Qué hacer ante un secuestro

El autor es director general del Instituto Mexicano de Manejo de Crisis y consultor especializado en
Joaquín Ortíz de Echavarría Martínez

Un Programa de Manejo de Crisis serio que pueda desarrollar una empresa mexicana debe contemplar en sus elementos de respuesta un sistema de prevención y de respuesta en manejo de secuestros.

-

Valga como ejemplo el siguiente caso. Hace apenas un par de semanas, un ejecutivo muy importante de una compañía mexicana dedicada a elaborar productos de consumo, confió a este colaborador: “Los secuestros están de moda. Fíjese –dijo preocupado–, la hija de un buen amigo fue secuestrada. El primer rescate que pidieron los secuestradores fue de $1 millón de dólares. Y como su papá se tardó un día en conseguir el dinero, de acuerdo con la fecha estipulada, a la pobre muchacha de 22 años le cortaron las dos orejas y se las dejaron al papá en una bolsa con hielo junto a un teléfono público. Luego subieron el rescate a $1.5 millones de dólares y amenazaron con mandarla en pedacitos. El papá consiguió el dinero y le devolvieron a su hija con serios trastornos emocionales y psicológicos”.

-

Esta historia también la vivieron los integrantes del grupo musical -Los Temerarios. Su padre fue secuestrado y antes de que el rescate fuera finiquitado, recibieron el dedo meñique, como muestra de que lo ejecutarían si no se cumplía con el rescate. También fue público el secuestro del hijo del gobernador con licencia, Rubén Figueroa Alcocer. Y más allá de la ola de secuestros detectados a medianos empresarios en los estados de Morelos, Estado de México y Puebla, ya se habla en México del llamado secuestro cajuelero, en donde un ejecutivo de mediano nivel es metido violentamente en el compartimiento de equipaje de un auto, para pedir su liberación con rescates que oscilan entre los $20,000 y los $100,000 pesos.

-

Es por esta razón que cualquier Programa de Manejo de Crisis de una empresa debe contemplar un sistema de prevención y de actuación para responder ante un secuestro. Difícil de investigar debido a la sensibilidad que involucra, el tema de los secuestros es de actualidad. De acuerdo con datos publicados por el periódico -Reforma el lunes 17 de enero de 1996, entre 1988 y 1995, el índice promedio de crecimiento en secuestros en la ciudad de México fue de alrededor de 20% anual. Es decir, si en 1988 hubo 100 secuestros, para 1995 la cifra era de 220. Sin embargo, lo alarmante del caso es que los especialistas coinciden en señalar que solamente entre 1995 y 1996 el índice delictivo en materia de secuestros pudo haber crecido entre 40 y 50% en el país.

-

Otros datos escalofriantes: de acuerdo con información obtenida por -Expansión a través de varias firmas especializadas dedicadas al manejo de secuestros, en México, solamente en 1995, es probable que la cifra de secuestros haya sido de 1,430 en la República Mexicana. En comparación con otros países, en el mismo año en Colombia hubo 3,000 secuestros y en Brasil otros 700. Esto quiere decir que en América Latina, después de Colombia, México lleva la delantera en este terreno.

-

Lo mismo ha sucedido en materia de robos. De nuevo, entre 1995 y 1996, el porcentaje parece alcanzar crecimientos de entre 40 y 60% por año. ¿Qué debe hacer un ejecutivo para prevenir una situación de este tipo? ¿Cómo debe responder ante un secuestro? ¿Qué debe decir a la prensa? ¿Cómo debe integrar sus sistemas en prevención de secuestros a su programa de Manejo de Crisis? ¿Cómo evitar rumores?

-

Mejor prevenir que lamentar
-
Un sistema de seguridad, dice un especialista, no es contratar un policía uniformado con una pistolita a la entrada de un edificio corporativo en donde lo único que sabe hacer es llenar un ridículo libro de registro. Tampoco, afirma el experto, es tener un chofer que sabe usar una pistola y siempre anda desesperado porque no tiene permiso para portar armas. “Eso no sirve para nada”, comenta.

-

El problema de fondo es que las empresas tienen que entender que un sistema de protección debe estar orientado fundamentalmente a disminuir o eliminar totalmente sus riesgos potenciales. Desafortunadamente, esto lo captan en su magnitud cuando ha sucedido un acontecimiento indeseado, por ejemplo, un secuestro o el asesinato de uno de sus guardias.

-

Firmas internacionales especializadas en seguridad recomiendan como primer paso para proteger a una corporación o a sus ejecutivos, contratar un seguro contra secuestros con una firma internacional, con experiencia en este campo. Los más recomiendan a la empresa inglesa Lloyds. Lo mismo, aconsejan contar con diversos tipos de seguros para la protección de sus camiones, así como de los productos que transportan. “Uno nunca sabe en manos de quién pueden quedar sustancias peligrosas o productos riesgosos para la salud, una vez que ha vencido su fecha de caducidad”, argumenta el director de Seguridad de Transporte de una importante firma petroquímica.

