Ringling Bros. And Barnum & Bailey. Un n

-
Antonio Puertas / Washington, DC

Provocar emociones, crear recuerdos. En estas dos acciones se resume la misión de Ringling Bros. and Barnum & Bailey Combined Shows Inc. (RBBB). Al menos así lo piensa Kenneth J. Feld, director general y presidente del consejo de administración de esta compañía, literalmente dedicada a hacer circo, maroma y teatro, que en este 1996, 125 años después de haberse fundado la primera de las empresas que le dieron origen, al fin intenta convertirse en un fenómeno de alcance global.

-

Establecidas en Vienna, Virginia, suburbio ubicado a las afueras de Washington, DC, las oficinas de RBBB reflejan toda la atmósfera circense: en el -lobby del edificio, un enorme mural recuerda los actos más famosos del Ringling, mientras en cada uno de los seis pisos el visitante encuentra vistosos carteles promocionales, vestuarios originalmente utilizados por los artistas, e incluso un enorme gorila disecado.

-

Los resultados del Ringling, sin embargo, no son ninguna payasada: la revista -Forbes estimó que el valor total de RBBB era de $400 millones de dólares; cada año, los espectadores que acuden a las funciones suman unos 12 millones y se calcula que, en toda su historia, este circo de nombre kilométrico ha sido visto por 500 millones de personas (casi la mitad de la población de China).

-

Puede parecer mentira, pero RBBB es una empresa con más años de existencia que Disney o Coca-Cola, que tiene un profundo arraigo en la memoria de los estadounidenses y que, como esas enormes corporaciones, con el paso del tiempo se ha convertido en un ícono de la cultura popular en Estados Unidos (a tal grado que, en este país, decir Ringling es lo mismo que decir circo, payasos y elefantes). El pecado de RBBB, si es que se le puede llamar así, fue haberse conformado con esa sólida presencia en territorio estadounidense y, excepto algunas eventuales giras internacionales (la primera y última vez que se presentaron en México fue en 1958), haber descuidado los escenarios internacionales. Con el auge de la globalización, su actual reto es alcanzar esa misma trascendencia en el extranjero. Y la tierra de elección de RBBB para iniciar esta aventura es ni más ni menos que México.

-

Puerta latinoamericana
-
Cuestionado sobre las razones que lo llevan a incursionar en el mercado mexicano, justo en un momento económicamente tan delicado, con el poder adquisitivo de los mexicanos por los suelos, Feld devela sin tapujos los objetivos internacionales que en los próximos años regirán gran parte de las estrategias de RBBB: “Para nosotros, México es la puerta de entrada hacia América Latina y es también un mercado natural”.

-

Dueño de lo que generaciones enteras de estadounidenses han conocido desde niños como “el espectáculo más grande del mundo”, quien también funge como presidente de Irving & Kenneth Feld Productions Inc. se muestra confiado de los buenos resultados que obtendrá al sur del Río Bravo. “Al parecer, siempre existen razones para decir que México nunca estará listo para este tipo de espectáculos. Pero, aunque el momento económico por el que pasan los mexicanos no sea perfecto, nuestra filosofía es crear inversiones a largo plazo.”

-

Feld, quien según Forbes es uno de los hombres más ricos del mundo, también ha producido espectáculos sobre hielo con personajes de Walt Disney (Aladdin, La Bella y la Bestia, El Mago de Oz), de magia (Siegfried & Roy) y musicales en Broadway (actualmente está por estrenar una adaptación de Big, basada en la película que protagonizó Tom Hanks), algunos de los cuales de una u otra forma han hecho temporadas en distintas ciudades alrededor del mundo. Así, arropada con productos que garantizan cierto nivel de ventas y con producciones no tan ambiciosas, pues requieren de una logística menos compleja que la del circo —como sería el caso concreto -de Walt Disney World on Ice —, la empresa esperó y analizó los resultados.

-

Poco tuvo que ver, por otra parte, la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC). Lo más importante del TLC es que creó una atmósfera favorable; si bien algo fundamental, según Feld, es que hace ocho años la economía mexicana no daba lo suficiente para este tipo de eventos. Pero hoy, a cualquiera le parece evidente que México se ha incorporado al activo flujo de la comunicación internacional (y ello queda demostrado con el éxito que han logrado en el mercado nacional canales de televisión por cable como MTV Latino, NBC y CNN). Todo esto pone sobre el escenario las condiciones propicias para que la misión del RBBB (“provocar emociones, crear recuerdos”) pueda cumplirse en tierras aztecas.

-

La diferencia ahora, respecto de Estados Unidos, es dar a conocer un espectáculo, al tiempo que se crea en el público la costumbre de que, en una fecha determinada, cada año el mismo circo se presentará en la ciudad.

