Respeto por la marca

Bertha González

Edad: 32 años.
Empresa: Casa Cuervo.
Cargo: global brand director (directora global de marca).
Formación profesional: licenciada en administración de empresas por la Universidad Anáhuac; maestra en marketing por la Universidad Northwestern, de Estados Unidos.

-

Su pasión por la mercadotecnia empezó cuando trabajaba en la empresa de cosméticos de su papá, mientras estudiaba la carrera. Al terminar la licenciatura empezó a laborar en la consultora Booz Allen, en la práctica de Marketing. Ahí realizó proyectos para productos de consumo en Chile, Colombia y México. Poco después cursó la maestría y, al concluirla, en 1998, fue reclutada por los cazadores de talentos de Cuervo, que querían personal para reforzar el proceso de reingeniería en la empresa, encabezado por el entonces director, Amador de Carvahlo. Empezó como gerente de marca de tequilas, cuando Francois Bouyra era director de Mercadotecnia –integrante de las 30 promesas en los 30, en 2000–.

-

“Hicimos un trabajo clásico de marketing y gracias a eso me ofrecieron la oportunidad en Nueva York.” Desde allá coordina los esfuerzos para cuidar y dar una imagen homogénea a  todas las marcas de tequila José Cuervo. Bertha tiene que tomar decisiones en las campañas de publicidad, los lugares donde se distribuye y hasta los precios en que se vende el licor.

-

Un día típico puede empezar a las ocho de la mañana con una llamada de hora y media a Grecia, para afinar los detalles de una campaña de publicidad, seguida de una reunión de estrategia para definir en qué países deberán concentrarse los siguientes trabajos de promoción y otra junta para acordar los pormenores del más reciente esfuerzo publicitario en Estados Unidos. Las horas de trabajo se van acumulando. “Lo más fácil es clavarse en la chamba, como hacen todos los neoyorquinos. Pero ellos son muy fiesteros y eso me ha enseñado que también debo tener vida personal y tiempo para disfrutar la ciudad.” Al trabajo, dice, “lo vas domando con el tiempo”.

-

En cinco años, Bertha aspira estar en el camino de ser reconocida como una buena estratega de mercadotecnia. Pero no a costa de todo. Espera seguir corriendo todos los días, de preferencia en el Central Park de Manhattan, y tener la oportunidad de leer, no sólo libros de mercadotecnia. Por ahora lee Erich Fromm (El arte de amar) y Paulo Coehlo.

Ahora ve
No te pierdas