-

Para conocer el nivel de riesgo de una empresa, recomiendan desarrollar diversos análisis de fortalezas y vulnerabilidades en las diferentes áreas de riesgo de la empresa y de los ejecutivos. Por ejemplo, es fundamental conocer las debilidades que hay en la oficina, en la casa, en el automóvil y en las plantas. “Si un ejecutivo acepta llevar escolta, pero se niega a contar con un automóvil blindado, realmente no sirve de nada”, asegura un experto en seguridad. Ello, debido a que el auto blindado, en caso de secuestro, se utiliza como un arma de defensa en contra de los secuestradores. Ese fue el caso de un ejecutivo de la industria de la construcción, en donde el chofer estaba entrenado para responder ante secuestros y utilizó el auto como defensa. El ejecutivo no pudo ser secuestrado, aunque el auto recibió varios impactos de bala.

-

En lo que se refiere a contratación de guardias, los conocedores indican que un policía que trabaja las 24 horas del día es perfecto para quedarse dormido por agotamiento. El ejecutivo debe contar con cuatro guardias distribuidos en cuatro turnos cada 48 horas, para evitar el cansancio. Este personal debe estar perfectamente investigado, conocer sus antecedentes familiares y personales, para evitar sorpresas o complicidades innecesarias.

-

“Los riesgos más importantes para una empresa son los derivados por el despido de empleados que conocen los sistemas de operación de la propia compañía o que, incluso en combinación con personal que aún labora en la compañía, traman complejas redes criminales que se traducen tanto en la fuga de información acerca de la vida cotidiana de altos ejecutivos o de robos de productos especializados que se venden en el mercado negro a precios muy por debajo de su valor real”, comenta el director de Recursos Humanos de una firma mexicana en la que se acaba de descubrir una compleja red de empleados coludidos en el robo de pipas.

-

La anticipación de riesgos potenciales es la base de la disminución de problemas y daños que a la larga pueden tener efectos -devastadores en la operación y en el desempeño financiero de una corporación. Recordemos que un secuestro no es algo barato de manejar y mucho menos de resolver, puesto que está de por medio de la vida de un ser humano.

-

Violencia y más violencia
-
“Lo alarmante de los secuestros –dice un conocedor en negociación en materia de rescate de los mismos– es que el índice de morbilidad ha ido en aumento en el país. Y aunque no está comprobado, es posible inferir una relación directa entre el incremento en el consumo de droga y la violencia empleada en los secuestros.” Algunos datos: en 1993, de alrededor de 150 secuestros reportados, hubo siete secuestrados asesinados. En 1994, de 250 secuestros, hubo nueve muertos. En 1995, de 370 secuestros, se supo de 15 personas que perdieron la vida. Y en 1996, de 500 secuestros reconocidos, la cifra subió a 19 fallecidos.

-

En lo que va de 1997, se han reportado aproximadamente 150 secuestros en los últimos seis meses. De esta cantidad, el número de muertos se ha disparado a 25 personas asesinadas durante el secuestro o porque no supieron cómo sobrevivir a una situación de esta naturaleza. Dice el especialista: “Lo más importante para un secuestrado es saber que si sobrevive a las dos primeras horas del secuestro podrá superar el mismo. Pero si no sabe manejar estas dos primeras horas, es probable que aquello acabe en baño de sangre”. ¿Cómo sobrevivir a un secuestro?, es la pregunta.

-

Antes que otra cosa, al igual que cualquier crisis, usted debe saber que puede ser secuestrado. No necesita ser un magnate o el hombre más rico del mundo para vivir una situación de esta naturaleza. Una vez que acepte eso, puede pasar al segundo paso que es tener un plan preventivo en caso de que ocurra un secuestro.

-

Además de contar con seguro contra secuestros, la empresa debe preparar a sus directores en una técnica que se conoce como manejo defensivo, así como en diversas técnicas de observación que le permitirán detectar todas aquellas situaciones sospechosas desde que sale de su casa, hasta que llega a su oficina y viceversa. El enemigo más importante de un ejecutivo no es el secuestrador. Es la rutina que tiene todos los días al salir de su casa a la misma hora, tomar el mismo camino a su oficina y usar el mismo automóvil. Todo esto influye en que se distraiga y no vea todos aquellos detalles que podrían ponerle en alerta.

-

Un ejemplo: si todos los días hay un puesto de periódicos en la esquina de la casa del ejecutivo y un día lunes está cerrado, puede ser una señal de alarma de que algo no anda bien. O si enfrente de su casa hay alguien sospechoso, lo primero que debe hacer el directivo es asegurarse que el individuo se percate que ha sido visto y que, incluso, el ejecutivo vía su teléfono celular hizo una llamada preventiva, como una técnica disuasiva en materia de seguridad.

