Reforma fiscal: primer round

-
Alfonso Zárate

No hay plazo que no se cumpla… Concluyó el segundo periodo ordinario de sesiones del Congreso y la reforma foxista perdió el primer asalto. Aunque ya se aprobaron algunas leyes de la nueva hacienda pública, la parte sustancial tendrá que esperar para ser discutida, analizada y, eventualmente, aprobada por el Legislativo.

-

El saldo de este episodio es adverso. Fox empezó con el pie izquierdo: a) sobrestimó las virtudes de la mercadotecnia en detrimento de la operación política; b) con poca sensibilidad, la campaña en los medios de comunicación se basó en la descalificación y el ninguneo de quienes critican o se oponen a la reforma; c) el Presidente equivocó la estrategia al entregar al "cuarto para las 12" la iniciativa de casi 1,000 páginas, que para analizarse requería más de las siete semanas que faltaban para concluir el periodo legislativo.

-

Pero no fueron sólo errores de estrategia y operación política. A Fox y a su equipo las últimas semanas dejan un claro mensaje: la publicidad no hace milagros y el despliegue masivo de spots televisivos no es suficiente para convencer que la propuesta es justa, redistributiva y equitativa.

-

El proyecto fiscal busca recargarse no en la amplísima franja de evasores sino en los contribuyentes cautivos. Además, se convoca a "jalar parejo", cuando el gobierno no ha mostrado voluntad para adelgazar su estructura. Finalmente, se solicita la confianza de todos pero aún no se dan muestras de un quiebre mayor respecto al pasado inmediato; ni en lo que se refiere a la calidad de los servicios públicos ni, mucho menos, en la prometida eficacia para reducir el dispendio y la corrupción.

-

Además, ningún miembro del gabinete ha sido convincente al explicar los mecanismos para devolver a los sectores más vulnerables lo que perderían con el IVA. Entre el gobierno y la sociedad no sólo ha terminado la luna de miel sino que han aparecido los defectos y el desencanto.

-

Es innegable que la reforma fiscal resulta ineludible e impostergable. La desaceleración de Estados Unidos y la peligrosa acumulación de viejos problemas macroeconómicos hacen urgente un nuevo esquema hacendario.

-

En los próximos meses, en un periodo extraordinario o en el tercero ordinario, una nueva hacienda pública será aprobada. No se sabe con qué modificaciones ni cuál será el costo. Entonces veremos qué tanto aprendieron el presidente Fox y su equipo de este primer asalto. Quizá ya no veremos sólo los comerciales, sino el programa principal.

-

El autor es director general de Grupo Consultor Interdisciplinario.

Ahora ve
Un dron muestra la destrucción que dejó ISIS en la ciudad siria de Raqqa
No te pierdas
×