarrollará, además de discografía, editorial y distribución, su línea de negocio musical llamada Eventos, dedicada a la organización y promoción de conciertos y artistas.

-La empresa hispana considera a México como el principal eslabón de su estrategia de internacionalización en Latinoamérica, y en un futuro cercano estas significativas y primeras puntadas podrían crecer de manera vertiginosa.

-Ciertas operaciones pasadas se truncaron, como su breve participación en el periódico La Prensa, el intento por comprar El Universal y la venta de la planta que imprimía la edición mexicana de El País, pero ello no parece amilanarlos en su actual transcurrir, o quizás son consideradas, precisamente, sólo como etapas pretéritas que en nada obstaculizan sus actuales planes.

-

Expansión acelerada
Por cierto que no se trata de cualquier empresa de medios. Son pocos los que no conocen, siquiera de oídas, el periódico español El País. Con una edición en México, que también cubre América Central, y otra en Argentina, para los países del Cono Sur, este medio intenta proyectar en Latinoamérica lo que lo llevó a convertirse en el diario líder en España y el primero de referencia en el mundo hispanohablante. Desde hace un cuarto de siglo es el buque insignia y el eslabón más visible del grupo hispano Prisa (Promotora de Informaciones Sociedad Anónima).

-

Pero el consorcio es mucho más que El País. Desde que surgió, en 1972, su expansión ha sido ininterrumpida y hoy es el primer grupo de comunicaciones en su país: lidera la radio abierta y la televisión de paga, se potencia en la industria discográfica, en la televisión local, en internet y en la industria del entretenimiento en español, a la vez que afianza su casi legendaria posición en el ramo editorial para el mercado de habla hispana (la editorial Santillana tenía presencia en Latinoamérica 10 años antes del nacimiento de Prisa, luego fue integrada a ésta, incluida la filial en México, y actualmente más de la mitad de sus ventas se hacen en esa región).

-

Grupo Prisa obtiene anualmente   ingresos aproximados a $1,000 millones de dólares y su capitalización de mercado supera $2,000 millones de dólares, constituyéndose en una de las compañías más sólidas de España. En 2001, sus beneficios netos fueron equivalentes a $70 millones de dólares.

-

En el primer trimestre de 2002, la utilidad creció 2.8% con respecto al mismo periodo del año pasado; en cambio, también en enero-marzo, facturó 4.7% menos que en igual lapso de 2001 y el resultado operativo bruto descendió en más de 24%.

-

Según Sandra Souza, analista de la firma española Benito y Monjardín, desde que entró al mercado bursátil (junio de 2000) el precio de sus acciones ha bajado 90%, porque éstas estaban sobrevaluadas –producto de la burbuja de internet–, pero también por efecto de la recesión publicitaria, el evento del 11 de septiembre y la crisis argentina, lo que a corto y mediano plazos no permite pronósticos muy positivos.

-

Desde hace unos seis años, y como parte de su estrategia de internacionalización (tiene una relativa presencia en Francia y Portugal), Prisa tiende sus tentáculos hacia América Latina región que, junto al mercado hispano en Estados Unidos, en 2004 podría representar entre 30 y 40% de sus ingresos (hoy aporta poco menos de una cuarta parte) y “cuyo potencial de futuro resulta absolutamente determinante para nuestro desarrollo”, según puntualiza en el último informe anual Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo.

-

México ocupa el primer lugar en dichos intentos, por la magnitud y potencial de ese mercado y porque es un puente expedito para seguir afianzándose en su vecino del norte.

-

México, “el gran país”
A Polanco Soutullo, quién es sobrino del presidente del consorcio, Jesús de Polanco, no le preocupan en exceso los riesgos de inestabilidad en América Latina. Piensa que siempre han estado presentes y que, afortunadamente, hoy las crisis cada vez son más suaves, de menor duración y no necesariamente contagian a los países vecinos, “lo cual nos anima a contemplar Latinoamérica como una región natural para desarrollar nuestros negocios; nuestro gran activo es conocerla muy bien”.

-

En cambio, para la especialista de Benito y Monjardín, aun cuando su presencia en el subcontinente le otorga a la compañía un potencial de crecimiento más alto, el perfil de riesgo de la zona limita su actual valoración: “Cuando Argentina entró en crisis, Prisa estaba empezando a compensar los efectos del 11 de septiembre y ahora se encuentra bajo presión continua”.

