Que alguien se mueva

Adivine quién puede hacer algo para que las telecomunicaciones avancen en México... El Congreso y

Los accionistas de Satélites Mexicanos (Satmex) alguna vez consideraron invertir en una empresa de larga distancia cuando empezaba la competencia en el país. Por lo menos de esa se salvaron, a juzgar por los problemas que tienen ahora las telefónicas para convertir en rentables sus operaciones. Pero todavía no han podido librarse por completo de la deuda que contrataron en 1997 para pagar la concesión de los satélites nacionales, que vence dentro de dos años.

-

Es justo ahora cuando empieza la prueba de fuego para esta compañía. ¿Podrá convertirse en uno de los grandes jugadores del cada vez más difícil mercado de las telecomunicaciones? Según su presidente, Lauro González, no les queda de otra que hacer todo el esfuerzo. Así que a principios del año próximo lanzarán un nuevo satélite, el más poderoso que hasta el momento haya hecho Loral para una firma privada. Al lanzar este aparato, pueden captar a los clientes que requerirán del servicio… una vez que se recupere la economía, en algún momento del próximo año.

-

Si el satélite llega con éxito a su órbita y si se resarce la situación actual, entonces y sólo entonces podrá decirse que Satmex es uno de esos casos de privatización exitosa.

-

Mientras tanto, busca la colaboración de las autoridades. Dice que siempre estuvo dispuesta a tener competencia, pero ahora se queja de que los nuevos jugadores no están trabajando en igualdad de condiciones. Mientras que Satmex sí pagó por la concesión de las posiciones orbitales de sus aparatos, las demás corporaciones no tuvieron que desembolsar por lo mismo en sus países. Eso, dice la compañía, se convierte en un lastre, porque hace que sus costos sean mayores. El gobierno tendrá que resolver esto, considerando que más que intervenir para apoyar a un solo operador, su obligación es que el campo de juego sea igual para todos.

-

No es esa la única tarea para el sector público en la industria. La firma espera que pronto disminuyan las restricciones para varios operadores, de tal manera que el mercado de telecomunicaciones pueda crecer más rápidamente. Y no es sólo esta agrupación. Otras, como la telefónica Alestra, están demandando que el gobierno –y eso incluye al Congreso– se decida pronto a cambiar la Ley Federal de la materia. Argumentan que la actual le da excesivas ventajas al jugador número uno en el mercado mexicano y consideran que unas cuantas modificaciones pondrían al país entre los que tienen posibilidades de desarrollarse en el área.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Esa es una de las discusiones pendientes entre los legisladores. No es poca cosa. Como también señala la colaboración de The Economist Intelligence Unit en este número, nuevas aplicaciones que podrían bajar el costo de los servicios de telecomunicación para el usuario final no pueden desarrollarse en México porque requieren un mercado más competido que el que actualmente existe. El estancamiento mundial del sector, más que un pretexto para dejar las cosas como están, podría convertirse en un aliciente en miras a que el país ponga el ejemplo de cómo puede empezar a resolverse una crisis en un área vital de la infraestructura.

–Los editores
Ahora ve
La muerte de cientos de peces hace sonar las alarmas en Paraguay
No te pierdas
×