Qué hacer cuando bajan las tasas de int

&#34Cuatro cosas hay que nunca vuelven más: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasa
Carlos Ponce *

La percepción generalizada y obvia sobre la reciente baja de las tasas de interés en el mercado local es que hay que considerar alternativas de inversión más rentables. Muchos se preguntan si la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) es una de ellas y la respuesta es que sí, pero no sólo por la reducción de réditos, sino por una serie de implicaciones que esta situación conlleva.

- -

Las menores tasas disminuyen el gasto financiero de las empresas endeudadas en moneda local; además, el descenso en las tasas de interés internacionales, que influyó en la ámbito nacional, también ayuda a las compañías con pasivos contratados en dólares, produciendo mejores resultados a los accionistas. Por ejemplo, la proporción de los intereses pagados respecto al flujo de efectivo (EBITDA) de las empresas que cotizaron en el mercado de valores en periodos de altos réditos (1995-1996) representó más de 70%, mientras que en años recientes (2000-2001), con tasas de interés menores, la proporción ha bajado, para significar sólo 20%. Este año seguramente será aún más pequeño este indicador.

- -

Otro efecto positivo se manifiesta al utilizar la proporción del flujo de efectivo de las firmas contra sus activos totales promedios como una medida de rentabilidad (ROA), lo que permite identificar un grupo de emisoras cuyas ganancias se han mantenido e incluso incrementado en los últimos años respecto a la baja en tasas de interés. Si hace tres años usted hubiese sido invitado a ser accionista de una organización con una rentabilidad de activos de 30%, su respuesta seguramente hubiese sido negativa porque las tasas nominales de los instrumentos de deuda del gobierno federal (CETES) en ese entonces eran de 32%. ¿Qué opinaría ahora que son de 5.5% y algunas compañías han incrementado dicha rentabilidad?

- -

Finalmente, otro aspecto favorable para el mercado de valores es el impacto del pago de dividendos a los accionistas que muchas corporaciones decretan y que algunos inversionistas habían olvidado. Actualmente, al comparar la proporción del pago de dividendo en efectivo de algunas empresas mexicanas que cotizan en la BMV contra el precio de sus acciones, este indicador resulta similar y hasta superior a la tasa de los CETES a 28 días. Eso significa que el poseedor de títulos recibe esta ganancia, asumiendo que el pago se realizara en un año. La realidad es que el dividendo se retribuye antes, por lo que la tasa anualizada la mayoría de las veces es mucho mayor.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

* El autor es director de análisis de IXE Casa de Bolsa.

-

Ahora ve
Trump firmó en Arabia Saudita contratos por más de 380,000 millones de dólares
No te pierdas
×