Residuos biológicos <br>Peligro vs prev

A menudo recreados por la cinematografía en el género de ciencia-ficción, los gérmenes o virus m

A finales del verano de 1977, un grupo de ingenieros genéticos realizó en -el ultrasecreto complejo de investigación militar de Fort Detrick, cercano a -Washington, un experimento cuyas consecuencias no se dimensionarían hasta años -después: implantaron una partícula del genoma del virus de leucemia humana en -el virus Visna, de ovejas. Sin saberlo, habían “creado” el virus del siglo: -el SIDA.

- Puesto a punto el experimento, los investigadores habían comenzado a -inocular el nuevo y desconocido microorganismo en humanos voluntarios –presos -condenados a muerte o cadena perpetua–, que mediante un contrato aceptaban ser -“conejillos de Indias” para experimentar sus efectos. Si sobrevivían por un -tiempo, se liberarían de las condenas que purgaban y saldrían libres, si no, -morirían por los efectos desconocidos y aún sin remedio de la inoculación.

- Cuando los científicos se dieron cuenta de lo que habían hecho ya era -demasiado tarde, pues el sida es un retrovirus de muy lenta aparición y -evolución, por lo que sus efectos se manifestaron años más tarde tanto en los -presos como en los investigadores que estuvieron expuestos a él, y no durante -los meses de observación que estipulaba el contrato.

- Por fortuna, este espeluznante relato es mera ficción. La historia fue -difundida durante la guerra fría por los servicios de inteligencia soviéticos, -la KGB, con el fin de frenar y sabotear los programas de investigación militar -de Estados Unidos –o por lo menos eso se dijo–, y el virus del sida nunca -fue “creado” en Fort Detrick, el complejo de más alta seguridad del mundo, -donde se llevan a cabo investigaciones secretas con los más peligrosos virus y -bacterias. Desde los 70 se canceló en ese sitio la fabricación de armas -bacteriológicas.

- Lo que sí es real es que con su aparición el SIDA trajo la toma de -conciencia sobre los peligros mortales de quien lo contrae y, por ende, una -serie de decisiones de gobiernos y sociedades para aislar y controlar los virus. -Una de las maneras más eficaces y eficientes ha sido la vigilancia del manejo, -tratamiento, almacenamiento y disposición final de los Residuos Peligrosos -Biológico-Infecciosos (RPBI), considerados de alto riesgo si son tratados de -manera incorrecta. Lamentablemente, esto sucede en México: los desechos -dañinos por lo general van a dar a tiraderos a cielo abierto, ríos, lagos, -lagunas o depósitos municipales, sin un tratamiento previo.

- La importancia del control de los RPBI radica en que en estos se han -identificado microorganismos nocivos para la salud, como bacterias (bacilos -gram-negativos, coliformes, salmonella thyphi, shiguella, pseudómonas, -estreptococos, staphilococo dorado), hongos (cándida albicans) y virus (polio, -hepatitis a y b, influenza, vacinia y virus entéricos), entre otros.

- A pesar de ello, en México existen empresas recolectoras de este tipo de -desechos que operan al margen de la ley, ya que no cuentan con equipos ni -transportes autorizados para ofrecer dichos servicios; empresas generadoras y de -transporte violan diariamente las leyes y las normas respectivas sin que, en -muchos casos, intervengan las autoridades en la materia.

- No obstante que los generadores de esta clase de residuos tienen la -obligación por ley de revisar que sus proveedores cumplan los ordenamientos en -materia de transporte y permisos de operación, entre otros, pasan por alto la -norma debido, básicamente, a la escasa supervisión de la Procuraduría Federal -de Protección al Ambiente (PROFEPA) y a que estas empresas ofrecen tarifas muy -bajas.

- En México como en el mundo, el manejo y tratamiento de RPBI tienen que ver -con la prevención de riesgos por contaminación, hecho que ha dado origen, a su -vez, a una industria en crecimiento.

- Debido a sus características corrosivas, reactivas, explosivas, venenosas, -tóxicas, flamables o infecciosas, los diversos tipos de residuos (industriales, -médicos, químicos, etcétera) en cualquier estado físico pueden constituir un -peligro para la salud de quienes se exponen a ellos –directa o indirectamente–, -o para el ambiente mismo. Según las legislaciones ambiental y de salud -vigentes, los residuos biológico-infecciosos son considerados peligrosos.