-

Por su parte, Juan Manuel de Toro, profesor del Área Comercial del IESE (Instituto de Estudios Superiores de la Empresa, Universidad de Navarra), y coautor del Libro blanco de la prensa (estudios empresariales, tecnológicos y de contenidos de la prensa escrita española), sostiene que a un grupo tan consolidado como éste en España no le queda de otra que seguir expandiéndose en un mercado “tan natural y próximo” como es el de América Latina. Añade que hoy posee suficiente capacidad financiera para afrontar riesgos que anteriormente no hubiera podido, y que en su estrategia de internacionalización “tampoco están haciendo grandes locuras: analizan los mercados, ven dónde les interesa entrar, con qué grupos, a veces están un tiempo con una participación minoritaria y luego van adquiriendo más; creo que lo hacen bien, con mucha cabeza”.

-

Y en la región, sin duda que “el gran país es México”, dice De Polanco, porque ha demostrado que se está consolidando y modernizando, “que ha decidido ir por una senda muy pegada a los grandes países occidentales, y eso se reflejará en mil actividades del día a día”. Piensa que ahora es un buen momento para estar ahí y participar de todo lo nuevo que está ocurriendo y ocurrirá en el futuro.

-

Aunque sostiene que Prisa tiene una importante vocación para impulsar negocios en Estados Unidos –ya cuenta con una emisora y una compañía disquera en Miami-, también cree que para acceder a los más de 35 millones de hispanohablantes que viven en esa nación, “de los cuales algo más de 23 millones son mexicanos”, el mejor puente es México.

-

No considera un fracaso la venta, en 1999, de 49% de su participación en el periódico La Prensa, donde permanecieron por tres años; sostiene que esa decisión se debió únicamente a la necesidad de concentrar sus esfuerzos en la expansión en España de sus actividades en televisión y en nuevos periódicos (la mayoría regionales o locales). Cree, en todo caso, que fue una experiencia “muy positiva”. “En los medios hay veces en que tienes que entrar y salir, llegar y comprobar por ti mismo qué pasa en los mercados; los países son complicados, sobre todo en medios de comunicación, donde hay cosas muy sensibles y particulares de cada país.”

-

También tenían en México una planta que imprimía la edición mexicana de El País, la cual vendieron (De Polanco no explica las causas) y ahora ese periódico se imprime en una empresa mexicana. Sus intentos por comprar El Universal tampoco rindieron frutos. Respecto a las razones por las cuales no prosperó esa operación, un vocero de la empresa se limita a decir que “tal vez hubo conversaciones muy preliminares; fue un intento como muchos otros. Para Prisa ya no tiene importancia”.

-

El empresario asegura que ya no piensan participar en un diario mexicano, o comprar alguno. Según una fuente bien informada sobre la empresa, que prefiere no ser citada, la causa principal es que en la prensa de México tienen mucho peso los equipos locales y por ello creen que es difícil imponer su filosofía.

-

Prisa sostiene que tampoco planea intervenir en negocios televisivos ni de internet. Sin embargo, el informante anónimo sostiene que en los proyectos de expansión del grupo de medios se incluye la televisión de paga; aclara que no es así en el caso de la abierta, por razones de costos de  producción, y recuerda que, por esa causa, en Canal Plus, por ejemplo, la mayoría de su programación no se produce en casa, exceptuando los espacios periodísticos.

-

La radio, el gran reto
Consolidar la radio como medio de comunicación y vehículo publicitario en toda la región es para Prisa una de las oportunidades más atractivas que les brinda América Latina. “El mercado de la radio es más multinacional –analiza De Polanco–; pese a que es un producto local, tiene ciertos contenidos y procedimientos que pueden traspasar las barreras geográficas, a diferencia de la prensa, que las cruza muy mal.” Por eso apuestan por este medio en diversos países, entre ellos México, con Radiópolis, claro que a lo grande, como dueños de la mitad de la empresa y en sociedad con Televisa.

