PROAFI <br>Otro salvavidas

Con fines recaudatorios o no, este programa busca acercar a un sin fin de contribuyentes incumplidos

El fisco hizo a un lado el “mazo” y comenzó con las reestructuraciones. Más de 1.6 millones de contribuyentes, perfectamente identificados por la Secretaría de Hacienda, habían caído en incumplimientos en el pago de impuestos como resultado, una vez más, de la crisis económica. No hay demanda, no hay ventas... pues tampoco tributación.

-

El Programa de Apoyo a Deudores del Fisco (Proafi), bautizado antes de que concluyera su negociación como ADE-Fiscal, permitirá a las empresas que acumularon adeudos con el fisco liberar aproximadamente 70% de los pagos mensuales que realizaban a la Secretaría de Hacienda hasta junio.

-

El programa anunciado en Palacio Nacional por el secretario de Hacienda, Guillermo Ortiz, y un séquito de empresarios encabezados por Héctor Larios Santillán y Carlos Abascal Carranza, se instrumentará a partir de dos esquemas básicos:

-

a) Contribuyentes con pasivos fiscales inferiores a $5,000: tienen derecho a una condonación de 50% del adeudo si pagan en una sola exhibición el 50% restante antes del 30 de diciembre de 1996. No necesitan acudir a la Secretaría de Hacienda para estar dentro del programa: la dependencia les enviará a su domicilio fiscal —entre agosto y octubre— un estado de cuenta y un formato donde se precisará el monto a pagar, mismo que puede cubrirse en cualquier banco.

-

b) Contribuyentes con pasivos de entre $5,000 y $500,000 pesos: pueden reestructurar sus adeudos hasta en 48 parcialidades (contadas a partir del mes de adhesión al programa) a una tasa de interés máxima de 30% (actualmente se ubica en niveles cercanos a 60%). Si las tasas de mercado se ubicaran por debajo de esta referencia, se utilizará la más baja.

-

La renegociación es válida entre el 15 de julio de 1996 y el 31 de julio de 1997 y los pagos son iguales en términos reales, no decrecientes, como operaría tradicionalmente.

-

Los deudores tendrán derecho a una bonificación decreciente cuando comiencen a pagar. El descuento será de 25% contra los pagos que realicen en agosto; de 22.5% en septiembre; de 20% en octubre; de 17% en noviembre y de 15% en diciembre, con la restricción de que el monto total del descuento no rebase los $125,000 pesos.

-

Las empresas grandes tienen derecho a estos beneficios por los primeros $500,000 pesos de adeudos fiscales; el resto recibirá un tratamiento idéntico al correspondiente a las empresas que no se acojan al programa.

-

¿Gobierno generoso?
-
No necesariamente. El costo total del Proafi para la SHCP será de $2,000 millones de pesos como máximo, cantidad nada despreciable porque resulta suficiente para cubrir el presupuesto total de 1996 de las siguientes dependencias: Gobernación, Relaciones Exteriores, Hacienda, Comercio, Marina, Reforma Agraria, Energía y la PGR.

-

Sin embargo, son recursos que sobre las finanzas públicas equivalen apenas a 0.1% del PIB. Sólo las concesiones fiscales que anunció el gobierno el 29 de octubre de 1995, como parte de la Alianza para la Recuperación Económica —la reducción de 2 a 1.8% del Impuesto al Activo, la condonación del Impuesto sobre Automóviles Nuevos durante 1996, o el pago de 2.5% de los ingresos brutos de las microempresas para cumplir con las obligaciones de ISR— tendrían un costo cinco veces mayor. Así, la “generosidad” gubernamental busca, más bien, destrabar el pago de las obligaciones fiscales.

-

Por otra parte, de los contribuyentes contemplados como universo inicial de esta reestructuración de adeudos, 99.5% debe menos de $500,000. De hecho, estimaciones extraoficiales establecen que el retraso en el pago de impuestos es del orden de $7,000 millones de pesos en total.

-

Todos los contribuyentes que se acojan al Proafi tienen derecho a que la SHCP termine cualquier disputa de carácter judicial o jurisdiccional que pueda existir en torno a sus adeudos.

-

A juicio de las autoridades, el programa no es un aliciente para el “no pago”, por dos razones concretas: se trata de un programa único y todas aquellas personas físicas o morales que se mantuvieron al corriente en el pago de sus impuestos hoy día se encuentran en una situación mucho más ventajosa ante el fisco, acogiéndose al Proafi.

-

Todos los deudores interesados en este programa deben tener presente que la SHCP está obligada a extender una tregua en cobros y “persecución” hasta el 31 de octubre para los que deban menos de $5,000 pesos y hasta el 30 de diciembre de este año para los que la rebasen.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Así, con fines recaudatorios o no, el Proafi tomó la pista y busca acercar a un sin fin de contribuyentes incumplidos, que dejaron de tributar mucho antes de que la crisis estallara y las empresas perdieran.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×