- Tanto por los riesgos que conlleva el manejo de los residuos, como por sus -implicaciones económicas y sociales se han establecido disposiciones legales y -procedimientos administrativos que definen las condiciones y restricciones que -aplican a las diversas fases del ciclo de vida de los desperdicios: generación, -recolección, almacenamiento, envasado y etiquetado, transporte, tratamiento y -disposición final.

- - SE VALE LA COMPETENCIA, PERO...
-Datos del Instituto Nacional de Ecología (INE) señalan que en México hay -una infraestructura hospitalaria de 128,620 camas y se estima que la generación -de residuos hospitalarios por cada una de ellas es de cuatro kilos por día, en -promedio. A esta cifra habría que añadir el volumen generado por las clínicas -privadas no registradas, veterinarias, centros de investigación y otros -microgeneradores como los consultorios privados.

- Según esa institución, en el país se producen diariamente más de 752 -toneladas de residuos hospitalarios, de las cuales casi la mitad corresponden a -desechos biológico-infecciosos; la infraestructura de recolección y transporte -tiene una capacidad de apenas 8.9 toneladas por día y la de tratamiento final -sólo alcanza 4.8 toneladas.

- De acuerdo con Georgina Velázquez, directora general de Regulación de los -Servicios Sanitarios de la Secretaría de Salud (SS), la diferencia entre la -generación y la capacidad de procesamiento de estos residuos es tratada en los -sistemas municipales y en las propias instalaciones hospitalarias –cuando -existe la infraestructura–, donde son incinerados.

- Hay que decir, sin embargo, que esta es una solución a medias, ya que tanto -los incineradores municipales como los hospitalarios son obsoletos y no cumplen -con los estándares de funcionamiento, además de que, en su mayoría, rebasan -los 30 años de uso.

- Por lo tanto, según datos del INE, los residuos no quedan inertes y generan -la emisión de importantes cantidades de partículas suspendidas, que son el -medio para la movilidad de los microorganismos –particularmente del -staphilococo dorado y la cándida albicans– causantes de innumerables -afecciones del aparato respiratorio, mucosas y piel.

- A pesar de ello, no existe una norma oficial que regule el funcionamiento de -los incineradores y sus emisiones. Sin embargo, según Cristina Cortinas de -Nava, directora general de la Dirección de Materiales, Residuos y Actividades -Riesgosas del INE, está en estudio y en proceso de publicación la norma que -habrá de regular su operación en todo el país.

- Actualmente ese instituto ha autorizado la operación de 28 empresas para el -tratamiento final de RPBI y 32 para su transporte, con 107 unidades vehiculares. -Sin embargo, esta cifra, que se concentra en el Distrito Federal (16 de -recolección y transporte, y dos de tratamiento final), es insuficiente para -atender la demanda.

- En opinión de Paola Migoya, directora general de la firma Asesoría y -Servicios Ecológicos de Puebla (ASEPSA), “el problema con la norma actual -(NOM 087) es la infinidad de trámites burocráticos necesarios para poder -operar, aunque –afirma– México cuenta con instalaciones a la altura de las -mejores del mundo”. No obstante, reconoce la entrevistada, las autoridades del -INE y de la SS han hecho un gran esfuerzo por actualizar y adecuar la NOM 087 a -la realidad del país. “Existe un trabajo de fondo del gobierno para proteger -a la población, aunque falta camino por recorrer.”

- La cultura del manejo de los residuos biológico-infecciosos es muy -incipiente, “por lo que es muy importante que autoridades e iniciativa privada -participen en un programa conjunto que genere mayor conciencia de los altos -riesgos que representa para la salud el manejo inadecuado de este tipo de -residuos pero, sobre todo, en el cumplimiento de la norma vigente”, afirma -Migoya.

- Es necesario, por ejemplo, que se generalice el uso correcto de los -contenedores en laboratorios, hospitales y clínicas, privadas o públicas, para -evitar que el material punzocortante –que por norma debe ser incinerado–, -sea depositado en bolsas plásticas.

- Si bien los contenedores de punzocortantes no deben abrirse por ningún -motivo una vez que han sido cerrados, hay casos en que de manera muy riesgosa se -ha tratado de reutilizarlos. Los contenedores que se usan en quirófanos, -urgencias y otras áreas hospitalarias o de laboratorio para depositar agujas, -jeringas o líquidos, no deben ser abiertos o reutilizados.