-El directivo piensa que no se equivocaron con el socio. Dice que lo importante es elegir “con quién te puedes identificar, entender, trabajar; con el que mantienes unos feelings adecuados a la hora de desarrollar negocios”. El Grupo Televisa, juzga,  es “un monstruo de la comunicación” con una actividad histórica en el mundo de la radio, “y nosotros llegamos en un buen momento para compartir con ellos esta nueva inquietud de nuestro desarrollo en América Latina” y crea una estrategia para el territorio mexicano.

-

¿Y cuál es esta estrategia? Básicamente mejorar la programación: desarrollar un concepto informativo con noticias cada hora, nuevos programas musicales, de entretenimiento y deportivos.

-

Quieren extrapolar a México su experiencia de mayor operador de radio del mundo de habla hispana (Prisa opera unas 800 emisoras), aportando su manera de gestionar un medio, una metodología en la trasmisión, en la comercialización y en la creación de programas: “Cómo contemplar y dar las noticias, cómo entretener, cómo hacer música, cómo trasladar más allá de la música el mundo de la radio para la gente joven; queremos sumar al potencial de Radiópolis nuestra experiencia para tratar de crear una nueva manera de hacer radio en México.” No les importa que la red mexicana ocupe sólo el quinto lugar en el país; “sólo será por un tiempo”, asegura el responsable de los negocios de Prisa en América Latina, confiado en que los planes de expansión, las mejoras en la programación y “los buenos contenidos, emisoras y profesionales con que cuenta Radiópolis” harán subir sus ratings.

-

Respeto al socio local
Es enfático al sostener que no trasladarán a la radio mexicana los contenidos editoriales ni culturales de Prisa porque eso, dice, debe estar siempre en manos de los socios locales. “Lo que debemos intentar es que nuestros medios sean profesionales, independientes, veraces, que no manipulen la información, que no defiendan programas de ningún género a nivel político.” Señala que han creado un código con el que todos sus medios, no importando dónde se encuentren, defienden su independencia frente a otros poderes. “Respetando esas reglas del juego nosotros no tenemos que influir en los contenidos, que pertenecen a los directores y a los periodistas; tomamos mucho en cuenta su libertad, su creatividad y su capacidad para interpretar lo que está pasando”.

-

A De Toro, en cambio, le resulta muy extraña esta asociación con la empresa de Emilio Azcárraga, a la cual él ubica ideológicamente del “lado opuesto” al de Prisa.

-

“Ellos son muy claros en su línea, no conviven con gente muy distinta a su forma de pensar; puede que sea un cambio intermedio para llegar a ejercer el control y una vez que les vaya bien probablemente tengan previsto ir más allá. De lo contrario [su alianza con Televisa] no tiene mucho sentido”, opina el académico.

-

También le resultaría sumamente raro que, haciendo una inversión de 50% “en un grupo tan fuerte como Televisa, simplemente se plegaran a los contenidos y lineamientos de Radiópolis”, salvo que se tratara de una operación puente para otras transacciones futuras; le parece dudoso que la intención sea únicamente financiera, “porque está clarísimo que, hoy por hoy, al dueño del Grupo Prisa no sólo le interesa el tema financiero sino también la influencia, la comunicación, el poder; ellos están apostando en México, e intentarán ir a más, seguro”.

-

En su intención de seguir consolidándose en el campo de la radiodifusión, De Polanco desea que la experiencia con Radiópolis sirva también para que otros operadores mexicanos, de distintos puntos de la república, se interesen por sumarse a Prisa mediante alianzas o sociedades de cualquier tipo. “Ahora todo está muy concentrado en el Distrito Federal y nosotros queremos conectar México en su totalidad.” Señala que todavía no hay participaciones o compras a la vista ya que hay que ir con cuidado.

-

De Toro apunta que el grupo ingresa a un nuevo medio cuando ya está consolidado en uno más fuerte. “En radio, aquí compraron la ser, que era muy conocida, y a partir de allí crearon nuevas radioemisoras.” Calcula, en todo caso, que en otro país no aplicarán idéntica estrategia que en España, sino que irán probando.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Prisa no tiene, hasta el momento, otros planes con Televisa; “hasta que ambos sintamos la necesidad de desarrollar nuevas actividades” no las habrá, sostiene De Polanco.

-Con los actuales negocios, más sus proyectos, dice, alcanza y sobra por ahora para tenerlo muy satisfecho de la incursión en tierras mexicanas.

Ahora ve
Estos cinco escenarios marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×