-

Un zoológico en movimiento
-El manejo de un circo de las dimensiones del Ringling representa, previsiblemente, algunos problemas de orden mayúsculo. Por su tamaño, actualmente el RBBB se divide en dos unidades, una roja y otra azul, cada una de las cuales viaja en su propio tren (con una longitud de casi 1.4 kilómetros de largo, cada uno) y que se mantienen en gira unas 48 semanas por año. Cada unidad traslada a más de 20 elefantes, 14 tigres, 35 caballos y varias docenas de otros animales, sin contar a los 300 artistas y al personal de apoyo.

-

¿Cuántas complicaciones puede representar el traslado de toda esta compleja operación a México, trabajo burocrático incluido? Sorprendentemente, en palabras de Julie Strauss, quien se desempeña como asesora corporativa de RBBB y se encarga de los aspectos legales, “hasta el momento, no ha sido difícil”. Se ha requerido, es cierto, el trabajo conjunto de parte de autoridades de ambos gobiernos. Aunque, claro, en algo tuvo que influir el interés mostrado por el presidente Ernesto Zedillo, quien al enterarse de los planes de Ringling de ir a México, de inmediato giró instrucciones al titular de Secretaría de Relaciones Exteriores para que se les proporcionaran todas las facilidades. Strauss confirma que la entrada será por la aduana de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Las funciones se llevarán a cabo entre mayo y junio próximos.

-

Para lograr la amortización de algunos costos y mantener el precio de los boletos en un nivel bajo, además de las alianzas estratégicas que RBBB ha cerrado con grandes corporaciones (como Coca-Cola, IBM y Sears), la firma realizará un tianguis para patrocinadores en el World Trade Center de la ciudad de México, a finales de febrero. El costo de los patrocinios que se ofrecerán a 350 clientes potenciales podrán ir desde $150,000 hasta $200,000 dólares por una temporada que sumará 40 funciones, más las que se logren vender a empresas y corporativos.

-

Lo que nadie en RBBB confirma es el monto de la operación. “Es difícil calcularlo —argumenta Feld—. Se trata de un plan proyectado a cinco años, cuya primera etapa abarcaría tres giras.” En efecto, en 1996 la unidad roja del circo visitará el Distrito Federal: para el año que entra, Ringling visitaría Monterrey; y en 1998, Guadalajara será incluida como parte de la mini-gira mexicana, pues el paso del circo por México formará parte, propiamente, de la gira norteamericana.

-

Por otra parte, el presidente de RBBB insiste que en una operación como ésta concurren demasiados detalles (como el trabajo de mercadotecnia, la inversión en tiempo de los empleados y el traslado físico del espectáculo), que hacen muy difícil aislar y medir los costos.

-

El reto en estos primeros tres años, insiste Feld, no sólo es darse a conocer entre 90 millones de mexicanos, muchos de los cuales quizá no ubiquen al circo o no recuerden ni aquella lejana presentación de 1958, sino también empatar el nombre Ringling como sinónimo del “espectáculo más grande del mundo” y crear lealtad a la marca.

-

La experiencia, que en parte hereda de su padre, Israel Feld (quien en los años 50 fue promotor de conciertos de -rock and roll como los de Bill Haley y los Cometas), le dice que la clave del éxito es estar a la vanguardia de lo que quiere el público. Así, el director general asegura que el Ringling es la producción en vivo más grande jamás realizada en la historia y que no se compara a nada de lo que hasta hoy haya visto el espectador mexicano.

-

Y aunque se trate de un fenómeno muy estadounidense, el elenco del RBBB es en realidad internacional. En cada unidad hay entre 14 y 20 nacionalidades representadas. Para hacer posible una producción como ésta, hay que planear con un año de anticipación el espectáculo, pues no se trata de una colección de actos sino un solo -show , transparente de principio a fin. Feld confirma que el precio del boleto en México irá de $25 a $150 pesos.

-

No obstante, no todo en RBBB se traduce en negocio y las ganancias dan para ciertas inversiones en favor de los animales y del espectáculo. Si en todo caso, como insiste Feld, el margen de utilidad de este circo, famoso por sus paquidermos, es relativamente pequeño, ¿qué tanto lo es? Porque, por otra parte, esta misma empresa mantiene en Florida, sobre una superficie de casi 81 hectáreas, un centro para la conservación del elefante asiático, el cual apenas fue inaugurado en diciembre de 1995. Su costo: $5 millones de dólares. Tan sólo por gastos, el centro representa aproximadamente una derrama de $50,000 dólares diarios. Actualmente, la población del centro es de 30 paquidermos, los cuales consumen, cada día, más de 9,000 litros de agua, una tonelada de heno y hasta 360 kilogramos de granos, frutas y vegetales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Como se ve, las escalas dependen del giro y la materia de cada negocio. El éxito que Feld busca durante los próximos tres años en México, si todo sale de acuerdo a lo planeado, quizá tendría que ser calificado utilizando el nombre de una de las estrellas del circo: Megafante.

Ahora ve
Para Estados Unidos, el TLCAN necesita cambios de fondo
No te pierdas
×