- “Es muy importante que las autoridades actúen con más rigor contra las -empresas y los generadores de estos residuos que infrinjan la ley –opina -Migoya–. Se vale la competencia, pero en igualdad de condiciones de inversión -en equipos, capacitación, permisos y supervisión. No es sólo una cuestión -mercantil, es un asunto de salud pública que debe interesarnos a todos.”

- Según Alfredo Fuad David Gidi, subprocurador de Verificación Industrial de -PROFEPA, se debe incidir en la vigilancia, sobre todo de los generadores de -residuos biológico-infecciosos. “Cada día será más estricta en todos -sentidos”, advierte.

- Sin embargo, reconoce que falta mayor capacitación para que los generadores -de estos desechos, así como las empresas privadas encargadas de su transporte y -disposición final, les den un manejo adecuado durante todo el proceso.

- Al respecto, en marzo del año pasado la Academia Mexicana de Derecho -Ambiental presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República -(PGR) contra el IMSS, ISSSTE y hospitales dependientes del aún entonces -Departamento del Distrito Federal (DDF) por violar la NOM 087 por mal manejo de -RPBI; también contra la clínica Londres y el hospital Durango, por sospechas -sobre el manejo inadecuado de los mismos.

- “Nuestra preocupación –dice David Gidi– son los grandes generadores de -residuos biológico-infecciosos. Y ahí es donde ponemos mayor énfasis en la -vigilancia y supervisión. Hay que hacer una tarea de difusión con lo pequeños -(generadores) y fomentar una cultura de su manejo adecuado.”

- Para las propias autoridades, el problema es que en las instituciones -hospitalarias los desechos biológico-infecciosos se almacenan en lugares -inadecuados, además de que no son debidamente clasificados y discriminados de -los no peligrosos. A ello se suma que en muchos casos también el manejo y los -equipos son inapropiados, lo cual incrementa drásticamente el riesgo de -transmisión de enfermedades asociadas con microorganismos patógenos entre el -personal del hospital y los encargados de la recolección, afirma la responsable -de Regulación de los Servicios Sanitarios de la SS.

- Para el control de los residuos biológico-infecciosos que se generan en los -establecimientos que prestan atención médica, la Secretaría del Medio -Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (SEMARNAP) publicó en 1995 la NOM 087, que -establece los requisitos para la separación, envasado, almacenamiento, -recolección, transporte, tratamiento y disposición final de los RPBI.

- Sin embargo, ha habido necesidad de modificarla. Según David Gidi, “con la -nueva NOM 087 habrá avances sustanciales, ya que la SS llevará a cabo una -vigilancia más estricta dentro de los hospitales, clínicas, etcétera. En -tanto, la PROFEPA lo hará con las empresas dedicadas al manejo, transporte y -disposición final, sobre todo con aquellas que no cumplan con las disposiciones -de ley”. La Secretaría de Salud tiene a su cargo la vigilancia y supervisión -intrahospitalaria, en tanto que el INE se encarga de supervisar el movimiento -externo de este tipo de residuos.

- La modificación a esta norma, señala Cortinas, del INE, tendrá objetivos -claros: “Aplicar la norma a generadores de RPBI y a empresas de servicios, -establecer diferencias de cumplimiento según el tipo de generador (grande, -mediano o pequeño), minimizar los residuos (diferenciar los materiales de -riesgo de los no riesgosos) y facilitar su tratamiento en el sitio donde se -generan.”

- Se pretende además, añade la funcionaria, “estimular la capacidad de -pequeños transportistas y, sobre todo, de centros de acopio, principalmente en -zonas rurales o dispersas, para que de ahí se trasladen y procesen en las -plantas de tratamiento final”.

- “Lo que ha hecho la dirección de Materiales, Residuos y Actividades -Riesgosas –dice su directora–, es no relajar la norma, sino quitarle carga -de trámites a las autorizaciones y hacerlas expeditas, sobre todo en materia de -acopio y transporte.”

- Esta nueva norma, que tendrá vigencia a finales de año, permitirá -facilitar, transparentar y clarificar el manejo de este tipo de residuos.

- - GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS
-
“Para la correcta aplicación de la NOM 087, se ha elaborado una Guía de -Buenas Prácticas para el manejo de residuos peligrosos biológico-infecciosos, -que trata de explicar en forma muy sencilla el porqué y el para qué de cada -disposición de la norma. Ahí se dice, por ejemplo, por qué deben separarse -los punzocortantes, y los criterios que deben aplicarse para ello”, señala -Cortinas.