-

Lo mismo cuando va manejando a su trabajo. Es recomendable cambiar de rutas y si existiera la posibilidad de que un auto lo va siguiendo, avisar a alguna persona en la empresa de la situación vía el celular. Como materia preventiva, los especialistas recomiendan que si el ejecutivo no quiere un auto blindado, no está de más forrar las ventanillas con una película antigolpes y utilizar elementos básicos de protección como alarmas de seguridad y capacitar al chofer en manejo defensivo. Algo más: el uso de armas no es recomendado en personas que no están entrenadas. En ocasiones es mucho más peligroso darle una pistola a quien no sabe cuándo y cómo se debe utilizar.

-

Pero si lo secuestran, la empresa debe estar preparada para afrontar la situación. En primer lugar, las recepcionistas y secretarías de la corporación deben estar listas para recibir una llamada de secuestro y saber cómo administrarla. Es decir, transferir la llamada a la persona indicada o tomar la misma y no poner en riesgo la vida de la persona, porque al no saber cómo manejar la crisis, entran en estado de histeria. Una vez tomada la primer llamada del secuestrador, dicen los conocedores, antes de pagar el rescate o comenzar la negociación es condición indispensable garantizar que el secuestrado está vivo y bien. Si no hay una prueba de vida no se puede comenzar a negociar porque es posible que la persona ya esté muerta.

-

Una vez recibida la prueba de vida, se debe comenzar a negociar a partir de una cantidad real que pueda pagar la empresa o la familia del secuestrado. No se puede poner en riesgo la vida de la persona diciendo y prometiendo millones de dólares que no se tienen o que no se pueden pagar. La política de negociación en caso de una crisis de secuestros debe ser seria y realista. Antes de dar el rescate se debe pedir de nueva cuenta prueba de vida para asegurar siempre la salud y la seguridad del persona. Una vez liberado el directivo, deberá estar en un periodo de recuperación y atención psicológica, para apoyarle en los trastornos que ha-ya podido sufrir, más aún si los secuestradores le mutilaron alguna parte de su cuerpo.

-

¿Informar o no informar?
-
El Plan de Manejo de Crisis orientado a secuestros también debe contemplar un componente importante en materia de comunicación con todas aquellas audiencias afectadas por el secuestro. Los especialistas recomiendan informar a las autoridades de alguna manera, aunque por regla general, los secuestradores pedirán que no se informe a nadie. Los familiares del secuestrado deben ser los primeros en saber la situación, así como los reportes directos del ejecutivo. En el caso de los medios de comunicación, es necesario contar con una política de información en la que bajo ningún caso se haga del secuestro un tema de moda o un escándalo.

-

La información a los medios debe estar dada en función de salvaguardar la vida del secuestrado, aunque eso signifique no dar información, a través del establecimiento de una posición oficial en donde se expliquen las causas del hermetismo de la empresa. Pero si la prensa no sabe del asunto, no se debe informar y mucho menos dar a conocer el monto del rescate antes y después de que el ejecutivo sea liberado. Es información confidencial.

-

Es así que todo Programa de Manejo de Crisis, además de estar organizado por tipo de crisis, debe tocar como un punto especial y altamente sensible el manejo de secuestros. La corporación debe incluir en su Programa otros elementos preventivos que apoyen a la corporación en caso de un secuestro. Por ejemplo: acceso a personal capacitado nacional e internacionalmente en la negociación de secuestros, firmas de seguridad serias que garanticen la integridad de los involucrados en el secuestro y especialistas en manejo de crisis dedicados al área de opinión pública. Se recomienda contratar una firma de seguridad con más de 15 años de existencia.

-

Además, se recomienda que el Programa de Manejo de Crisis sea parte de los sistemas normales de seguridad de la empresa que involucran tanto el manejo de guardias, escoltas, bilndajes, perros y el uso adecuado de armas en situaciones de emergencia, así como todos aquellos sistemas conocidos en el mercado como disuasivos para evitar acciones en contra de la empresa o de sus ejecutivos. Una última recomendación para un ejecutivo que tenga que vivir un secuestro: recuerde que debe controlar lo que los especialistas llaman el coctel químico, es decir, el bloqueo emocional que le impide moverse o hablar en una situación de emergencia. Si usted llegara a ser secuestrado, respire profundo y luego exhale violentamente para romper la tensión y poder reaccionar adecuadamente. También prepare a su secretaria y a su chofer.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Nunca está de más prevenir y planear la construcción de nuestros sistemas de crisis, prevención y manejo de seguridad, a partir del peor escenario posible. Planear de esta manera nos ayudará a dormir más tranquilos. Nadie está exento de vivir una situación de alto riesgo.

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×