- Las violaciones a la ley respectiva, sus reglamentos y normas, tienen -consecuencias jurídicas que van desde sanciones administrativas y la -reparación del daño, hasta penas corporales. Las multas van de 20 a 20,000 -días de salario mínimo general vigente para el Distrito Federal y, en ciertos -casos, hasta 40,000 y clausura temporal o definitiva, parcial o total.

- Aunque la SS no tiene facultades para imponer multas, puede hacer -extrañamientos y hasta remover o inhabilitar a ejecutivos o directivos de -instituciones médicas públicas o privadas en casos graves de violación a las -normas, omisión o alteración de informes, entre otras causas, advierte de -manera categórica la directora de Regulación de los Servicios Sanitarios de -esa dependencia.

- La nueva NOM 087, explica, es una de las pocas normas que se han revisado en -tan corto tiempo desde su aparición. “Es más aterrizada, con un lenguaje -mucho más concreto y comprensible, cuenta con mejores definiciones. Esta no -tiene agujeros, ya que en la anterior había espacios que interpretar.”

- Velázquez advierte que “se tendrá que trabajar más en materia de -difusión y capacitación, además de que será necesario estrechar la -supervisión por parte de la autoridad. ¿Quiénes lo están haciendo bien o mal -en el país? Aún no se sabe, pero se sabrá”. Sin embargo, la funcionaria -reconoce que los hospitales están avanzando en este procedimiento rápida y -correctamente.

- Al respecto, en los últimos tiempos la PROFEPA ha aplicado multas del orden -de $1.5 millones de pesos a diversos generadores.

- Recientemente, en una inspección hecha a 58 hospitales del país se detectó -que todos contaban con información sobre la NOM 087 y tenían bolsas para -residuos biológico-infecciosos, pero había una “epidemia” de bolsas negras -(para residuos en general y no contaminados), lo cual indicó que no se estaba -siguiendo el procedimiento para discriminar residuos, de acuerdo con su origen y -potencial infeccioso. Y ello, afirma Velázquez, habla de la necesidad de -reforzar la difusión, capacitación y supervisión.

- - EL MIEDO, FACTOR DE CUMPLIMIENTO
-
“Lo que sí le puedo asegurar es que en todos los hospitales ya existen -contenedores para objetos punzocortantes de tamaño regular. Son usados por -médicos y enfermeras, por el terror que le tienen al SIDA, que es del tamaño -del universo. Han empezado a manejar mejor aquellos que tienen contacto con la -sangre, por el miedo a contagiarse”, señala la directora de Regulación de la -SS.

- “En México, entre la educación, la capacitación y el temor al contagio -nos va a ir mejor, porque cada vez se apegarán más a cumplir mejor los -procedimientos quienes tengan que hacerlo. Y en esa medida se dará un adecuado -manejo de los desechos biológico-infecciosos”, afirma.

- Cabe destacar que, según Velázquez, jeringas, agujas, material de -laboratorio y otros objetos que entran en contacto con pacientes o fluidos son -“inactivados” antes de ser tirados y embolsados. Es decir que, de acuerdo -con la regulación sanitaria, todos esos materiales han sido o deben ser -esterilizados aunque se vayan a desechar.

- No obstante que la vigencia de la normatividad para el manejo, transporte y -tratamiento de RPBI apenas rebasa los dos años, hasta ahora no existe ningún -caso de contagio masivo por este medio reportado por el gobierno. Se reconoce -que falta tiempo para ofrecer una capacitación adecuada y crear una cultura de -prevención sobre su correcto manejo a fin de evitar la existencia de empresas -que actúen de manera desleal y fuera de la ley.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Por ello, las autoridades están abiertas para que –a través del INE o la -Secretaría de Salud– los interesados opinen sobre el tema, pero sobre todo, -para que se denuncien irregularidades o casos de empresas o generadores que -violen la normatividad.

- Este tipo de residuos, como otros de distinta naturaleza, están creando -campos de inversión atractivos para los empresarios que, en todo caso, no sólo -pueden aprovechar un nicho de mercado lucrativo sino también coadyuvar a -encarar, prevenir y solucionar a tiempo problemas más graves.

Ahora ve
Las dos pandas gigantes más longevas fuera de China viven en la CDMX
No te pierdas
×